domingo, 17 de junio de 2012

"Promesa de sangre" de Richelle Mead

Promesa de sangre, Richelle Mead, Alfaguara, 2012

Por fin he leído el cuarto capítulo de la cada vez más estupenda serie de Vampire Academy. Después de lo paso al final del tercer episodio (¡qué fuerte!, ¡qué fuerte!, ¡qué fuerte!) pues a Rose le pasan cosas (las importantes) y a Lissa le pasan otras cosas (algo predecibles y... bueno... no están mal, pero...) y todo acaba liándose cosa mala para acabar la novela en una de esas escenas de infarto emocional y en un giro argumental que dices, pues mira qué interesante.

Mis respetos hacia Richelle Mead crecen cada día más. Antes de leer Promesa de sangre consideraba la serie Vampire Academy como una de las mejores que podían encontrarse dentro del panorama juvenil; una vez ventilada en un día esta cuarta entrega  ya la puedo considerar imprescindible y casi obligatoria (y eso que no creo en imprescindibles ni obligatorios). ¿Por qué? Porque Richelle Mead ha sido lo suficientemente hábil como para manteniendo las constante que hacen diferente esta serie, reinventar partes del mundo, dotar de nuevos matices las relaciones entre los protagonistas y la introducción de nuevos elementos que ahondan el rico universo literario que nos presenta. Vamos, que este cuarto volumen no es una repetición de la estructura de ninguno de los anteriores, sino la apertura de nuevos caminos (todo lo contrario de la divertida, pero muy irritante y desigual serie de La casa de la noche donde pese a los imprevisible de sus giros argumentales, la estructura base es casi siempre la misma y la prota salva el mundo cada quince horas más o menos).

¿Qué caminos?

1. Cambio de escenario. La escuela empezaba a quedarse pequeña y Richelle opta por abrir el mundo de la novela. Fuera alumnos y profesores. Rose se ve en un mundo más adulto, más duro y donde cada decisión tiene consecuencias. Esta apertura al exterior, a un camino de Rose solitario y frío la enfrenta a situaciones extremas donde conoce lo peor de ella. Nuestra protagonista sigue siendo divertida y metepatas, pero cada vez es más dura, más cínica y con puntos despiadados. El personaje crece al enfrentarse a un lado oscuro, a sus contradicciones y a muchos miedos.

2. Esa puerta abierta al mundo de los alquimistas. No dijo mucho más para no fastidiar sorpresas, pero el personaje de Sidney pinta muy bien.

3. Profundización en el universo strigoi (los malos) que era lo que echaba en falta en los volúmenes anteriores. Los malos porque sí me irritan de mala manera y en mi opinión eran figuras muy desdibujadas. Aparecen, matan y se van. En Promesa de sangre, no. Un retrato más cuidado de estos vampiros. Hay mucho más de lo que a primera vista parece.

4. Crueldad. La novela es cruel. Existe toda una sección donde Richelle Mead juega con el lector y lo lleva a asistir impotente como Rose toma un camino que no es el que le corresponde. Son páginas de tortura psicológica, de derrota, de miedo, claustrofobia y crueldad. En una novela donde se trabaja tan bien la acción y la rapidez, la autora se la juega en páginas de dos personajes en una habitación en sesiones de dominación y sumisión. Eso sí, sin llegar a la angustia total porque no olvidemos el género en el que estamos. Y, por momentos, me pareció leer entre líneas una voz irónica que satirizaba de una manera muy sutil los manierismos de esas heroínas dependientes de que el macho dominante les haga un poco de caso.

5. Este juego de dos conduce a un capítulo que solo puedo catalogar de brillante. Escrito con pulso de hierro, con un ritmo trepidante, pero controlado y que concluye en un puente (quien lo leyó, lo sabe) donde Rose explota como el gran personaje que es. Este gran capítulo pasa algo de factura a los restantes para concluir la novela... no están a la altura y como lector tuve la sensación de que aunque importantes, la verdadera novela había concluido algunas páginas atrás.

6. Y no se olvida de presentar relaciones femeninas construidas en el respeto mutuo; sin competencias ni envidias.

7. Revelaciones, secretos, sorpresas, aclaraciones, nuevos personajes, nuevas miradas sobre viejos personajes y muchos otros etcéteras bien presentados y dosificados.

Vamos, un libro perfecto, ¿no? Pues perfecto no es... como insinuaba en esa cosa que parece un resumen argumental la novela tiene un pequeño desequilibrio... hay dos líneas argumentales: lo que le pasa a Rose y lo que le pasa a Lissa. Y lo ocurrido con esta última no es que no tenga interés, que lo tiene, pero me da la sensación de estar más metido para cumplir con el personaje ya que es una historia muy previsible y con un punto de falta de emoción. Como lector lo que importa en Promesa de sangre es la historia de Rose, su viaje y evolución como personaje y lo que ocurre en la academia la verdad es que por momentos me sobraba y rompía el ritmo de la historia.

Pero no me hagáis mucho caso que en ocasiones reconozco que me pongo algo quisquilloso. Promesa de sangre es una gran novela. Bien escrita, muy bien dialogada, con un gran ritmo y momentos muy emocionantes construidos sobre dos grandes personajes y sin jugar sucio a la sentimentalidad o la trampa. Lo que ocurre es coherente con los personajes y con su evolución desde hace tres libros.

Ahora solo queda esperar la publicación de la quinta parte. Esperemos que no se demore el año y pico de esta cuarta y volvamos pronto a un mundo literario cada vez más interesante.

19 comentarios:

  1. Pues si te gustó este libro, el quinto, mi favorito, TE VA A ENCANTAR.

    A mí me gustó mucho este libro, incluso lloré la escena del puente (aunque se sabía cómo iba a acabar ese interrogante).

    Y Sydney sí que es un personaje interesante (la escritora le está dedicando una saga a ella sola).

    Concuerdo totalmente contigo en que lo de Lissa fue muy flojo. Es más, me costó recordar qué había pasado con ella en este libro.

    Respecto al final, me gustó, pero yo creo que estaba claro que algo así iba a pasar, no?

    Me alegro que lo hayas disfrutado. Si te gusta leer en inglés, creo que deberías leerte Spirit Bound, ¡te va a encantar! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La conclusión de la escena del puente es la que esperaba, pero eso no resta ni un ápice de emoción. No es el qué, sino el cómo conduce toda la narración y la historia hasta ese punto. Pelos como escarpias.

      Me han dicho lo de Sidney... todo el universo de los alquimistas me llama la atención. Era otro detalle que notaba a faltar en las novelas, el factor humano más allá de donantes de sangre.

      Mi inglés no admite lecturas... es para chapurreos de canciones y pedir pizza así que toca esperar tranquilamente.

      Eliminar
  2. Olé, olé y olé. Suscribo todos los puntos, aunque a mí la parte dedicada a Lissa sí que me gustó (con el vínculo y el amor que le tiene Rose me parecía inevitable que también se hablara de lo que ocurre en la academia). Pero vaya, sí, lo más interesante e impactante es lo de Rose, con esa escena en el puente, uno de los momentos inolvidables de la saga. En fin, ya sabía yo que Richelle Mead te acabaría encandilando ;).

    El siguiente libro también me encantó, es adrenalina pura (a diferencia de los anteriores, tiene el punto álgido justo en medio y la parte final es un poco distinta). El final es de infarto. A ver si se ponen las pilas con las traducciones.

    Por cierto, para variar quiero preguntarte sobre uno de los libros que has leído: "Bajo la misma estrella", de John Green. Tiene una pinta estupenda, este y el otro del nuevo sello. ¿Qué te ha parecido?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No decía lo de Lissa porque se habla de ella que lo encontraba necesario y la excusa del vínculo me parece una argucia narrativa muy interesante, sino lo que pasa en la academia que es como muy descafeinado. La historia me dejó como indiferente...

      Veremos los siguientes, les tengo ganas ya.

      "Bajo la misma estrella" (próxima reseña) me ha gustado bastante. No soy mucho del subgénero enfermedad terminal, pero esquiva lo manido con negro sentido del humor y buenos personajes y detalles. La novela es una reflexión sobre vivir el momento (¡como no!) y sobre el legado... qué dejamos atrás cuando morimos. Una buena novela, la verdad.

      La del amigo imaginario ni idea... ya la leeré.

      Eliminar
    2. Gracias. Entonces creo que "Bajo la misma estrella" me gustará.

      Eliminar
  3. :)
    Hace un par semanas empecé el 2 y acabo de terminar con el 5, jejeje (el siguiente que me toca, por fin, es Ready player one ;) ¡cómo he bajado la pila en cuanto he recuperado las pilas del ebook!).

    Estoy totalmente de acuerdo con toda la reseña y este libro ha sido mi preferido de la saga, de momento, porque no he leído el 6º. La parte rusa, mmmm... toda ella, jajaja XD
    Es una saga que me ha enamorado fácilmente, pero...

    SUPERSPOILER: la trama Rose/Dimitri/Lissa me recuerda demasiado a Buffy/Angel/Willow,
    FIN DEL SUPERSPOILER.

    aun así me gusta, no me importa que una misma idea genere otro mundo, si es diferente y está bien construido... y este lo está. De hecho, creo que tengo vicio por leer historias similares, jejeje :P

    besotes!!!

    PD: espero que estés disfrutando de tu primer día de vacaciones mogollón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me dirás lo de Ready Player One... me lo pasé teta con la novela sabiendo en todo momento lo justa que es literariamente. Pero tanta referencia es una gozada inmensa.

      La verdad es que no recuerdo a la gran Buffy mientras leo VA. Puede que haya algún elemento parecido, pero creo que es inevitable. Son recursos parecidos para explicar historias muy diferentes. En VA no hay ese refrescante y maravilloso aire de desprejuiciada serie B que sí tiene Buffy.

      La parte rusa es impresinante.

      Besos enormes y sí, la estoy disfrutando mucho.

      Eliminar
  4. Ya quisiera yo poder tenerlos en mi pais pero auno no tenemos la alegria.... que pena en serio xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pierdas la esperanza... algún día tienen que llegar, ¿no?

      Eliminar
  5. Al final voy a tener que catarla porque se habla muy bien de esta saga. Veré si consigo la primera :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una muy buena serie. Eso así, aviso que hago siempre porque a mí me pasó, el primero y el segundo son buenos libros, pero dejan una sensación de "¿y esto es todo?", "¿tanto hablar de VA para esto?" y pueden desmotivar. Ni caso y las expectativas bajas. A partir del tercer volumen, una vez que los personajes y el mundo están presentados, es cuando la autora se dedica a jugar y donde todo se acelera.

      Eliminar
  6. ¡Aaaaaaaaaaaaaahhhhh! ¡Qué ganas tengo de leerlo en español! Y encima a Canarias llega todavía más tarde, ¡grrrr!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy es el día, ¿no? ¿Llega más tarde a Canarias? Pues más paciencia, guapa.

      Eliminar
  7. A continuar la saga matarilé liré liré

    Supongo que en seguida me pondré a leerla. Ya me dejó un poco trastocada el final de bendcida con la sombra.

    0.0 A continuar la saga matarilé liré liré lé...Y espero que alfagura no se demore mucho porque los 6 libros creo que ya están incluso en Rumanía (lo sé porque lo busqué).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta, más que el final (que uno se lo ve venir) es la intensidad de las páginas que preceden a ese final. Una novela muy cruel.

      Y a ver si en menos de un año tenemos la quinta aquí (ya no pido más...)

      Eliminar
  8. De momento estoy por la primera y la cosa mejora por momentos, como siga aumentando así libro a libro no quiero imaginar lo que me ocurrirá cuando llegue al cuarto volumen jejeje.

    Me alegra ver que has disfrutado de la lectura, no hay nada mejor que encontrarte con uno de esos libros que no te cansas de recomendar.

    Besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prepárate... la cosa mejora y mejora y mejora... va cogiendo cuerpo, consistencia, ritmo y personajes.

      La verdad es que estoy enganchando una temporada de lecturas muy interesantes... fantástico.

      Eliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.