martes, 30 de octubre de 2012

"Firelight" de Sophie Jordan

Firelight, Sophie Jordan, Bruño, 2012

Gran apuesta de Bruño para esta temporada; una novela juvenil romántica repleta de amores imposibles, tensiones familiares, muchas dudas, sorpresas por el camino y final de infarto.

Jacinda es una draki, una descendiente de dragones capaz de adoptar forma humana para vivir entre los humanos sin peligro. Un día, por un quítame de ahí esas reglas, pone en peligro a su manada y tiene que huir junto con su madre y su hermana gemela y vivir entre los humanos. Intentar pasar por una adolescente normal no será fácil... y menos cuando en el instituto verá a aquel joven cazador de drakis que un día le salvó la vida...

Para hablar de este libro utilizaré un símil fácil que me proporciona la propia historia; Jacinda se pasa gran parte de la novela luchando por no dejar que la draki que lleva dentro (con sus escamas, su fuego, sus alas...) escape de su control y revele su presencia al mundo. Eso le provoca incomodidad y sufrimiento por que no puede ser quien es en realidad. A la novela le pasa un poco lo mismo, la autora parece constreñir la novela a unas constantes conocidas provocando sufrimiento en la historia que parecía clamar por ir por otros lados... y en los momentos en que esta historia despliega sus alas se demuestra como algo apasionante y escrito con mucho oficio. Intentaré desarrollar lo dicho.

Vaya por delante que Firelight ha sido una lectura que me ha gustado. Entretenida, bien estructurada, escrita con buen oficio, con grandes momentos (la cacería al principio de la novela, la escena de los lavabos, un buen final) y personajes interesantes (sobre todo la amenaza latente de Xánder y su familia... con pocas pinceladas la autora configurar unos buenos secundarios). El mundo que nos presenta (drakis y demás) es interesante y explica lo suficiente para hacerlo creíble, pero guarda algo para desarrollar en las siguientes novelas (sí, efectivamente, es una trilogia. Premio para la señorita). Es muy interesante ver como la autora busca crear una nueva mitología dentro del género que la aleje de los personajes que conocemos todos. Firelight es una novela muy entretenida que se lee en un momento gracias a un estilo ágil.

Entonces, ¿cuál es el problema de la novela? Su protagonista principal. Pero no quiero ser injusto con Jacinda, que bastante tiene con lo suyo y no lo pasa bien precisamente, sino por la opción que ha tomado la autora para crearla. Porque aquí es donde la autora constriñe a su novela y no deja que despliegue sus alas y vuelve. ¿Por qué caer en tanta duda y tanta repetición de duda y tanto ir y venir y más allá? Esto acaba pasando factura al personaje que por momentos aparece ante el lector como alguien débil e indeciso, cuando Jacinda no lo es. Esto a veces provoca que la novela se llene de algunas lagunas donde nos instalamos en una eterna duda. Jacinda es un personaje que clama por la acción, por moverse (ella misma lo pide en la novela, "déjame volar") y en cambios se ve sometido a una presión para que se quede quieta en el personaje que se enamora a primera vista y duda a cada paso. Cuando deja de pensar y actúa, cuando toma una decisión y es consciente con ella y se muestra valiente y decidida, entonces Jacinda crece como personaje y la novela gana muchos puntos y vuela. Sí, es un personaje fuerte, decidido y valiente, pero está construido con unos elementos que la hacen caer en las peligrosas garras de ese tipo de protagonista obsesiva y dubitativa que tanto abunda y molesta en la narrativa juvenil. Quizá Firelight es una de esas novelas a las que la primera persona no les acaba de sentar del todo bien. Sinceramente, creo que en esta caso una tercera persona que pusiera un poco de distancia le hubiera venido a la historia de perlas.

Y eso es lo que pasa en su recta final. El personaje crece, actúa y deja unas últimas páginas invitando al lector a esperar su segunda y tercera parte donde se promete más acción y menos dura. Porque Firelight es una serie que quiero leer y que me apetece continuar. Porque salen dragones y eso siempre hace mejor una historia y porque se explorará más un mundo que promete muy interesante y dramático.

Resumiendo, buena novela, entretenida lectura, prometedor primer capítulo de serie, protagonista que duda, mucho, pero que acaba resolviendo. Por mi parte solo decir que vale la pena acercarse a ella.

Imagen tomada de aquí.
Desconozco el nombre del autor/autora. Si alguien lo sabe, que hable.

Gracias a Bruño por darme la oportunidad de leer el libro.
Aquí os dejo un enlace al biblet del libro (anda que no he sudado para saber qué demonios era un biblet. Gracias a Alba que lo colgó en su reseña).

Otras opiniones del mismo libro
Letras y escenas
La biblioteca de la dama de los dragones

viernes, 26 de octubre de 2012

Entrada 200. Nos vamos de excursión a la librería

Desde que abrí este blog un 10 de junio de 2010, muchas personas...
- Ejem.
Bueno, muchas personas, no. Algunas...
- Ejem.
Bueno, tampoco algunas. Tres o cuatro.
- Ejem.
¡Vale, vale! Dos personas y una de ellas es imaginaria.
- Mejor.
... me han preguntado cómo es la librería donde trabajo. Pues con libro, decía yo. Sí, pero cómo. Pues así y por allí los de regalo y la juvenil y... bueno, que nunca me he explicado bien. Así que hoy he decidido colgar unas pocas fotos de la librería donde paso 40 horas semanales entre clientes, cajas, libros, albaranes, recomendaciones, malos humores, anécdotas divertidas y grupos de lectoras que por separado vale, pero cuando vienen las seis juntas me dan mucho miedo y no acaban de ubicar que un treintañero les hable de tú a tú de Richelle Mead, de Laini Taylor o de Holly Black.

Las fotos están hechas con la cámara del móvil, así que pido disculpas si la calidad no es la mejor.

Visión general

Imagen así en fiiiu de parte de la sección de bolsillo

Sección de cómic que sé que por aquí hay mucho aficionado.

La librería desde el otro lado

Y ahora lo que sé que os interesa. O de lo que va este blog.

Literatura fantástica

Sección infantil/juvenil

Otra visión de la sección juvenil

Juvenil... como se puede apreciar le dedico unos cuantos metros.

Y una de las estanterías más visitadas.

Y por si alguien lo pregunta, se trata de la Llibreria Aqualata de Igualada. Si me queréis hacer una visita (y traer un café) estoy allí de lunes a sábado de 9:30 a 13:30 y de 17:00 a 20:30. Los jueves no que es mi día de descanso.

miércoles, 24 de octubre de 2012

"Eterna juventud" de Drew Magary

Eterna juventud, Drew Magary, Minotauro, 2012

Tres consideraciones previas:

1. Ni caso a la frase promocional. Ni David Safier ni Eduardo Mendoza asoman la cabeza por esta novela. Eterna juventud no es una novela divertida ni humorística a pesar de utilizar las armas de la satira; su humor es cruel, agrio y caustico.

2. Mucho más motivador, hermosos, inquietante y adecuado es el título original de la novela, The Postmortal (Los postmortales) y su genial portada (ver más abajo). La imagen de una efigie de la muerte atravesada con su propia guadaña es muy significativa.

3. Estamos delante de una de las distopías del año y la demostración de que una distopía se puede escribir sin gobiernos autoritarios, muchachas especiales, amor imposible entre facciones o revoluciones de los oprimidos. Eterna juventud es una distopía que presenta un futuro posible, negro, pesimista y muy oscuro. ¿Y todo por qué?

Porque la medicina ha conseguido una revolución: por medio de una sencilla operación, el usuario puede optar por una vida casi eterna. No esquiva a la muerte, pero sí esquiva el envejecimiento. Nadie te puede prometer que no te atropelle un coche, pero de viejo no morirás.

Con esta excusa Drew Magary nos plantea una muy realista novela sobre las consecuencias de este no envejecimiento de la población y su no muerte por causas naturales; un mundo donde personas de noventa años tienen cuerpos de treinta y se sienten como tal, de eterna juventud, de grupos que están a favor y en contra, de sectas en torno al culto al cuerpo, a la muerte y a la deformidad. Política, economía, sociedad... todo queda retratado o mencionado en esta novela. Si uno vive eternamente, ¿qué queda de la esperanza? ¿de los proyectos y sueños?

Y todo desde el punto de vista de su protagonista, un punto de vista que ha sido quizá lo más criticado de la novela, pero que a mí me ha gustado: un blog. No hay un hilo argumental claro o una estructura tradicional de planteamiento, nudo y desenlace. Incluso al acabar la novela quedan flecos abiertos y preguntas sin respuesta, pero eso en mi opinión enriquece el debate que el lector establece con la novela al dejar que sea este el que busque sus propias respuestas. Y más cuando la excusa argumental es el viejo "manuscrito hallado" y su narrador, un tipo normal que un día tomará una decisión que cambiará su vida. La evolución moral y personal del protagonista nos servirá de hilo para ir viendo la evolución de un mundo que no muere, donde las diferencias sociales se acentúan, donde el temor de morir es sustituido por otros miedos, donde se ofrecen servicios para aquellos que quieren morir. Un modo de narrar la historia fragmentario y a momentos episódico, con grandes saltos temporales que he encontrado interesante y estimulante pese a algún pequeño momento de vacío.

La evolución de la historia es pausado, duro y muy creíble. Lo que más miedo da de esta historia es que lo que se plantea es posible. Y lo que plantea no es ni divertido, ni optimista, ni atrayente. Porque como todo lo que depende del ser humano, al final acaba convertido en miseria. Eterna juventud es una novela oscura, pesimista y deprimente. Y sí, tiene humor, pero del que se congela en la cara.

Una novela para descubrir que invita a la reflexión y al debate, amen de presentar una historia bien escrita, bien desarrollada y, para mí, muy adictiva.



Otras opiniones
Lee más libros
La duermevela del visionario
Fantasy mundo

sábado, 20 de octubre de 2012

"El aliento de los dioses" de Brandon Sanderson

El aliento de los dioses, Brandon Sanderson, Ediciones B, 2011

Con voluntad de resistirme a la dictadura de las novedades, la reseña/comentario de una novela que leí hace medio años y que se publicó hace más o menos uno y medio. Porque no solo de lo de antes de ayer se alimenta el lector.

Que Brandon Sanderson va camino de convertirse en una de las grandes figuras de la fantasía contemporánea no es ninguna sorpresa. Pensemos que lo abala una carrera literaria en la que no hay una mala novela, ni una floja novela, ni una historia que sea ains, pué... La estupenda Elantris, la excelente trilogía Nacidos de la bruma o la saga La saga de las tormentas que se prevé monumental (y Brandon Sanderson es uno de los pocos autores que si me dice que necesita diez libros para explicar una historia, pues me lo creo). O esta El aliento de los dioses, que quizá es la novela que menos me ha entusiasmado del autor, pero siempre teniendo en cuenta un detalle: la novela más floja de Brandon Sanderson es la obra maestra de muchos otros escritores. Que nadie se olvide de esto mientras lee esta reseña/comentario.

Dos hermanas, Vivenna y Siri. La primera educada para ser la esposa perfecta del rey-dios de Hallandren. La segunda, desobediente e independiente. Parece todo pactado hasta que el padre de esta dos hermanas, en un movimiento sorpresa, envía a la capital T'Telir como esposa a Siri. En un momento, ambas hermanas se encontrarán con un nuevo papel en el mundo, Siri como esposa de alguien a quien teme y desconoce, Vivenna como espía en la gran ciudad buscando una forma de salvar a su hermana. A su alrededor, una compleja intriga cortesana, un sistema de magia especial y diferente, dioses vivientes y gran cantidad de personajes carismáticos.

Primero, lo que no me ha convencido. El único punto que le suelo achacar a Brandon Sanderson es una tendencia a la página de más. La casi perfecta trilogía de Nacidos de la bruma no alcanza el culmen por ser algo larga y, en algún momento, algo repetitiva. Y con El aliento de los dioses ocurre algo parecido, no hay tanta historia, por muy interesantes que esta sea, para casi setecientas páginas; en algún momento se cae en un pequeño vacío donde la narración parece ralentizarse, pero...

... esto no importa porque lo compensa con creces una historia de intriga muy interesante, un sistema de magia curioso y original y, sobre todo, una riqueza de personajes y una finura en su caracterización que despierta todas mis envidias. No hablo solo de Vivenna y Siri, que por momentos parecían la asimilación del universo de Jane Austen al mundo de la fantasía contemporánea, sino de la cantidad de personajes secundarios que las rodean: los dos mercenarios, el rey-dios, los dioses que intrigan y, sobre todo, la figura de Sondeluz, el dios viviente que no cree en los dioses ni en el mismo; una figura compleja y poliédrica, el bufón que tras su humor y aparente frivolidad se oculta un gran personajes y una fuerte angustia.

La narración es fluida y agradable. Sencilla sin ser simplista, pero con algún bache narrativo... creo que la novela tiene el problema de tener demasiadas páginas para lo que explica, pero a la vez faltarle algo de desarrollo en el mundo que presenta. Lo sé, suena contradictorio. Quizá sea que comparada con la riqueza y complejidad de sus otras novelas, El aliento de los dioses sabe a poco pese a sus grandes hallazgos y aciertos. Y el pequeño desequilibrio que en mi opinión tienen las historias de las hermanas. Las andanzas de Siri y su nuevo marido, me interesaron poco, la verdad. En cambio, Vivenna y los mercenarios se muestra una historia viva, colorista, rica y muy divertida.

Sea como sea, El aliento de los dioses es una buena novela, muy interesantes, rica y colorista que gustará a todos aquellos que busquen una forma diferente de fantasía. Y, además, creo que es una buena puerta de entrada para todos aquellos que no han leído nada de este autor.

Ah, y tiene el gran acierto de ser una novela independiente con un principio, un desarrollo y un final cerrados y adecuados.

Otras opiniones
Crónicas de los reinos
Welzen
Diario de una pringadilla

sábado, 13 de octubre de 2012

Novedades improbables III

Novedades recién llegadas a la librería. Impresionantes, descacharrantes, imprescindibles...

La guardería del terror, Alex Flesh, Ediciones B, 2012

Frank Bonnaro está cansado. No es que duerma mal por culpa de un viejo colchón que encontró en la calle, sino que está agotado por culpa de la violencia de las calles, de desarticular un día sí, otro también talleres de encajes de bolillos que no eran más que tapaderas de laboratorios de metanfetamina. De tener que lidiar con jóvenes existencialistas que no encuentran sentido a nada y por eso no pagan en los supermercados. Está cansado de ver como un sistema corrupto libera a los turistas que caminan sin pantalones por la calles, pero condena a trabajos forzados a quien lo hace sin calzoncillos. Harto de luchar con los mismos psicópatas de siempre que se infiltran en las interminables convenciones de señoras de edad respetable vestidas como muñecas legionarias con la trompeta que hace pirupirupiru. No puede más y el día que ve como alguien arranca de forma impune la etiqueta con su nombre de la grapadora, SU grapadora, decide mandarlo todo a la mierda y con cuatro tiros bien dados y una hoja de dimisión deja la policía y decide que es el momento de montar el negocio de sus sueños: una guardería sin licencia en su piso de soltero. Y tiene un gran éxito hasta que empiezan a pasar cosas raras. Un niño que muerde a otro y admite su culpa a la primera. Otro que se mete los dedos en la nariz y no se come los mocos. Una madre que no pone jersey a sus hijos a pesar de que se ha levantado un poco de fresco. Niños que recogen los juguetes. Demasiadas cosas inquietantes. Una rápida y sencilla búsqueda por google arrojará luz al misterio: el edificio donde está la guardería se construyó encima de una cementerio indio edificado encima de las ruinas de un tempo maya maldito construido encima de un abandonado campamento de verano que utilizó para construír las casetas de baño los tablones que encontraron en un bosque crecido encima de la tierra maldita donde hace billones de años criatures asquerosas llegadas espacio exterior abrieron sin querer un pasadizo temporal a otra dimensión donde criaturas informes y babeantes quieren volver para recuerpar lo que nunca fue suyo.

Miedo. Pero miedo miedo miedo miedo. De los de llorar por la noche y arrojar el libro al primero que pasar por el pasillo. De los de llamar gilipollas a tu pareja por tocarte mientras lees. Miedo de sentir como el esfínter se relaja y todo tu pavor se solidifica en un charquito marronoso y un olor acre que asciende. Alex Flesh se ha coronado como el nuevo rey del terror con esta novela que explora de forma magistral los límites siempre inquietantes de la puericultura y el infierno. Imágenes poderosas e inquietantes de ese niño que comparte su merienda o niños en silencio y quietos después de comerse tres kilos de chucherías. Una novela que deja claro que el infierno no es uno mismo ni los demás ni los franceses, sino un lugar silenciosos con un señor de Cuenca vestido de maya. Una novela ideal para pasar miedo y decir a amigos, parientes y conocidos, jo, qué miedo he pasado.

Yo paso, Richard Schuiten, Melusina sic, 2010

Ante la eterna pregunta hamletiana de "ser o no ser" y "¿seguro que al castillo se va por aquí?", los más ilustres prohombres y las más ilustres promujeres han discutido, agredido, pelado, mordio, metido un dedo en el ojo, atentando, pateado, gritado, insultado, gafado, machacado, asesinado, comido, decapitado, polemizado y contratrataco para intentar resolver y no ponerse de acuerdo. Richard Schuiten, según su madre "más listo y más guapo y más especial", propone una tercera opción: ante el ser o no ser, responder yo paso. Y quedarse tan anchos e irse al bar a tomarse algo. Ante la elección de Dumblendore a Harry Potter en la cuarta entrega de sus aventuras, en que llega un momento en la vida en que hay que elegir entre lo que es correcto y lo que es fácil, decir con orgullo y la cabeza alta, mira mago, yo paso de follones y me voy para casa a jugar a la play que esta escuela es muy estresante y no teniendo pelos en los huevos cómo voy a salvar el mundo otra vez. Ante la eterna disyuntiva de ir de vacaciones a la playa o a la montaña, encongerse de hombres y decir, yo paso me quedo en casa.

 Yo paso es el libro para todos aquellos que no tienen pintas ni ganas de ser héroes estaban esperando así con indolencia y sin poner mucho interés. Por fin un ensayo donde se expone esa línea de pensamiento tan vieja como el ser humano y que ha acompañado a los grandes movimientos sociales: los indiferentes que prefirieron quedarse en el bar tomando un finito a tomar la Bastilla. A los que se les tendió una espada y la oportunidad de eternizarse defendiendo Constantinopla y dijeron, paso paso que me estreso. Para todos aquellos que pasan de puntillas por los grandes momentos históricos diciendo a mí no me mires. Un libro para los que nunca se presentan voluntarios. Un libro para todos aquellos que piensan que un gran poder no conlleva una gran responsabilidad, sino una carga pesada que hay que ignorar. Un manifiesto pata todos los que pudieron hacer historia y mejorar las cosas, pero prefirieron meterse un dedo en la nariz y decir yo paso.

La heroicidad está sobrevalorada. ¿Cuánto y cómo viven los héroes? Poco y mal. ¿De qué le sirvió a Aquiles ser un héroe? Para nada. Le levantan la novia, le matan al amigo, lo matan a él y luego le hacen una mierda de película. ¡Qué héroe! En cambio, los indiferentes, los que pasan de las responsabilidades, los que en su vocabulario están inscritas en letras de oro las frases "a mí no me mires", "no cuentes conmigo" y "pídeselo a otro" viven para siempre. ¿Qué no les hacen poemas épicos? ¿Y qué? Total, cuando el mundo pete Aquiles se quedará sin el suyo.

Y de las estrellas llegó mi gran amor highlander, Claudia del Moral, Minotauro, 2012

No hay género ni editorial que se resista a la cada vez más adorada Claudia del Moral, autora conocida como la Al Pacino de la novela de sentimientos o la Gertrude Stein de la novela romántica por su famoso aforismos Una rosa es una rosa a lo mejor es una rosa pero una petición de mano mientras se huya de la guardia del duque durante una peligrosa, pero excitante tormenta tanto en el exterior como en el corazón de los protagonistas es mucho mejor. Y ahora cuando parecía que Claudia del Moral ya había demostrado su valía en todos los géneros con todos los acentos posibles, irrumpe como un búfalo desbocado en las librerías y en nuestras vidas con una nueva serie de novelas románticas de ciencia ficción con highlanders de otros planetas que vienen a revolucionar los corazones, los esófagos y las entrepiernas de bellas y aguerridas muchachas terráqueas.

Norah es una joven estudiante de pompas fúnebres que sueña con alejarse un día de tanto formol y autopsias a pacientes narcolépsticos y montar su propia funeraria con el nombre "Muertos, pero sonrientes". Por las noches suele subir a la azotea del tanatorio donde hace las prácticas y suspira mirando las estrellas y pidiéndoles que un día le lleven el amor de su vida; ya tiene veintiún años y sigue soltera. Necesita ese amor que la rescate de esta vida de alcohol, vendas, chorros de sangre en la cara y palmadas en el trasero de unos muertos muy frescos. Poco podía pensar que un día alguien oiría su sorda plegaría gritada a la noche y que ese meteorito que se estrelló contra su casa y mató a su compañera de piso, cambiaría su vida.

LK89-Home es un highlander extraterrestre con una misión, proteger si es preciso con la vida de otros seres, la Piedra Vesicular, un misterioso mineral que es el epicentro de toda vida y antivida y que si se rompe, pues se fisura el universo y todo se va a hacer popó. Es duro, está decidido y muy bueno. Demasiadas mujeres, híbridas y formas de energía le han roto sus siete corazones y tiene el vientre más plano, duro y trabajado que una mina de piedra caliza supersexi. Su misión es proteger la Piedra Vesicular y salvar el universo del malvado, contrahecho y babeante Capitán Taza de Barro y así volver a su hogar donde podrá seguir maldiciendo a las hembras de todo el universo mientras mantiene relaciones sexuales muy sexis sin compromiso con la primera tetera animada animatrónicamente que se cruce por su camino. Pero sus planes saltarán por los aires el día que salga de aquel humeante cráter y se encuentre mirando los pezones duros y desafiantes de Norah, luego la mire a los ojos, y luego otra vez a los pezones. ¿Encontrará LK89-Home el amor verdadero en la forma de un arrogante pezón aterido por el frío?

Con esta novela Claudia del Moral supera todas las expectativas. Una historia dura, elegante, científica, sexi hasta decir basta que me tengo que cambiar las bragas, llena de música tradicional escocesa, peleas, la Atlántida y el amor entre una joven terráquea y un highlander extraterrestre que hará que las estrellas no solo titilen porque llevan millones de años muertas, sino por un profundo y denso deseo, como si fueran velas aromáticas que inundan de pasión y sentimientos sexis de la muerte una alcoba del amor.

Nora sintió como si una supernova le estallará en el pecho y que su fuerza gravitacional se contrajera y polarizara dejando sus bragas en los tobillos. LK98-Home la rodeó con sus fuertes y muy curtidos brazos tras horas y horas de ejercicios espaciales y bidimensionales y la atrajo hacia sí. La besó como si fuera la primera vez, y lo era. Y una explosión de genes, moléculas  varianzas y lenguas martilleó sus corazones, tobillos, narices y entrepiernas.
- LK89-Home, eres todo lo que soñaba en un extraterrestre.
- Soy mejor... - y para demostrarle sus palabras, Lk98-Home le explicó por qué le llamaban el ambidiestro y porque orejas, manos y ojos no era lo único que su raza tenía por parejas.

Nota a las editoriales: sigo esperando colaboración. Se me está acabando la paciencia. Como no reciba algo pronto, podéis empezar a despediros de vuestras mascotas.

Entregas anteriores
Novedades improbables I
Novedades improbables II

miércoles, 10 de octubre de 2012

"Aislados" de Megan Crewe

Aislados, Megan Crewe, Roca Editorial, 2012

Novela de la que no tenía noticia hasta que no hice el pedido de novedades. ¿Aislados? ¿Y qué es esto? Poca información daba el boletín, así que pensé que se trataba de una nueva distopía juvenil. Pedí unos pocos ejemplares y cuando llegó de cara en la estantería. Y como me encuentro sin lectura, pillo un ejemplar. Lo distópico me empieza a cansar, pero a lo mejor me llevo una sorpresa.

Y sí, me llevo una sorpresa  Primero, porque de distópico no tiene nada. Segundo, porque me gusta y me entretiene mucho pese a un pero bastante importante. Tercero, porque me anuncian una protagonista normal y me encuentro con... una protagonista normal. Porque consigue lo que La edad de los milagros no conseguía, que el relato cotidiano de personas normales se integre de forma casi perfecta con lo extraordinario del entorno. Porque que nadie se lleve a engaños, Aislados trata de personas normales viviendo vidas normales y tomando decisiones de forma normal. En esta novela no encontraremos ni malos malísimos, ni grandes escenas de acción, ni revelaciones extraordinarias en el último momento, ni talentos ocultos, ni amor a primera vista acompañado de palpitaciones y sudoraciones varias. En Aislados todo es muy normal y esta normalidad es la que hace que sea una novela a tener muy en cuenta.

¿De qué va? Un extraño virus asola una pequeña isla provocando un estado de paranoia y cuarentena. Una familia normal enfrentada a una situación excepcional. La búsqueda de una cura. El primer amor. La muerte de seres queridos. Impotencia ante un enemigo invisible y un doloroso camino hacia la madurez. Y hasta aquí puedo leer.

Y vamos a desarrollar los motivos por los que Aislados me ha gustado.

1. Como he dicho antes, la normalidad. Kaelyn, por ejemplo, se presenta como una muchacha tímida con serios problemas de relación. ¿Y cómo se comporta? Como una muchacha tímida con serios problemas de relación. No es una de esas protagonistas que dicen una cosa y actúan de forma completamente distinta. Es un personaje coherente consigo misma y honesto con el lector. No es una heroína y habrá momentos en los que no sabe actuar, se comporta con cobardía, es injusta y comete errores. Y aprende de esos errores y actúa en consecuencia. Madura y en el proceso de madurez no deja de ser una persona tímida para pasar a ser Ripley, sigue con sus cosas, pero más consciente de ella misma y de armas para superar los bloqueos.

2. Una situación de paranoia muy bien conseguida. La propagación tranquila y sin pausa del virus. El ir creando la tensión poco a poco. Primeros caso, cuarentena, muerte. Es creíble y angustioso. Realista. Hay un proceso de documentación y asimilación del peligro de un virus, pero no se come la historia y los momentos de explicación científica están bien integrados en la narración. En situaciones de emergencia sale lo peor del ser humano. Y también lo mejor.

3. Buenos personajes. Búsqueda de aristas y matices. Tessa es un ejemplo perfecto de personaje difícil, complejo y matizado. Su entereza, realismo y frialdad. Atención al detalle del invernadero. Padres ausentes con motivos. Secundarios individualizados.

4. Una historia de amor normal. Y enfatizo lo de normal porque no hay palpitaciones ni obsesiones ni vomitos ni amor a primera vista ni me preocupa mi hermano, hala qué guapo, ¿yo tenía un hermano? Chica conoce chico y hablan, ríen, coquetean, se conocen, etc. Y el amor es importante, pero hay otras cosas importantes. No es un amor que se erige centro motor de la novela, es un elemento más con el que jugar y definir a los personajes.

5. Un estilo agradable, fluido y rico que produce una lectura rápida. Un buen uso de la primera persona como punto de vista. Quizá se pueda criticar que pase por alto algunas escenas o momentos o se quede en la superficie de según qué (la investigación, qué pasa en el hospital, etc.), pero se comprende por utilizar el punto de vista de una adolescente normal que no está en todas partes y no puede estar en todas partes.

6. Un tono duro y pesimista. No escatima momentos de dureza, pero sin caer en el tremendismo. La muerte presentada en todo su dolor y miseria. Y algún pequeño apunte a la esperanza.

Entonces, ¿cuál es ese pero que consideras tan importante? A lo mejor es ser demasiado exigente, pero unas páginas de más a la novela no le habría venido nada mal. El final es demasiado abrupto. Un buen ritmo, una buena exposición de los hechos y de repente, PAM, se acaba la novela. El lector no tiene tiempo de asimilar la historia, de ubicar dónde y cómo están los personajes. La autora lleva la novela a un punto de gran profundidad emocional y de repente cambia de tercio y lo acaba todo demasiado rápido. Para mí, este punto hizo que rebajara mi entusiasmo con la novela y me dejara algo frío... se acaba demasiado pronto.

Y otro punto que no me acaba de convencer es que sea el primer capítulo de una trilogía... ahora todo es trilogiable (toma palabro) y aunque siento curiosidad por ver donde la autora conduce la historia, también añoro las historias que empiezan y acaban en un libro.

Sea como sea, una buena novela repleta de personajes normales y creíbles en una situación excepcional. Una historia pesimista, aunque mantiene la esperanza en el horizonte.


Otras opiniones
The Books Smugglers
At home with books

sábado, 6 de octubre de 2012

"El secreto de Julia" de Montse García-Moncó

El secreto de Julia, Montse García-Moncó, Versatil ediciones, 2012

Una chica nueva en el pueblo. Un misterioso profesor de universidad con acento alemán y pinta de culturista que busca a un ladrón de joyas. Un extraño collar. Y dos amigos muy curiosos. La aventura está servida.

Aunque la fecha oficial de publicación de esta novela es el día 8, el estupendo servicio de transporte del que disponemos en la librería hace que abra una caja de novedades y me aparezcan los ejemplares que pedí de El secreto de Julia; novela que me viene bien recomendada y a la que le tengo ganas. Me agencio un ejemplar y al llegar a casa, con gato en el regazo y la calma del mediodía, empiezo a leer las aventuras de Sánder, Toni y Julia. ¿Y qué me encuentro?

Una novela de investigación y aventuras de sabor clásico donde se percibe la huella, la herencia y el homenaje a Enid Blyton, Los Hollister, Puck y los Tres investigadores (los menores de treinta años puede que os suene de lejos o ni siquiera os suenen algunas de estas colecciones), pero sin que El secreto de Julia se convierta en ningún momento en un ejercicio de nostalgia o una recreación de aquellas historias. Consciente del género en el que se inscribe, aventuras de jóvenes investigadores improvisados, se revela como una novela con voz e historia propia. Montse García-Moncó construye una buena historia de aventuras e investigación que permite al joven lector (en el libro se habla de mayores de doce años, pero creo que para un buen lector de diez ya vale) pasar un buen rato y hacerse con unos personajes a lo que se desea reencontrar en próximas aventuras.

Cositas que destaco:

Un aire de sana inocencia, entender bien la palabra, en la forma y el modo de presentar la aventura. No hay subterfugios ni dobles lecturas, un misterio y unos muchachos que sin planteárselo mucho se lanzan a la aventura.

La elegancia y la naturalidad con el que el elemento fantástico o mágico se introduce en la historia. Es admirable la forma en que lo que a priori tendría que chirriar, se integra de forma natural y el lector lo acepta sin problemas. No desarrollo este punto para no fastidiar la sorpresa a nadie.

Unos caracteres protagonistas que cumplen muy bien su función dentro del libro y resultan carismáticos y cercanos. Quizá la animadversión que se establece entre Julia y Toni por momentos me pareciera muy fuerte y un poco increíble, pero sirve para establecer los polos y dar unos diálogos vivos. Los adultos se corresponden a ese prototipo de "adulto que no se entera" y el villano es una presencia amenazante, pero con un punto paródico que enlaza con aquel cine juvenil de los ochenta.

Y el realismo que se respira. Hermanos pequeños, deberes de clase, madres que se enfadan... e interesantes pinceladas de la crueldad de los adolescentes cuando deciden que alguien no está a la altura o merece la marginalidad. Julia es diferente y el resto de los compañeros de clase se lo hacen saber siempre. Montse García-Moncó consigue dar un punto de mayor profundidad a la historia gracias a estas pinceladas y al no cortarse al mostrar las cobardías y bajezas de los dos protagonistas masculinos en alguno momentos de su relación con Julia. Los personajes ganan y se evita eso tan irritante de la perfección protagonística: Sánder es algo cobarde y vive algo sometido por la opinión ajena, Toni es bocazas y poco sensible, Julia es fría y orgullosa. Pero los tres personajes lucharán contra lo que los limita y crecerán como personas.

El secreto de Julia es una buena primera novela que merece que se lea y se conozca porque corre el riesgo de perderse entre las montañas de novedades por falta de una correcta promoción. Un ejercicio honesto y sencillo de aventuras de investigación con aire clásico que entretiene, divierte y emociona (Julia y la playa).

PD. Y no puedo evitar que cada vez que aparece la palabra "entrometidos" recordar los viejos capítulos de Scooby-Doo en el momento de arrancar la máscara al falso monstruo de turno.

lunes, 1 de octubre de 2012

"Insurgente" de Veronica Roth

Insurgente, Veronica Roth, Molino, 2012
Insurgent, Veronica Roch, Estrella Polar, 2012

Vosotros lo habéis querido. Segunda reseña de un libro que los lectores de este blog eligieron. Y esta vez se trata de la segunda parte de una novela que no me gustó. Y los que votaron lo sabían... sois más majos...

La novela empieza justo donde acaba la primera parte por lo que hacer una sinopsis me obligaría a desvelar asuntos de importancia y no quiero hacer eso al posible lector de esta serie. Solo diré que las aventuras de Tris y Cuatro continúan, hay muchos tiros, muchas explosiones y algunos secretos que se desvelan. Poco más.

Será una reseña breve porque no tengo mucho que decir de esta novela. Siguiendo la estela de su primera parte, Insurgente no me ha gustado. Ha sido una lectura más tranquila y menos crispada que con Divergente, y considero que es una novela bastante superior que su hermana, pero no me gusta ni el mundo que planeta Veronica Roth ni la forma que tiene de explicármelo. Lo que achacaba en su primera parte, creo que continúa aquí. Iremos por partes.

Sigo sin creerme el mundo distópico que nos propone Veronica Roth. Lo de las facciones no se aguanta, se dan cuatro pinceladas sobre el origen de las facciones, pero no se profundiza, la mutación de los divergentes sigue siendo un comodín para justificar sorpresas que no acaban de aportar nada a la trama y todo me acaba sonando demasiado... improvisado.
.
Continúo con la sensación de que no hay un plan definido para la estructura de la novela, sino que se escribe al momento y tomando las decisiones mientras se escribe. La acción avanza a golpe de efectos y el argumento se resiente. Un poco de diálogo, escena de acción, se camina un poco, escena de acción, volvemos a hablar, escena de acción. Esta estructura confieso que me agotó. Es demasiado trepidante y la autora parece apostar en exclusiva por la acción desenfrenada, los giros argumentales, unos más inesperados que otros la verdad, y la sorpresa por la sorpresa.

Los personajes son bastante planos y continúa la tónica de la primera parte. Nada nuevo en el horizonte. Tris empieza un proceso de maduración que la hace menos molesta que en la primera parte, pero continúa con esa tendencia bipolar de ir de ser lo más mejor que ha parido madre a ella, la peor de todas en la misma página. Aunque reconozco algo que sí me gustó, y es que en la relación entre Tris y Cuatro sucede algo que la diferencia ligeramente de otras parejas literarias juveniles, se pelean. Pero no se pelean por un has mirado de reojo el culo de esa chorba, si no por asuntos importantes, la guerra, la familia, el deber. Y para los personajes estas peleas no es el final de la relación, sino un peldaño más una correcta construcción de esta.

Tengo un problema de empatía con esta saga. No me importa lo que ocurre ni el destino de los personajes. La lectura que he hecho ha sido calmada y aburrida porque no me importaba nada de lo que leía. No estoy hablando de identificarme con los personajes, algo que siempre he considero sobrevalorado y no definitivo para el disfrute de una novela, sino sentir un mínimo de interés por lo que ocurría en las páginas que iba leyendo.

Y poco más puedo añadir. Sé que como reseña/comentario/opinión es bastante pobre, pero es que la lectura de Insurgente no me ha dado para más. Pasar páginas sin interés esperando que se acabara y olvidarla al segundo de cerrar del libro. Ahora sí que, a no ser que me volváis a obligar, he acabado con esta saga.

Otras opiniones
Book eater
La danza de las letras