Primera lectura del año - Cuentos de Shirley Jackson (no soy digno). Y esto no es una reseña


Advertencia
Cambios en el blog. El esquema / motivo / recurso de reseña ya no me satisface. Siento que me constriñe y que me impide hablar lo que quiero y como quiero del libro. Se supone que una reseña tiene que ser ponderada, argumentada, con presunción de objetividad y, en mi caso, con el paso de la edad y las lecturas cada vez estoy menos por ello. Cada día me aburre escribir más reseñas. Creo que es uno de los motivos por los que el blog está abandonado y las hienas realizan un festín con su cadáver. Necesito encontrar otra forma de conectar y explicar lo que leo.

A veces no se puede objetivar la experiencia lectora. En ocasiones, la sensación que te deja un libro es la de salir aullando por las calles y obligar a todo el mundo a leerlo. La experiencia lectora deriva en un canto entusiasta que no se puede costreñir a "me gusta y bla bla bla y la estructura bla bla bla" si no en repetir una y otra vez leedlo, leedlo, leedlo, añadiendo después un montón de palabrotas.

Y para revitalizar el blog necesito cambiar.
Fuera reseñas.
Haremos otra cosa.

Eso no quiere decir que acabe escribiendo una reseña.
Veremos qué pasa con la nueva vida del blog.
Fin de la advertencia

Primera lectura / relectura del año.
Empiezo fuerte.
Quiero empezar fuerte.
Necesito empezar fuerte.
Literatura que golpee, inquiete, moleste, enturbie y eleve.
La niña duerme. Me siento a su lado con el libro en la mano y me pierdo en los cuentos. Por dentro tiemblo y me emociono y solo puedo pensar en ese momento en que ella crezca y pueda decirle, toma lee esto.


Cuentos escogidos, Shirley Jackson, Minúscula editorial
Traducción de Paula Kuffer

Lo que siento por la obra de Shirley Jackson es amor.
La maldición de Hill House es un puñetazo y el origen de casi todo lo que se puede decir sobre casas encantadas. Y la película que en 1963 hizo Robert Wise. Terror por la sombras, el sonido.


Siempre hemos vivido en el castillo es una obra maestra. Punto. No se puede añadir nada más. Una obra maestra sobre crueldad, paganismo, brujería y cuentos de hadas.

Sus cuentos son puras miniaturas donde la crueldad, la porosidad de la realidad y el encuentro con las fronteras que la desdibujan, la envidia, los celos y esa materia oscura que anida dentro de los seres humanos y que nos pudre que puede asomar por una simple pregunta, un gesto, una mirada. Ejercicios de poder arbitrario. Y el peso que deja al lector. Aquí no hemos venido a redimirnos ni a buscar destellos de esperanzas. Como mucho podemos permitirnos el lujo de perdernos por las calles.

Y da miedo.
Por lo que atisbas con el rabillo del ojo.
Por esa puerta abierta por donde puede entrar algo. O nada. Pero la posibilidad es lo que aterra.

Shirley Jackson es una de mis autores preferidos, más queridos y envidiados. Cuando la lectura de un autor motiva a escribir, a emborronar papel (sigo escribiendo a mano), a replantearte otra vez la estructura de ese cuento porque todavía no es. Tras leer algo suyo, deja un poso, un peso físico en el cuerpo, la certeza acompañada de nervios de que se ha leído algo bueno, algo grande, algo que va más allá.

Además, como Chéjov, Woolf, Pratchett, O'Connor, su obra es infinita. Por muchas relecturas que uno haga de La lotería o de Siempre hemos vivido en el castillo, el cuento o la novela siguen diciendo cosas, siguen hablando al lector. Es imposible agotarlas como no se puede agotar La Novena Sinfonía, Amanecer de Murnau o el disco The Supremes A'Go-Go. Hay obras que siempre son nuevas para el lector / espectador / auditor (¿se diría así?) porque dicen algo nuevo siempre. El tiempo nos cambia y en esas obras encontramos ecos de esos cambios.

Libro excepcional.
Escritora infinita.

Una reseña de verdad de este maravilloso libro lo encontraréis en el imprescindible blog Devoradora de libros.

Comentarios

  1. A ver como te sale el invento Jorge, pero se que debo leer a esta autora pronto.

    ResponderEliminar
  2. Holaaaa,

    ¡Feliz año!!!!! Y te deseo muchos éxitos con esta nueva etapa que deseas emprender con el blog, promete bastante.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Ay, ¡muchas gracias por la mención! Comparto plenamente tus sensaciones, y para mí también fue una lectura que me animó a escribir (junto con Lucia Berlín; las leí con pocos meses de diferencia). Me alegro de volver a ver el blog en marcha. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Coña, creí que había comentado, pues eso que es una GRANDE y que nunca te agradeceré bastante que me la presentases. vi hace mucho el telefilm de "La lotería" y la idea me enamoró, claro, obvio el porqué jejeje y del mismo modo la antigua de la casa de la colina pura maravilla (si es la que recuerdo, la del punto frío bajo las escaleras y no digo más por no hacer spoiler y porque puede que sea la de Matheson, en cualquier caso moooolan).
    Ahora tengo la historia de Merrycat en papel, tanto en inglés como en castellano, y eso solo lo hago con los libros que me gustan muuucho
    GRACIAS MIL
    Un abrazo muuuy fuerte!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.