domingo, 29 de julio de 2012

"Deus ex machina 2.0" de Mara Oliver

Deux ex machina 2.0, Mara Oliver, Autoedición, 2012

La única superviviente del Instituto Salix Alba revivirá la masacre regresando al infierno en misión de rescate. Para reescribir su pasado tendrá que convertir su cerebro en un ordenador, su cuerpo en una máquina y su corazón en un eco que no interfiera en el destino de los muertos..., pero en un mundo lleno de hologramas, donde nada es lo que parece ser, un latido de más o un solo paso en falso pueden hacer que todo cambie, demasiado.

Una muy agradable sorpresa. Al empezar la lectura de Deus ex machina 2.0 desconocía en qué tipo de viaje iba a verme metido ya que no sabía de qué iba la historia, cuántos protagonistas había, si era fantástica o realista o mil y un interrogantes más. Así que sin ideas preconcebidas abro el libro y leo sus primeras páginas. Y de inmediato me veo atrapado en una novela juvenil de género romántico enmarcada en un mundo futurista (que no distópico, no confundamos términos) donde viajes en el tiempo son posibles, donde la robótica ha alcanzado cotas con las que solo soñamos y donde los juegos con hologramas son una aplicación en más en potentísimos teléfonos móviles y ordenadores de última generación. Y en este mundo nos encontramos con una historia clásica de amor y desamor, triángulo incluído, de supervivencia y amistad. Temas conocidos y lugares comunes que gracias a la habilidad de Mara Oliver como narradora leemos como nuevos. Porque lo que importa es el cómo está narrado lo que nos explican, no lo que nos explican.

Y, valgan todas las redundancias del mundo, me explico.

La novela parte de unos personajes protagonistas y secundarios muy conocidos para aquel lector aficionado a la literatura juvenil de vertiente romántica. Una chica atrapada entre dos formas de amor (vuelta al viejo triángulo amoroso, pero que funciona al presentar una ecuación basada en el pasado/presente - presente/futuro... lo que ha sido y lo que nos queda enfrentado a lo que somos y lo que podemos ser) que resulta creíble porque Mara Oliver mima y cuida cómo están contados y estructurados sus personajes. Lejos de ser meros estereotipos (la chica confundida - el chico responsable - el chico malo) tanto Anám como Manu como Axel resultan creíbles y se convierte en personajes reales con los que el lector empatiza, sufre y se cabrea (en mi caso con Anám por su afán de improvisación y en momentos falta de resolución). Quien sigue este blog ya sabe que no soy amigo de triángulos ya que me suelen parecer forzados y que no aportan a la historia más que confusión, pero en este caso vertebran la historia y dotan la novela de significados: el paso del tiempo, el primer amor, la incomunicación... El trío protagonista está construido con capas y capas de matices y consigue que aunque simpáticos, no sean perfectos (a Anám le falta resolución, Axel es tan bocazas que suele merecerse alguna hostia y Manu es demasiado orgulloso).

Y lo que encuentro un acierto es que la protagonista, a pesar de venir a salvar a los pocos que pueda (no viene a detener la matanza, no puede detener la matanza, pero viene a salvar a aquellos que quería) y de poseer una cualidades especiales, va humanizándose con el paso de los días. Vuelve a sentir el amor que creía recuperado y vuelve a perderse en días de ensoñación, incluso si eso conlleva olvidar su misión. Un robot sofisticado con los implantes cerebrales de una adolescente que lo siente todo otra vez, vuelve a vivir los mismos miedos, incertidumbres y esperanzas y nos demuestras que solo aprendemos de nuestros errores para cometer otros nuevos.

Igual de mimo y cuidado en el tratamiento de los personajes secundarios e igual trabajo de crearlos capa a capa con miedos y contradicciones. No hay personaje perfecto y por eso se hacen reales. Y Mara Oliver consigue eso tan difícil y lo que tanto he comentado por estos lares de otorgar personalidad a las amigas de la protagonista. En Deus ex machina 2.0 no son mera comparsa para resaltar las virtudes de la protagonistas, sino que son y se comportan como amigas (sin competición ni pelea de gatas por un chico) y son personajes con entidad y sus momentos.

Sin embargo, el cuidado con el que Mara Oliver cuida de sus personajes se desdibuja un tanto en el tratamiento del marco. La acción transcurre en el Instituto Salix Alba, lugar bien descrito y aprovechado, pero que resulta algo neblinoso cuando se refiere a los alumnos que en él estudian. En este punto creo que la novela no aprovecha ese potencial humano para disparar la emoción de una matanza de alumnos que no se puede detener. El lector siente empatía por protagonistas y secundarios, pero la masa de alumnos se pierde. ¿Es esto un handicap importante para el disfrute de la novela? No.

Al igual que no lo es alguna página de más (hablamos de una novela extensa de 400 páginas y ya sabéis lo tiquismiques que soy con las páginas) o alguna repetición de conceptos para dejar claros algunos asuntos que el lector ya los tiene, porque la historia es poderosa, fuerte, entretenida y está bien explicada. Es juvenil romántica por lo que hay escenas de cariñitos y amores, decisiones dolorosas y muchas y variadas tensiones, pero consigue no comerse el resto de la historia. La novela no es una simple colección de suspiros, posturitas de chicos, besitos y "no se qué hacer", sino que es una novela futurista de intriga con puntos de acción que revelan las buenas artes de Mara Oliver como narradora.

Aprovecha bien el marco futurista/robótico que inventa, juega bien con la inevitabilidad de la matanza que se producirá, tiene gracia con el diálogo, un vocabulario rico y trabajado, buena mano en la resolución de la escenas y con los giros argumentales. La novela respira credibilidad y verdad. Y tiene una de las escenas más brillantes y emocionantes que he leído este año y que resume muy bien el fondo de la novela; una conversación entre Axel y Anám en una cabina de disckjockey donde se habla de la fragilidad del cuerpo y el alma, de la fortaleza para superar heridas, de la belleza, la muerte, los sentimientos y la redención.

Deus ex machina es una buena y entretenida novela que da la bienvenida a una más que prometedora escritora con una historia que partiendo de elementos clásicos se revela como nueva y original. Gran dominio del lenguaje y de los tempos emocionales y con un puñado de personajes muy bien construidos. Y, además, está llena de sentido del humor y es autoconclusiva; dos de los elementos que más se aprecia y se aplauden en este blog.



Otras opiniones del mismo libro
Ecos de la distancia
Historias que dejan huella

La novela se puede adquirir aquí. Y aquí la página oficial.

11 comentarios:

  1. Se ve bastante buena la verdad ;D
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es Nina. Si tienes la oportunidad, descárgalo y lee. Vale la pena. Y está a muy buen precio... y eso también hay que tenerlo en cuenta.

      Eliminar
  2. Siempre me convences :) he intentado comprarla y todo, pero no me parecía ético ;) jejeje.
    GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tuyas, Mara, como persona y como escritora.

      Eliminar
  3. Tiene muy buena pinta, así que espero tener la oportunidad de leerlo algún día. Por cierto, me acabas de dar una envidia enorme cuando he visto que tu último libro leído es 'La lección de August'. ¿Cómo has tenido la oportunidad de leerlo? Me muero por tener en mis manos algo nuevo de Nube de Tinta.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena novela, de verdad. Mucho mejor que muchas que publican grandes y conocidas editoriales. Mara tiene temple de escritora, exigencia, talento y riqueza de vocabulario. Ha creado muy buenos personajes y es una novela para dar a conocer.

      Y lo de "La lección de August"... bueno... privilegios de librero... me han pasado una edición en pruebas. La verdad es que no me ha gustado demasiado. Tópica, típica, moralista, sentimental, muy poco original y cumple uno a uno los preceptos y situaciones de las historias de superación personal (amigos nuevos, problemas con hermano, obra de teatro especial, día de graduación...). Me dejó bastante indiferente y por momentos algo cabreado. No me gusta la novela que abusa tanto del sentimiento. Y por lo que he visto de los próximos lanzamientos de Nube de tinta seguirá con historias sentimentales de niños especiales.

      Abrazos.

      Eliminar
    2. ¡No me digas eso! Vaya, yo esperaba que su catálogo siguiera tan bien como empezó, con esa novelaza de John Green. Se están empezando a desinflar mis expectativas sobre la editorial, que tan bien había comenzado su andadura. Lo único que sé de sus próximos lanzamientos es que serán 'August', y el nuevo de John Boyne. Espero que el de August me guste más que a ti.

      Eliminar
  4. Buneo, bueno, bueno.... Pero qué ganas me están entrando de dejar mi lectura actual y leerlo ya. Me he prometido a mí misma terminar cinco de los libros pendientes antes de lanzarme, así que tendré que ser fuerte jejeje.

    Muchas gracias por la reseña porque como siempre me sirven de mucho, porque así voy tanteando el terreno y por aprendizaje bicario, supongo.

    Un abrazo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando la leas te gustará, ya verás. Tiene momentos muy brillantes, unos buenos personajes y un vocabulario muy rico. Así que ponla en la posición seis de lecturas.

      Eliminar
  5. Se ve muy interesante y habrá que ponerse manos a la obra y leerlo ya que admiradores, no le faltan...jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una muy buena novela. En cuento puedas ponte con ella.

      Eliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.