sábado, 14 de agosto de 2010

"Taibhse" de Carolina Lozano

Taibhse, Carolina Lozano, ed. Edebe, 2009 (edición en castellano y catalán)

Esta novela la leí hará unos tres o cuatro meses y desde entonces la llevo en la cabeza con la intención de hacerle una reseña. Cuando pienso en cómo enfocarla, siempre me asalta las mismas dudas. Porque es una novela que me gustó, pero no. Era lo que esperaba, pero no. Me dejo una sensación satisfecha, pero a la vez me dejó con hambre. Intentaré aclarara esto.

¿De qué va Taibhse? Lia es una joven de Barcelona que está estudiando en Escocia. Tiene sus buenas amigas y un posible novio y todo parece ir bien. Gracias a su aplicación en los estudios, se hace la encargada de la impresionante biblioteca de la universidad. Un día conoce a Alástair, un chico bien parecido, pero callado con el que empieza a hablar y a fantasear. Poco tiempo después descubre que él es un fantasma, que Edimburgo es una ciudad repleta de fantasmas y que ella ha sido bendencida (o maldecida) con la habilidad de poder verlos y comunicarse con ellos. A partir de aquí Lia descubrirá otra ciudad y se dará cuenta de que la vida no acaba necesariamente con la muerte.

La palabra "taibhse" significa aparición. Y eso es lo que nos vamos a encontrar en las páginas de la novela de Carolina Lozano. Apariciones. Fantasmas reales que deambulan por Edimburgo y otros producto de la imaginación de la autora. Un montón de fantasmas al servicio de la historia de amor entre Lia y Alástair. Porque de eso principalmente trata esta novela, del primer encuento, del descubrimiento de la naturaleza de Alástair (entre gritos y sustos, lo que es un punto a favor de la autora), del enamoramiento y vencer las dificultades para llevar esa historia a buen término.

Y es esta historia, que esta bien explicada, bien ambientada y bien escrita, pero que no deja de ser la misma historia mil veces leída, la que me produjo esa sensación descrita en el principio. Pese a que lo que lei me gustó, no puedo dejar de pensar en lo que podría haber sido esta historia si Carolina Lozano se hubiera atrevido ir un poco más allá y romper con las convenciones y tópicos que encorsetan el género del "romance juvenil" o "romántica para jóvenes" o literatura para "jóvenes adultos".

Carolina Lozano escribe bien y con gusto. Su recreación de la ciudad de Edimburgo es la adecuada porque introduce al lector en el ambiente de la ciudad sin recrearse y sin agotarnos. Describe lo que tiene que describir y está al servicio de la historia y no al servicio de demostrarnos que ella ha visitado, y mucho, sus calles. Tiene escenas bien ambientadas y conseguidas (la visita a Annie, la aparición de la "mara") que consiguen inquietar al lector y que fueron las que me llevaron a pensar que si Carolina se hubiese lanzado a una novela de terror, de otra forma hablaríamos. Sin embargo, esta novela es una historia de amor y como historia de amor, pues qué quieres que te diga; que es lo de siempre un poco diferente. Y que se abusa.

Me explico. Dejando de lado la visita a Annie y un prometedor, pero demasiado corto y precipitado final, el resto del libro se centra en Lia y Alástair y sus encuentros y desencuentros y las advertencias o extrañezas del resto de personajes (fantasmas y humanos) sobre esta historía. Y, la verdad, no da para tanto. Hubo un momento que pensé que aunque llevaba ciento cincuenta páginas, me daba la impresión de que no había pasado de la cincuenta. Es que la historia no interesa. Lo interesante y lo que motiva al lector a seguir leyendo y acabar la novela es otra cosa, son los fantasmas, es la ciudad y son las escenas que la acercan al terror.

Y creo que por eso la novela no acaba de funcionar. Porque la historia de amor es la de siempre, porque la novela aparece cargada de los tópicos y manierismos de la reciente novela juvenil romántica y no deja que surga la voz propia y personal de Carolina Lozano. Y da rabia porque ella sabe escribir, sabe ambientar y sabe crear la situación emocional. Es como si Carolina no se dejase llevar, no se lanzase al vacío y rompiese con lo que otros ya escriben. Taibhse me ha producido la sensación de que lo que hay, está bien, pero lo que podría haber sido...

Resumiendo, una novela correcta, bien escrita, bien ambientada y con un par de grandes momentos (repito, los que acercan la novela a una verdadera historia de fantasmas para pasar miedo y leer bajo la luz de una linterna) que cae víctima de los tópicos que jalonan la actual novela juvenil, pero que se lee con agrada porque Carolina Lozano sabe escribir. Y cada día mejor.

4 comentarios:

  1. A este libro le tengo muchas ganas. Gracias por la reseña!! Me gusta lo que has explicado de la autora, si el libro está bien escrito ya gana mucho la verdad..Y bueno, me encantan las novelas de terror, pero también me pierden las románticas, así que este libro parece una buena mezcla hecha a mi gusto ;)

    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Nessie, pues adelante y me cuentas. Ya te digo que el libro está bien escrito, pero todo me pareció un poco lo de siempre. Supongo que también influye el hecho de que últimamente el cuerpo me pide terror... y no lo encuentro.

    ResponderEliminar
  3. Una reseña bastante aclaratoria, la verdad. Tengo que confesar que este libro no me entra por los ojos, no sé si es por el título o por la portada...aunque el argumento me parece bastante interesante. Creo que no llego a animarme porque he leído reseñas bastante tibias sobre él, aunque lo que dices de la buena ambientación y el estilo de la autora me pone los dientes largos.

    Besos,


    Lana Drown.

    ResponderEliminar
  4. Lana, lo lei hace unos meses y en el recuerdo lo que perdura es el buen ambiente que sabe crear la autora y que sí, que como dices, todo es un poco tibio. Píllalo de la biblioteca o que alguien te lo pase. Creo que por lo menos de un par de momentos puedes disfrutar.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.