De como dar la vuelta a la novela clásica de enigmas, Las siete muertes de Evelyn Hardcastle

Me enamoré de su argumento desde el primer momento.
Amor a primera leída.
Aún recuerdo cómo fue. Iba a hacer un nuevo servicio de novedad. Sin ilusión, sin ganas. Más libros que vendrán que al tiempo se irán. ¿Qué pedir? ¿Qué comprar? ¿Otra novela de alguien en crisis que se va al campo a encontrarse a sí misma y aburrir al lector a base de los cuatro tópicos de elogio de campo, desprecio de ciudad? ¿Un ensayo sobre lo mal que está todo? ¿Un libro de realización personal que dice eso de que tú eres maravilloso, el problema son los demás que son malos así que solo preocúpate por ti?
Hacer novedades suele ser muy deprimente.
Entonces la vi.


¿Personas encerradas en una casa con un asesino?
¿Viajes en el tiempo?
¿Bucle de un mismo día?
¿Una novela de enigmas que es una novela fantástica que es una novela de ciencia ficción que es un juego de muñecas rusas que es, como bien me dijo alguien en twitter, un gato jugando de forma sádica con un ratón?
Oh, sí, hemos nacido para conocernos.

Ha sido una experiencia lectora maravillosa. Un puro entretenimiento hecho desde el cerebro del autor al cerebro del lector. Una relectura estupenda de la clásica novela de enigmas (¿Quién ha sido?) que, respetando todas las convenciones de las historias de Agatha Christie o Dorothy L. Sayers, las subvierte y pervierte. Porque si en las novelas de enigmas el lector no podía fiarse de los testigos o sus declaraciones, en ésta el narrador está inmerso en la misma duda continua. Stuart Turton lleva muy lejos la figura del narrador poco fiable. Como lector no podemos fiarnos de los testigos, pero tampoco del detective ya que ni él mismo se fía de lo que ve, oye o se dice a sí mismo.

La fórmula de narrar la novela en primera persona del presente es un acierto; uno de los escasos ejemplos que he encontrado que este tiempo verbal está plenamente justificado. La misma sensación de perdida del autor en los primeros capítulos de la novela es la del lector al igual que la confusión de la investigación o esos momentos de destellos en los que el misterio empieza a esclarecerse.

Novela de enigmas, sí, pero también novela fantástica. Un bucle temporal que atrapa al protagonista y le impele a investigar un día tras otro la misma muerte. Y cuya explicación funciona muy bien (y, además, es preciosa).


Una novela muy entretenida, divertida y angustiosa. Una novela de enigmas diferente. Un juego cruel con el protagonista y el lector donde las pistas están y uno lucha por capturarla todas y decidir qué es real o de quién fiarse. No quiero decir mucho más porque caería en destripes y lo mejor es entrar en esta estupenda historia sin saber mucho de ella y dejarse sorprender.

Así que para estas fiestas ya tenéis una idea de novela para regalar.
Pero antes de dársela al destinatario, leedla vosotros.
Pasaréis un par de días estupendos.

Comentarios

  1. Apuntado el libro para leerlo. gracias por la recomendación querido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario