lunes, 29 de abril de 2013

"Susurros" de A.G. Howard

Susurros, A. G. Howard, Oz editorial, 2013

Una descenciente de aquella Alice Liddell que inspiró a Carroll Alicia en el país de las maravillas. Una maldición que afecta a las mujeres de la familia. La amenaza de la locura. El descubrimiento de lo fantástico y volver a descender la madriguera del conejo para enmendar errores. Dos chicos, claro, y muy poco más de cuatrocientas páginas.

Susurros empieza bien. Muy bien. Pese a algún balbuceo amoroso propio del género, las primeras cien páginas están muy bien. Oscuras, terribles y enfermizas. La amenaza de la locura representada en las voces de las flores y los insectos, la desestructurada familia de Alyssa Gardner (por cierto, las mismas iniciales que la autora) y ella misma como una protagonista que en apariencia se sale de los cánones más establecidos (aunque los suspiros por el chico sean los mismos). Son cien páginas que apuntaban hacia una buena novela y que hacían desear el momento en que la protagonista descendiera por la madriguera del conejo y empezara la tournée por un País de las Maravillas revisitado. Se consigue un buen tono de angustia que por momentos la acerca a la narrativa de terror y se consiguen buenos momentos (la visita a la madre en el sanatorio, por ejemplo). Todo parecía emitir buenas señales, pero...

... descendemos por la madriguera del conejo y, sin avisar, nos cambian la novela. De cien páginas oscuras y terribles en el buen sentido de la palabra, llegamos a una novela de aventuras amorosas en un mundo fantástico con la que no he conseguido empatizar y que llegado a ciertas páginas me ha aburrido. ¿Y este cambio por qué? Vayamos por partes.

Aunque el mundillo literario donde nos vamos a mover parece más inspirado en el absurdo exceso de la espantosa película de Tim Burton (que me perdonen los fans) que en el mundo de lógica invertida que creo Carroll, es un escenario que tiene su gracia y contiene alguna idea conseguida (sobre todo el "conejo" y las Hermanas). Es un marco más que correcto para el desarrollo de una intriga resultona repleta de secretos familiares y pruebas que tiene que superar nuestra protagonista. Mucha oscuridad, bastantes pizcas de crueldad, personajes estrafalarios y mucho aire goticista. Entonces, ¿cuál es el problema?

En mi opinión, el problema de Susurros es que acaba dejando en un segundo plano la aventura y la intriga, olvida la oscuridad y crueldad que apuntaban sus primeras páginas para acabar explicando una historia de amor convencional con el consabido y cansino triángulo amoroso. Al final, por muchas pruebas y secretos, la novela se convierte en la simple elección de qué chico es más guay y los grandes dramas de la novela se simplifican a temas tan apasionantes como "mi primer beso", "si antes he besado a X, ¿por qué quiero besar a Y", "dijo que me quería". Y si al menos el triángulo funcionara, el lector tendría donde agarrarse, pero no. La historia entre Alyssa, Jeb y Morfeo no acaba nunca de despegar. ¿Por qué? Creo que por una errónea configuración de personajes.

Alyssa es un personaje que aspiraba a más y el papel de heroina dubitativa entre dos machos no le cae bien. Resulta incómodo ver a la misma chica que supera pruebas y se enfrenta a las Hermanas (sin duda el mejor momento del País de las maravillas y una muestra de lo que tendría que haber sido toda la novela), convertida en la misma que suspira por los besos, duda cada vez que toca pecho masculino o en momento de gran tensión y peligro se pregunta sobre si los sentimientos del chico serán verdad en vez de sobrevivir. Jeb es un personaje plano y bastante estereotipado. Es el chico bueno, el majo, el sanote y al que le puedes pedir que te riegue las plantas de casa si te vas de vacaciones. Eso sí, al menos tiene cierta gracia en el diálogo.

Al menos, no es Morfeo, un personaje que es un ejemplo perfecto de "quiero y no puedo". Se supone que es el malo, el viciosín, la tentanción. Y al final resulta decepcionante ya que acaba resultando indigesto, pesado y, no, lo siento, Morfi, no eres gracioso y se te ve venir a la legua. Gran parte del peso de la novela descansa sobre un personaje que en mi opinión camina cojo, promete mucho más de lo que en verdad es y resulta decepcionante. Y el triángulo entre estos tres personajes acaba siendo el aburrido centro de gravedad de la novela obviando temas muchos más interesantes como la locura que amenaza a la familia de Alyssa, la intriga fantástica en el País de las Maravillas o algunos de los secretos que verán la luz en la novela y donde no me extiendo para no fastidiarle la novela a nadie. Un romance que me parece forzado y postizo. Y cuando este tipo de historias, no puedo dejar de preguntarme, ¿era necesario este triángulo? ¿Es necesario el conflicto amoroso en toda novela? Y de rebote, dar tanta importancia al asunto amoroso provoca que el resto de una historia que prometía interés, no acabe de despegar y por momentos se caiga en páginas aburridas y, en un momento, en el absurdo (el momento monopatín en las dunas).

Resumiendo, Susurros me ha parecido una novela con un principio muy prometedor y una historia que tenía todos los visos de ser interesante que acaba desperdiciando sus mejores bazas a favor de un postizo y fallido argumento amoroso. Lástima, porque tanto historia como autora tenían lo suficiente a favor para conseguir una gran novela.

Otras opiniones
Reading Until Dawn
Perdidas entre páginas

29 comentarios:

  1. Aaay, esa costumbre de hacer triángulos sí o sí... Este es uno de los motivos por los que me cansé del género.

    Lo bueno de tu reseña es que me han entrado ganas de leer "Alicia en el País de las Maravillas", un año de estos :).

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que además da la sensación de que el triángulo está montado pensando en las posibles lectora y no en las necesidades de la novela. Para crear equipos y que empiecen a proliferar reseñas con frases como "es tan uffff... me muero por Morfeo". En el caso de este último es demasiado malo y oscuro, pero encantador y lleva chistera y, no sé...

      Me quedo con el principio y una escena hacia el final de la novela. En ellas está todo el buen potencial. Si hubieran hecho una novela de terror fantástico de otra forma hablaríamos...

      "Alicia..." es una delicia. Léelo en cuento puedas. Seguro que te sorprende.

      Besos.

      Eliminar
  2. Tsk, tsk... por lo que veo, se queda en una preciosa portada. Una lástima, porque con la IDEACA de la que parte, bien podría haber hecho una pasada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El material base es muy bueno y la novela tiene un potencial enorme, pero en mi opinión paga un peaje muy alto por centrarse más en el romance que en la propia historia. Pero esto es solo mi opinión, que conste. Por estos mundos hay reseñas realmente entusiastas de la historia y del romance.

      Eliminar
  3. Quería recabar opiniones sobre este libro, porque la editorial es nueva, la contraportada prometía y, más importante, porque no quería comprarlo arriesgándome a que no me gustara nada, así que como siempre me esperaré a que lo pidan en alguna biblioteca.

    Me ha gustado la reseña. En parte porque, tras haberme leído otras, me has despejado las dudas sobre los dos personajes masculinos y me estaba temiendo cosas que, por desgracia, se han cumplido. De todas maneras me lo leeré para disfrutar de esas 100 páginas que dices y de las escenas que has señalado después.

    Gracias por el blog. Aunque no comente casi nada. Me leo todas las reseñas porque das buenas opiniones de los libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y el apunte.

      Si has visitado otras páginas, habrás visto que en blogs hay verdadero entusiasmo por la novela. Para mí es fallida al darle tanta importancia al triángulo y, además, de una forma tan convencional. El principio, por ejemplo, que es lo que creo más interesante de la propuesta de Howard también se ve invadido por una protagonista fuerte, pero que de repente se convierte en una insegura Mary Sue cuando se acerca al chico. Creo que con otro camino la novela habría ganado. Pero, oye, esto es mi opinión.

      Eliminar
  4. Todavía sigue pesando la tendencia crepusculiana. Cuándo nos iremos a librar de ese lastre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Costará... por suerte tenemos autoras como Black, Mead, Taylor y otras que saben ver los motivos de siempre desde otra óptica y buscar nuevos caminos.

      Eliminar
  5. Estaba deseando leer tu reseña porque vi tu valoración de goodreads, ahora tengo menos ganas de leerla, pero por otra parte tengo curiosidad por saber si en esta discrepamos :)
    mil besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la lees y discrepamos, dímelo y comparamos opiniones y nos echamos unas risas.

      Besos enormes.

      Eliminar
  6. Lo cierto es que no me llama/llamaba mucho la atención de nunca (y soy la rara de la blogosfera porque la portada -que me perdonen-) me parece horrible xDDD.
    Qué pena que historias que parten con tan buenas premisas se queden en un suspiro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre el tema de la portada no he dicho nada porque me es indiferente. Reconozco que puesta en una estantería llama la atención y destaca mucho.

      La idea base es prometedora, pero la forma de llevarla a cabo me ha dejado frío (y por momentos algo aburrido).

      Eliminar
  7. Porque porque porque porque xq tanto triangulo... en serio es necesario? XDDDDD

    lastima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no siempre, pero siguen insistiendo.

      Eliminar
  8. Pues qué pena, un libro que prometía tanto, que tenía a la bloggosfera enamorada con la portada, al final resulta que no es tan bueno. En fin, gracias por la reseña porque ya sé qué libro no me voy a comprar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya sabes que como siempre esto es solo una opinión. Por estos mundos hay gente muy entusiasmada con la novela (y otra que arruga la nariz, cierto). Si tienes la oportunidad de ojearlo antes de comprarlo, mejor.

      Eliminar
  9. Bueeeno.... Menos mal ajajajajajaj Porque has destacado lo mismo que (si no recuerdo mal) destaqué yo en su momento: que el principio pinta oscuro, guerrero, con fuerza... pero en cuanto caemos por la madriguera, adéu Andreu xD Y Morfeo, que me va de interesante y malote y.. que no, que no me llega ajajajaja Jeb pues es lo que tiene que ser, pero mira.. a mí que cayó bien el chico (y no porque fuera "el que tiene que caer bien"). En fin... que a mí me decepcionó... me alegra saber que alguien le ha visto las mismas pegas que yo, porque pensaba que me estaba pasando un poco con la novela cuando todo Cristo le está dando 5's xD
    Yo quería más de la madre ¬¬'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La madre, la historia de la familia, una intriga en el sanatorio, la familia de Inglaterra, el papel pintado de la paredes, etc., Cualquiera de estos temas era más interesante y prometedor que el triángulo de marras.

      Morfeo me parece un personaje muy planificado para enamorar a las lectoras y no lo encuentro construido por las necesidades de la historia sino por motivos más allá de lo literario.

      Lástima porque prometía mucho la novela.

      Y vamos por libre, Nia. Además, en tu reseña no te pasas nada.

      Eliminar
  10. De esta editorial me había llamado la atención este y el de "Los indeseables" ( pero me da pereza comenzar otra serie...).
    Se agradece la crítica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Los indeseables" lo tengo en la pila de los próximamente. Por lo poco que he podido leer volvemos a tener a una prota que suspira demasiado en un mundo interesante y duro.

      Se agradece mucho más la visita.

      Eliminar
  11. Perdón que me meta, pero Los Indeseables no te va a gustar (estoy intentando terminarlo y me cuesta un poco): demasiado poco desarrollado, un tanto infantil, una prota sin carácter, un amorío metido con calzador, una distopía con los típicos mensajes de lucha y sublevación... Ese es el resumen de mis notas tomadas hasta el momento, hmmm... Susurros le da mil vueltas (así que...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo poco que he leído es lo que me temía. Habré leído una treintena de páginas, pero me encontré con precipitación y una prota que suspira demasiado y que vuelve a anteponer que un chico la mire a todo lo demás. La dejo en reposo y me pongo en unos días, pero mal me lo pones.

      Eliminar
  12. Alguien me tiene que explicar por que las novelas juvenil tienen en el 90% de los casos un triángulo amoroso. A mí en este caso (como en la mayoría) me ha sobrado, creo que se le ha dado demasiado protagonismo y gracias a ello la historia pierde fuelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso casi es el centro de la historia y sobra tanta importancia. No sé si es moda o repetición de esquemas, falta de originalidad o lo que el público lector pide, pero resulta cansado y frustrante. Y más cuando la historia no lo pide.

      "Susurros" necesitaba más oscuridad, más sangres y mucha más mala leche.

      Eliminar
  13. Mira que le tenía ganas a este libro (y se las sigo teniendo), pero vamos, no sabes cómo odio los triángulos amorosos metidos porque sí. Lo acabaré leyendo, pero con pies de plomo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leela con calma, sin prisas y sin expectativas. Hay reseñas entusiastas y otras algo menos, pero en general positivas. Creo que mi reseña es la más dura de las que he ido encontrando. Estaré muy al caso de tu opinión.

      Eliminar
  14. ¡¿Por qué triángulos amorosos!? ¿POR QUÉ? ¿POR QUÉ? D:

    ResponderEliminar
  15. Acabo de ver la reseña y no he podido evitar acercarme a comentar y decir... que me ha pasado lo mismo. La novela entera es un "quiero y no puedo", no solo Morfeo. La empecé con escepticismo, y la acabé casi molesta. En primer lugar, porque se podía haber terminado en un solo libro, no necesitamos otra trilogía más en nuestras vidas, gracias.
    Alissa... La eterna luchadora. Creí que era un personaje fuerte, pero se queda a mitades, entre el triángulo y sus dudas de adolescente (hay momentos para pensar en chicos y momentos en los que no, chiquilla). Morfeo prometía mucho, pero el final descafeinado con él te deja un sabor insípido. En cuanto a Jeff... mejor ni lo mentamos.
    La estética es definitivamente timburtiana (me encanta él, pero no le hizo ningún favor trabajar con Disney en esa peli) y tiene puntos que reconozco que estaban muy bien. Pero... que no. Que le falta algo. Algo de Carroll, ya que lo nombra bastante. Algo más inteligente.
    Y, definitivamente, más fuerza en sus personajes.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.