jueves, 19 de enero de 2012

"Guarida de ladrones" de David Chandler

Guarida de ladrones, David Chandler (seud. de David Wellington), Timun Mas, 2012

Un ladrón, un paladín, un mago, una hechicera, un pícaro... No hablamos de los personajes de una partida de rol, sino de los protagonistas de una de las más recientes novedades de Timun Mas. Guarida de ladrones, la primera entrega de la trilogía La Espada Arcana escrita por un tal David Chandler que no es más que el seudónimo de David Wellington, conocido autor de novelas de terror como 13 balas, Zombie Nation o Balas de plata.

Así que cambio de tercio para un autor solvente en cuestiones de terror, pero que, en mi opinión, naufraga en una historia demasiado larga, demasiado neutra y que corre el peligro de olvidarse muy pronto.

Malden es un ladrón de poca monta. Lo contratan para un trabajo que le viene grande, pero lo consigue. Poco después se da cuenta del mal que ha hecho (o le hacen ver que la ha cagado de forma considerable) e intentará por todos los medios reparar su error. Croy es un caballero caído en desgracia de una antigua orden que eliminaba a los demonios de la faz de la tierra. Y Citera es una hechicera que trabaja para un cruel mago por oscuros motivos. Y todos ellos se verán inmersos en una intriga que pondrá en peligro a la Ciudad Libre de Ness.

Pese a todo lo que diré en unos momentos que nadie se lleve a confusión, Guarida de ladrones no es una mala novela. Es entretenida, se lee rápido y fácil, está escrita con oficio, hace gala de un sano sentido del humor (especialmente en los personajes secundarios del enano y el tahúr) y tiene algún buen momento de acción (el primer demonio, algunas de las trampas, etc.). Sin embargo, tiene algunos peros que pese a mis bajas expectativas han provocado que la sensación final fuera de ligera decepción y de que todo me supiera a poco. Vayamos al grano.

Demasiado larga. 460 páginas son demasiadas para la historia que explica. La anécdota que vertebra la historia (el robo de una corona y su posterior recuperación) no son suficientes para aguantar la estructura por lo que hay momentos en que los capítulos parecen repetición de lo ya pasado o se han puesto para hacer bulto. Puede que esto llegue a pasar desapercibido por su estructura en capítulos muy cortos que dan una falsa sensación de ritmo.

 Además estos problemas de repetición y falta de ritmo se agravan si el cuarteto protagonista resulta tan... descafeinado. Malden es un protagonista sin carisma y sin gracia. Croy es demasiado perfecto en su papel de caballero ingenuo y acaba provocando repelús en el lector y preguntándose si es de verdad así o es un profundo idiota. Citera, la chica, en momento da la sensación de que pasaba por allí. Cuesta empatizar con ella y más cuando se convierte en el tercer lado un triángulo amoroso que suena a postizo y poco creíble. Y Hazoth, el malo, que habla más de la cuenta y le gusta decir cada dos por tres que malo soy, que poderoso soy, mira qué huevos tengo.  Ninguno de los cuatro se salva de ser más estereotipos que personajes trabajados. ¡Qué diferencia con estos otros ladrones!

Por suerte los secundarios salvan un poco la función. El maestro armero enano, el tahúr, el jefe de los ladrones, la banda de los chiquillos, el otro caballero renegado (posiblemente el que tiene el trasfondo más interesante y más trabajado)... son en estos personajes donde se concentra la chispa de la personalidad pese a que no dejan de ser personajes ya conocidos.

Y un elemento de trasfondo que me gustó; en varios momentos se hace referencia a unas antiguas guerras entre humanos colonizadores contra elfos y enanos. Este trasfondo dota de mayor complejidad algunas partes de la novela y aclara algún momento histórico. Hace con el marco lo que falta a los personajes, algo de complejidad.

El estilo es rápido, las descripciones ajustadas, pero el mundo es falto de chicha y personalidad. El sistema de la magia es para ruborizarse en su ingenuidad y en ese fantasma que aletea del "todo vale". La novela rezuma previsibilidad y como lector atento no dejo de preguntarme continuamente sobre qué lleva a actuar a los protagonistas de una manera si podía resolverse fácilmente de otra. ¿Por qué complicar e ir en contra de a lógica? Si tan poderoso es el malo, ¿por qué resulta tan sencillo burlarle? ¿Por qué no me creo el robo de la corona? ¿Por qué los elementos mágicos me chirrían? Creo que es por falta de conciencia del género y por afán de llevar páginas. Hubo un momento que llegué a pensar que Guarida de ladrones se resolvía mejor en un cuento de treinta páginas que en una novela de cuatrocientas.

Una novela entretenida y punto. Como dice el autor de la reseña que enlazo un poquito más abajo, para leer con expectativas bajas. No es mala novela, pero a un autor de la experiencia de David Wellington se le debe exigir más.Por lo menos la novela es lo suficientemente autoconclusiva como para que me olvide de leer sus continuaciones. No creo que lo haga. Hay mucho que explorar en el mundo de la fantasía para entretenerme con novelas que solo "están bien".

Otra opinión del mismo libro:
Fantasy Book Critic
Staffer's Musings

6 comentarios:

  1. Tomo nota y lo descarto de mis próximas lecturas. Gracias por la información Jorge. kisses

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. June, antes de descartar, mira otras reseñas a ver qué dicen Que a veces no coincidimos (por ej. nuestra radicalmente opuesta valoración de "Hush, hush"). En mi opinión, ésta es para pasar el rato y punto. Si no fuera por algún elemento que puedo utilizar en mi partida de rol ya estaría olvidada.

      Eliminar
  2. Así que utilizando pseudónimos, ¿eh?... A mí me gusta mucho este autor, como narra, como se maneja con las palabras; pero no me lo imagino describiendo la historia que nos relatas. Es cedir, por mucho terror paranormal que hubiese en sus novelas, no me lo imagino con una historia de fantasía entre sus manos.

    Le echaré un ojo, a pesar de lo que cuentas, por pura curiosidad. Leerlo será ora cosa, tengo que emplear mi tiempo en cosas que realmente merezcan la pena para mí.

    Un besote y gracias por la reseña ^^

    ResponderEliminar
  3. Verita, supongo que para diferenciar campos. En el momento de su publicación en Estados Unidos se pensaba que era una primera novela y la recepción fue más benévola. Pero cuando vieron que era seudónimo y de un autor tan experimentado, las críticas se pusieron duras. Es una novela entretenida, pero no acaba de funcionar en estructura ni personajes. Pasas el rato, pero buff...

    Como siempre, mírala a ver qué te parece y lee otras reseñas.

    Muchos besos a ti.

    ResponderEliminar
  4. Yo la leí y me gustó bastante, aunque para gustos los colores vaya!

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si entretenerme, me entretuvo y me divirtió, pero no acabó de convencerme. Demasiado larga y personajes con poca entidad. Y tanto que para los gustos, colores. Delante de un café es estupendo tener a dos personas discutiendo entre risas una novela que a uno le ha gustado y a otro menos.

      Otro abrazo para ti.

      Eliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.