miércoles, 29 de noviembre de 2017

Los 14 de Monument de Emmy Laybourne

Los 14 de Monument, Emmy Laybourne, Hidra Editorial

Esta será una reseña que abarcará la trilogía completa por lo que es posible que pueda destripar algo del argumento. Intentaré que sean detalles sin importancia. Espero conseguirlo y que me perdonéis si acabáis leyendo algo que no queríais saber.
Os lo compensaré.
No sé cómo, pero ya nos pondremos de acuerdo.
Podéis hacer vuestras peticiones.

Sinopsis tomada de la contraportada del libro.

En esta trepidante novela de Emmy Laybourne, seis chicos de instituto (algunos populares, otros no), dos de trece años (uno de ellos un genio de la tecnología) y seis niños pequeños han quedado atrapados en un gran hipermercado. Mientras, en el exterior, una serie de desastres consecutivos, que empiezan con una descomunal tormenta de granizo y terminan con un vertido de armas química, parecen estar a punto de acabar con el mundo tal y como lo conocemos.

Fantasía apocalíptica de supervivencia con homenaje a Romero.
En principio no suena nada mal.
¿Y el resultado?
Sinceramente, a medio gas.
Un buen ritmo, una buena historia y un puñado de buenos personajes lastrados por elementos:
1. Una equivocada historia de amor (triángulo incluido).
2. Un equivocado protagonista.
3. Que por mucho que aparente dinamitar conceptos como familia u orden, la trilogía acaba siendo una loa a los valores tradicionales, a la familia de siempre con la estructura de siempre siendo bastante más conservadora de lo que en principio parecía ser. Ya sé que este último punto va a personas y que puede haber lectores que les parezca precioso un final así, pero a un servidor le chirría por todos lados. El orden que por un momento ha desparecido, se restaura y todo vuelve a ser como era antes. Cuando, en mi opinión, si te encuentras una mañana con un apocalipsis lo mínimo que se puede hacer si eres un superviviente es fundar un orden nuevo. Y en esto, sí, se incluyen roles de género.

Por lo demás, bien.

La trilogía Los 14 de Monument tiene un buen ritmo, acción, descripciones ajustadas (por momentos más parece un guión de cine que una novela, por eso) y consigue eso tan difícil de manejar muchos personajes, pero sin resultar confusa y que cada uno de los actantes quede lo suficientemente caracterizados para que sean algo más que comparsas o títeres (y eso que se parte de los consabidos tipos de empollón, freak, populares, etc.). Tiene buenos momentos de tensión, sobre todo en su segunda parte la que en mi opinión está más conseguida. La primera peca de introductoria, pero mejora a cada página y volumen. De acuerdo, en su explicación de porqué ocurre lo que ocurre hay que suspender un punto la credibilidad, pero funciona.

La lástima es que la autora ceda en exceso el protagonismo a un forzado y poco creíble triángulo amoroso y que las diferentes historias de amor que hay en la trilogía no acaben de funcionar. Los elementos más de ciencia ficción (la explicación del por qué de todo) quedan en segundo plano lo que no me parece una decisión muy acertada ya que es lo que (y siempre hablo de mi experiencia lectora) me parecía más interesante. El por qué y las consecuencias. La historia por momentos se embarra en clichés amorosos y, sobre todo, en una voz protagonista que creo lastra parte de la novela.

Hacía tiempo que no me encontraba con un protagonista tan odioso. Un personaje que pese a todo lo que pueda parecer no evoluciona en toda la novela. Sus celos e inseguridades siguen siendo los mismos en la primera página y en los últimos capítulos de la tercera parte pese a todo lo vivido. Los demás personajes están más conseguidos y son más interesantes que este lastimoso narrador. Lo que, por otro lado, no deja de ser interesante. En ninguna parte está escrito que nos tengamos como lectores que identificar con el protagonista o caernos bien.


Una trilogía de acción entretenida, directa, rápida y muy evasiva. No es perfecta porque acaba incurriendo en algún cliché que suele lastrar parte de la novela juvenil, pero acaba proporcionando unas horas de lectura divertidas. Para mí, menos triángulo y más ciencia ficción le hubiera sentado de maravilla.

Gracias a Editoria Hidra por el ejemplar.

3 comentarios:

  1. Holaaa

    Yo encontré que tenía demasiados estereotipos y cosas problemáticas de género -y eso que en aquel tiempo no estaba tan enterada respecto a las problemáticas de género- como para disfrutarla. Sin eso habría estado mejor, creo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has leído el primer volumen o la trilogía entera?
      Lo peor de la historia completa es que se deja empantanar por lo peor del género juvenil (si es que podemos llamarlo género) y en especial por esa tendencia a no saber cómo tratar el romance en el libro (el triángulo principal es de denuncia). En otras partes funciona mucho mejor.
      Sin esos clichés hubiera sido mucho mejor, sí.

      Besos a ti.

      Eliminar
    2. Me hice el favor de sólo leer la primera parte y luego darle su let it go :))

      Eliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.