Sobrel El príncipe cruel de Holly Black y lo cabronas que llegan a ser las hadas

Lo que he leído de Holly Black me ha gustado.
Tanto aquella Gata blanca con lo que me lo pasé tan bien, las Crónicas de Spiderwick o aquella otra incursión en el universo cabrón de las hadas que fue El tríbuto. Me gusta porque tiene gracia, le gustan los personajes grises e intenta encontrar nuevos caminos en géneros muy transitados. No siempre lo consigue, vale, pero el empeño es digno de elogio.

Y hace unas semanas me leí su última novela publicada por estos lares, El príncipe cruel


y tenía su comentario pendiente. Pero entre los nenes, el trabajo y que cuando llego a casa solo me apetece ver cine de los años treinta



que la he ido dejando de un día para otro. Hoy he conseguido media hora y me pongo a ella.

¿Y qué tal?
Bien.
¿Y de qué va?
De hadas cabronas. De esos elfos clásicos de las leyendas que cambian niños, hacen tratos donde siempre ganan y son crueles, hermosos, vengativos y violentos. De tres hermanas, dos de ellas humanas, a las que obligan vivir en ese reino de hadas y que sobrevivir, adaptarse o huir. Intrigas en palacio, secretos de familia, crueldad...


Ha sido una buena lectura.
Una novela de fantasía juvenil que se lee en tres tardes, escrita con oficio, con argumento interesante y unos buenos personajes que, vale, ya los conocemos de otras novelas del estilo y nos sabemos su evolución, pero no por eso dejan de ser efectivos y acaban interesando. ¿Lo mejor? Un mundo mágico interesante, bien construido y al que le queda mucho por enseñar (las cortes, las relaciones entre ellas, etc.). Estamos ante un primer libro y su final apunta en esa dirección, en explorar de forma mucho más extensa un mundo hermoso, cruel y vicioso.

Eso sí, es menos sorprendente y original de lo que se cree, pero funciona bien. Si uno lleva muchas lecturas a sus espaldas, y en mi caso llevo unas cuantas, los giros, las intenciones de los personajes, lo que se supone que son las sorpresas de la novela, se intuyen a las tres páginas de lectura. No es un problema importante y la novela se disfruta; la autora lo compensa con un estilo personal y caprichoso y una buena estructura y tempo en la acción y la intriga.

El príncipe cruel ha sido una buena lectura y una forma muy interesante de entrar en un nuevo universo mágico. Un buen primera capítulo que sienta las bases para una trilogía que puede ser apasionante.

Otras reseñas
Jardines de papel
La devoradora de letras

Comentarios

  1. No podría estar más de acuerdo. Holly Black es de mis favoritas tho

    ResponderEliminar

Publicar un comentario