jueves, 5 de septiembre de 2013

"El asesino de mujeres" de Martina Cole

El asesino de mujeres, Martina Cole, Alianza editorial, 2010

No tenía pensado hacer una reseña de esta novela. No reseño todo lo que leo porque no tendría tiempo para nada más. Sí, leo mucho y rápido. Quería que mi siguiente reseña fuera un elogio a The raven boys la estupendísima novela de Maggie Steifavter, pero una tarde se cruzó por mi camino El asesino de mujeres y o escribo lo que opino de ella, o se me enquista dentro y no podré leer nada más.

El asesino de mujeres era una novela puente; un libro más mientras preparo mente y cuerpo para lo que mis queridos lectores han decidido que sean las lecturas del mes de octubre (y a este ritmo de parte de noviembre). Una novela entretenida que pase rápido y bien y a otra cosa, mariposa. Pues no. No ha sido eso. Ha sido un hueso duro y correoso que me ha tenido secuestrado durante más días de los necesarios y de la que he podido huir cuando me quedaba menos de un tercio para acabarla. No podía más. Y tras escapar de ella me ha dejado un mal cuerpo que me impide acercarme a un libro y ponerme a leer. Para mi horror y consternación llevo más de treinta horas sin leer nada. Y os aseguro que para mí esto es mucho. Muchísimo.

Pero antes de continuar quiero dejar clara una cosa. El asesino de mujeres no es una mala novela. En serio, no lo es. Tiene cositas muy interesantes y partes realmente buenas, pero... pero... pese a todo lo bueno se quedará como una de las peores lecturas que he hecho este año. ¿Por qué? Intentaré explicarme.

Lo primero es lo primero. ¿De qué va esto?

Hay un psicópata que mata mujeres. Una policía investiga. Una de las víctimas es la hija de un hampón local que pide venganza. Trabajaran juntos para detener a un asesino despiadado y escurridizo muy listo o con mucha suerte. Y entre muerte y muerte se enamoran y tienen problemas en el trabajo y ella con su hija y...

Martina Cole es una escritora de novela criminal de prestigio. Me la han recomendado mucho. Clientes, amigos y blogueros varios. Es buena, léela. Y lo hago. La leo. Y quizá elijo mal la primera novela que leo de ella y tendría que haberme pillado Más cerca o El jefe. Porque las sensaciones que me ha dejado El asesino de mujeres son tan negativas que no creo que vuelva a pillar otra novela de Martina Cole en mucho tiempo. ¿Por qué?

Primero lo positivo. Que lo hay y mucho. Bien escrita. Con gusto y elegancia. Sin evitar los momentos duros o incómodos si la novela lo necesita. Buen uso del lenguaje. Excelente retrato de la cotidianidad de los rateros, las prostitutas, los traficantes. Las escenas que ocurren en los bajos fondos de la ciudad son lo mejor de la novela y se leen con un nudo en el estómago (de los buenos).  Pero no he podido con ella.

Y el motivo creo que ha sido por la falta de equilibro del que adolece la novela. Desde los primeros compases de la historia sabemos quién es el asesino. Un tipo llamado George con un pasado lleno de traumas por culpa de la figura materna (¡hola Norman!) y que en su madurez encuentra que lo suyo es matar chicas. Un retrato psicológico del asesino conseguido, pero que acaba pecando de repetitivo ya que vuelve una y otra vez a las causas de su locura para acabar siempre en la misma conclusión y no aportar más información de la ya dada en alguna escena anterior. Una poli que investiga y un hampón que investiga. Pero no avanza. El asesino va matando y los investigadores se conocen, se gustan, se enamoran, se acuestan y empiezan a defender el amor entre una policía y un presunto delincuente ante la mirada extrañada de la sociedad, los amigos y la familia.

Poco a poco la investigación pasa a un segundo plano y la novela se centra en la relación de estos dos convirtiéndose por momentos en una novela romántica sin gracia ni humor con soporífera escena de sexo incluída. Y el asesino va matando y la investigación no avanza porque quien se dedica a esto está más pendiente de su vida personal (y porque la propia configuración de los crímenes/investigación no permite mucho acabando en continuos callejones sin salida). Lo importante pasa a un segundo plano y se da importancia a anécdotas. La pasión que sienten entre ellos, la afinidad, lo bien que se lo pasan en la cama, una discusión, reconciliación, problemas personales, otra vez discuten, lo bien que se entienden, etc. Y se repite, repite, repita una y otra vez los mismos argumentos, las mismas frases y las mismas escenas cambiando el decorado. Se machacan las ideas y la novela queda atrapada en una tierra de nadie exasperante. No avanza. No culmina. Y se adueña la sensación de que la novela está inflada, hinchada y que con trescientas páginas menos (y no exagero) se podría explicar la misma historia. Porque la buena historia está, pero tal como está explicada, no.

Y soy consciente de que mi valoración de la novela no es justa porque no he acabado de leerla, pero no pude. La repetición continua de ideas, la falta de avance claro, una sensación de apatía acabaron por enemistarme con la novela y más que leerla, la sufría. Así que mejor dejarla antes de que uno de los dos se hiciera daño.

¿Volveré a ella para acabar la historia y saber cómo atrapan al asesino? No lo creo. ¿Volveré a leer algo de Martina Cole? No lo descarto, pero dentro de mucho tiempo. ¿La recomiendo? No, siendo consciente de que es una novela que en general ha recibido buenas críticas. Pese a todo lo bueno que tiene, conmigo ha podido.

Otras opiniones
El blog de Welzen
Historias susurradas

8 comentarios:

  1. Ni me sonaba, aunque no es raro porque en este género no estoy nada puesta.

    Con respecto a lo que comentas al principio, creo que estaría bien que reseñaras a Frances Burney, o que aunque seas nos comentes algo de su libro por aquí. La reseña de Maggie Stiefvater también promete, claro...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. La reseña de "Evelina" caerá pronto (por poco que pueda iran apareciendo reseñas de clásicos) así como la de Maggie (la llamo Maggie por la confianza, ya sabes).

    No le sigas mucho la pista a esto. Si algún día quieres algo criminal, tengo otros autores en la recamara que te podrían interesar mucho, mucho, mucho.

    ResponderEliminar
  3. A mi me gustó, me costó medio libro acostumbrarme a la manera aséptica de narrar por parte de la autora, pero repetiré con ella y sus "Chicas malas" en donde repite protagonistas (Kate y Patrick).
    Gracias por la crítica Jorge!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya has visto que no he podido con ella. Le veo muchos méritos, pero para mí cae en tierra de nadie y tanta repetición de lo mismo y que se olviden de la investigación y... que no, que no me convenció y acabó por irritarme.
      No sé si leeré algo más de Martina Cole.

      Gracias a ti.

      Eliminar
  4. Pues tendre que tener en cuenta a Maggie esta aunque por aca no llegan sus libros (solo la saga temblor)

    PD: mi pobre mi amado Jorge como sufre MUAJAJAJAJJA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La nueva novela de Maggie es muy buena. En unos días, la reseña.

      Lo digo y lo vuelvo a decir, eres un mal bicho, Nina. Muy maja, simpática y divertida, pero mala. Y que disfrutes tanto haciendo daño, inquieta.

      Eliminar
  5. "soporífera escena de sexo" qué miedito... aunque para miedito esas lecturas obligadas ;)
    mil besos!!!

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.