domingo, 12 de febrero de 2012

"Cuando Susanah llora" de J.J. Castillo

Cuando Susanah llora, J.J. Castillo, Dolmen, 2011

Un mundo asolado por los muertos que se levantan de sus tumbas con hambre. Rotten, un pequeño pueblo fortificado. Una multitud de personajes que solo quieren sobrevivir y jugar a que son felices. Zombis que deambulan cerca del pueblo. Y Susanah, un bebé que llora cuando estos se acercan...

Tengo una relación un tanto contradictoria con el zombi. Me gusta, casi me fascina, pero no veo películas de zombis y cómics o novelas caen a cuentagotas. ¿Motivo? Una extraña fobia. Me dan miedo. Pánico. Nervios y acabo huyendo del cine o apagando el televisor. Pero me gusta lo zombi y me informo y tengo libros de cine zombi repletos de películas que no veré y ando muy atento a los que publican los amigos de Dolmen Editorial con su muy interesante línea Z. Me dan miedo los zombis, pero siempre acabó volviendo a ellos.

Y esta semana volví con la lectura de Cuando Susanah llora de J.J. Castillo. Y tras leerme en un par de días sus poco más de trescientas páginas puedo decir algunas cosas.

Me gustó. Mucho. Cuando Susanah llora es una buena novela de zombis, pero lo que es más importante, es una buena novela de personajes. Lo que hace interesante al género zombi es el estudio del ser humano enfrentado a la situación límite de enfrentarse a un numeroso grupo de muertos vivientes con hambre en franca inferioridad donde emergen lo mejor y lo peor del ser humano. Las novelas que olvidan crear buenos personajes, seres humanos, y solo son festivales gore repletos de personajes/carnaza suelen fracasar. J.J. Castillo conoce el género (se nota) y puebla su novela con buenos personajes con los que el lector empatiza. Ojo, empatiza, pero no necesariamente simpatiza porque algunos de los actos y decisiones de los personajes provocan conflicto duro en el lector. Los buenos son buenos, pero...

Y luego, claro, cuando estos personajes van cayendo, al lector le duele. Castillo no se corta un pelo en eliminar personajes que pudieran parecer a priori imprescindibles. Esto me acabó provocando sentimientos encontrados: admiré el valor, pero a la vez me cabreó la eliminación de algún personaje porque su presencia abría caminos muy interesantes en la novela.

Quizá este sea el punto que no me ha convencido del todo de la historia. Me gusta, pero considero que ¡oh milagro! unas cuantas páginas más le habrían venido de perillas. Por momentos me falta algo de desarrollo... sobre todo en las motivaciones, personalidades y contradicciones de algunos de los secundarios. Creo la historia, el marco y los personajes daban para una monumental novela al estilo de Apocalipsis o La cúpula del Stephen King. Castillo se introduce bien en la psicología de los personajes, los sabe crear y es lástima que algunos no estén del todo aprovechados.

Pero esto no hace menos entretenida y angustiosa Cuando Susanah llora. Tiene momentos de tensión y de horror muy conseguidos gracias a un estilo duro, seco y ambiental. La huida de Candi y Nelson, el paseo de Sara por la montaña, la visita al polígono, etc. Castillo domina bien la técnica del relato de horror y sabe ir poco a poco para que los efectos sean mayores. Mi momento favorito de la novela es un ejemplo de eso, Ben en la presa. Algo cotidiano que acaba derivando en el mayor horror. Sutileza. Ambiente. El pueblo, los túneles, la casa y el bosque (¿puede ser que coleé por ese bosque la sombra de John Connolly?). Cuidar el marco por donde los personajes se mueven. El lector percibe, oye y ve esos árboles, las sombras, el olor de la tierra... Y cuidado en los diálogos (¡esas conversaciones de señoras!) que contribuyen a crear personaje. Y cierto humor que sirve para aligerar el ambiente antes del gran impacto... Porque de momentos fuertes hay un par (la novela no abusa de lo gore o lo explícito, lo que agradezco mucho que soy más de sutilidades) y uno de ellos es de los que cuesta perdonar al autor. Imagino que J.J. Castillo ya se imagina cuál.

Cuando Susanah llora es una novela triste y pesimista, sin renunciar por ello a algún pequeño destello de esperanza. Al acabar la novela me quedé intranquilo, pero esperanzado y con ganas de saber más de estos personajes y su historia. Y con ganas de leer más de la obra de J.J. Castillo. Una buena novela con zombis. Una lectura intensa, angustiosa y entretenida. Una buena novela de terror.

Gracias a J.J. Castillo y al servicio de prensa de Dolmen por el ejemplar.


Otras opiniones del mismo libro
El bibliofilo enmascarado
Cruce de caminos
Almas oscuras

5 comentarios:

  1. Estoy enterado de todo lo que se publica sobre Zombis, pero no he leído nada, NI SIQUIERA EL DE MAX BROOKS, que es el que veo con más frecuencia. Me resulta bastante costoso un libro nuevo del tipo este.
    Y, dejando a un lado "Apocalipsis Z", las demás novelas que se están publicando en España me quedan totalmente imposibles, aunque me alegra mucho que el terror esté tomando fuerza de nuevo, y sobre todo que sea en lengua española.
    Será cuestión de tiempo para que pueda saborear estas nuevas letras salidas de la tumba.
    Y, al igual que tú, me fascinan los Zombis pero me hacen cagar de miedo. En el cine, por ejemplo, es lo único que me hace crispar los nervios... y es genial!!!! Además que las historias no son tan superflúas como parecen.
    No sé si hayas oído de él, pero te recomiendo un libro que se llama "Filosofía Zombi" de Jorge Fernández Gonzalo. Un estudio bastante interesante sobre todo lo que rodea estas historias de ultratumba.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Queda apuntado para un regalo (ando en la busca de una buena historia de zombis, sobre todo después del chasco producido por Carlos Sisí). No son lo mío, pero me viene de perlas esta reseña ;)

    Gracias, un besote ^^

    ResponderEliminar
  3. Luter, en España ha salido una generación muy interesante de autores de terror y fantasía. Descorsetados del realismo tan de aquí, afrontan sin prejuicio la literatura de género. Es refrescante. A ver si allá empieza llegar ejemplos de literatura z. ¡Max Brooks es fundamental! (y muy divertido).

    Saludos.

    Veritas, la novela es muy entretenida de verdad. Lo único que puede crear una sensación de frustración que muchas de sus buenas ideas no estén aprovechadas al cien por cien. Más desarrollo, más páginas y más trato de personajes. Por momentos se queda a medio gas y eso duele un poco. Ahora, entretener, entretiene mucho.

    Tengo lo que te debo a medias... en unos días te lo envío.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Mmmmm, las novelas de zombis no son lo mío, y cuando me anime de nuevo quiero hacerlo con Generación Dead, que tu reseña aún resuena en mi mente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si nos ponemos ya con "Generación Dead" que siempre te diré que merece mucho la pena esa estupenda serie. En la mayor parte de las novelas z, los zombis solo son una excusa para el análisis de los mejor y peor del ser humano y analizar otros temas.... te recomendaría mucho "Guerra mundial Z" de Max Brooks como de lo mejor en este subgénero. Es una novela que te sorprenderá mucho.

      Eliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.