sábado, 31 de marzo de 2012

"Príncipe del mal" de Mark Lawrence

Príncipe del mal, Mark Lawrence, Minotauro, 2012

Gran apuesta de Minotauro para esta temporada pre Sant Jordi. Y razones suficientes hay para tenerla en cuenta. Fantasía adulta, sucia, violenta y desagradable.

Honorio Jorg Ancrath. A los nueve años vio como asesinaban a su madre y a su hermano. Y juró vengarse. A los trece era el líder de una banda de sanguinarios maleantes. A los quince será rey...

Mark Lawrence viene a unirse en su primera novela a otros ilustres autores (Brandon Sanderson, Joe Abercrombie, Steve Erikson, George R.R. Martin, etc.) en su búsqueda de una reformulación y nuevos caminos dentro de la fantasía épica. Su opción es la creación de un mundo fantástico con raíces en el nuestro (lo que da a la novela un inquietante aire de extraño relato futurista) y dar voz a un héroe amoral, violento, repulsivo y preadolescente.

El principal handicap al que se enfrenta la novela es esa arriesgada decisión del autor de construir todo el armazón literario en torno a un personaje protagonista tan joven. Puede romper la verosimilitud ya que asistimos a algunos actos, decisiones y pensamientos que cuesta imaginarlos en boca y cerebro de un chaval de nueve años (en algunas partes de la novela) y de catorce. Pero superada la sorpresa, funciona. Y muy bien. Me lo creí. Y me lo creí porque Mark Lawrence construye un gran personaje principal. Narrada la historia en primera persona, desde sus primeras frases nos metemos en el cerebro de Jorg y avanzamos en la historia por medio de sus ojos. Una mirada amoral, dura, cruel, llena de un humor negro y ácido que se desparrama por el mundo. Un estilo duro, seco y directo que no escatima la descripción escabrosa ni sus pinceladas gores. Jorg es un personaje duro, desagradable y abyecto. Complicado y complejo. Es capaz de lo más horrible (se incluyen muchos asesinatos a sangre fría, robos, violaciones, matanzas, etc), pero destila un extraño carisma con el que el lector acaba simpatizando. Quizá sea por que es un cabrón en un mundo de cabrones. Y el hecho de que sea tan joven abunda en el ambiente malsano e inquietante que se desprende en cada una de las páginas.

El resto de personajes compite por ser el más desagradable. Lo dicho, es fantasía dura, cruda y violenta. No hay caballeros ni romances. No hay nada que haga emerger a los personajes del fango en el que andan metidos. Y al que es un poco noble, ya sabes que le quedan al pobre dos telediarios. No hay personaje imprescindible.

Pero entendámonos, Príncipe del mal no es una colección de escenas de acción llenas de sangre y vísceras protagonizadas por un puñado de desechos humanos amorales. Vamos, no es solo esto (que también). Existe toda trama de conspiraciones por el poder que va más allá de un trono. Unas relaciones políticas y personales que impulsan a los personajes a tomar duras decisiones. E incluso hay un atisbo de posible romance, pero de una forma desganada y sucia. Y magia, claro... pero menos de lo que pueda parecer... no muy original, pero muy agradecida, la verdad. Ladrones, caballeros, fantasmas, mutantes, un viaje... y sorpresas... Y siempre una sensación de misterio, de que hay algo que se escapa... porque en su parte final el lector atento reconocerá objetos y lugares que para los protagonistas son misteriosos... y no encontrará explicación.  Esto provocará unas sensaciones de desamparo y misterio muy acorde con la historia que nos explica Mark Lawrence. De igual modo que las sorprendentes referencias a Jesús, Platón, Sun Tzu, etc. ahondan en ese ambiente de misterio.

Príncipe del mal ha sido una muy agradable sorpresa. Una novela sucia e inquietante. Malsana. Con un gran personaje central y una cohorte de desechos humanos a los que seguir en próximas aventuras. Un estilo seco y duro y una estructura, que si bien no es muy original, sí está presentada de forma muy inteligente. Una historia de venganza que es algo más, unas intrigas que esconden muchos secretos y un mundo que recuerda demasiado a otro. Y, sobre todo, una mirada que busca nuevos caminos a un género que durante mucho tiempo parecía condenado a argumentos de eterna búsqueda.

Estupenda novela. Y, además, al grano. Trescientas páginas. Ni falta ni sobra.

Y un pequeño tirón de orejas a Minotauro. ¿Por qué el cambio de título? El original, Príncipe de las espinas es adecuado, bonito y sugerente. Ese "mal" acota y difumina el alcance real del título original. Jorg, por muy cabrón hijo de puta que sea, es algo más que un simple malo... Y segundo, ¿por qué se adultiza al protagonista en la imagen de portada? Jorg tiene catorce años... da una imagen equivocada...

Portada original.

Otras opiniones del mismo libro

13 comentarios:

  1. Me alegra que lo hayas disfrutado. Para mí fue una gran sorpresa este libro. Tuve la suerte de entrevistar al autor, y es una persona estupenda y con los pies en el suelo.

    Espero con ganas el siguiente libro para ver como evoluciona el personaje :)

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la disfruté y me lo pasé muy bien con ella. A ver qué nos depara ese "Rey de las espinas". Más personaje, más violencia...

      Espero que no evolucione hacia un buen chico... no creo que pudiera soportarlo.

      Besos.

      Eliminar
  2. Yo deseo muchísimo leer este libro. Con eso de que el personaje no sea el típico "hay que chico más majo y más perfecto". Ya era hora de que hubiese algún villano como protagonista.

    También estoy de acuerdo con la imagen de portada, me gusta más el dibujo de Jason Chan (que vuelve a personaje en el crío que es y no un adulto a lo Assasin's Creed)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otra novela sería el villano. No tiene moral y comete actos execrables. Pero el autor ha conseguido darle mucho carisma. No es el típico héroe más buena que el pan y más tonto...

      Para mí no aprovechar la portada original es un error... igual que no respetar el título... desvirtúan la novela.

      Eliminar
  3. Me alegra de que te haya gustado :) Yo todavía lo tengo pendiente y espero hincarle prontito el diente porque tiene que gustarme, seguro :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaré atento a tu futura reseña. Si te van las historias duras y violentas, con este libro te lo vas a pasar muy bien. Y guarda muchas sorpresas.

      Eliminar
  4. Lo tengo pendiente, pero veo que tiene muy buena pinta ^^
    Espero que me guste tanto como a ti!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veremos. Estaré atento a tu reseña. Es una buena novela de fantasía y aventuras. Y bienvenida al mundo bloguero.

      Eliminar
  5. Pues en la portada española parece un hombre de 25 a 30 bien cachas... Si el protagonista es joven desde luego no lo parece.

    Me choca mucho que esté narrado en primera persona y con 14 años sepa como sobrevivir en un ambiente como el que nos describes. Pero si tu dices que funciona será por algo... Ahora tengo intriga por saber si a mí me da la misma impresión jejeje. Habrá que leerlo :)

    Un besote ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veritas, es delicado. Sorprende mucho en las primeras páginas un protagonista tan joven (y más cuando empieza a ser cabrón con nueve años), pero el carisma del prota y la forma en que te cuenta la historia consigue que sea creíble.

      La historia es muy sucia y violenta. Justo lo que buscaba en ese momento.

      Besos.

      Eliminar
  6. Tiene muy buena pinta para que negarlo :P
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo que ofrece es mejor que la pinta que da. Eso sí, te tienen que gustar un poquito las historias algo bestias.

      Besotes, Nina.

      Eliminar
  7. Tiene super buena pinta :P me gustaria leerlo!

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.