martes, 26 de noviembre de 2013

"Lo que el viento se llevó" de Margaret Mitchell

Lo que el viento se llevó, Margaret Mitchell, Ediciones B

Antepenúltima reseña de las quince.

¿De verdad hay que presentar la historia de Escarlata O'Hara?

Resulta complicado hacer esta reseña; una novela mítica que dio vida a una película más mítica todavía. Millones de ventas, homenajes, parodías. Una novela polémica por su tratamiento del tema racial y su idealización de un sistema de vida cncret. Un ejemplo de buena literatura decimonónica en pleno siglo XX cuando el Ulises de James Joyce llevaba más de una década publicado como la obra maestra de Virginia Woolf, Mrs Dalloway, el primer volumen de la obra magna de Proust llevaba treinta años en circulación y Faulkner ya había publicado parte de ese grueso de novelas que revolucionó la literatura y la técnica del siglo XX. Y la única novela que leyó en toda su vida la maravillosa Ava Gardner.


Con esto quiero decir que, al igual que los caballeros del sur, la novela me dio la sensación de estar fuera del tiempo y añorar un pasado. Lo que el viento se llevó es una novela que hunde sus raíces en la literatura decimonónica y en el folletín, en el melodrama y la novela por entregas, en novelas con argumento, donde pasan cosas, estructura lineal y repleta de sorpresas, giros y emoción para atrapar al lector. Una novela de factura clásica que me dio la sensación de saltarse el siglo XX y crear su propio mundo. Un excelente bestseller con vocación de literatura popular.

Y esta jugada a Margaret Mitchell le sale bien ya que Lo que el viento se llevó sigue siendo una historia terriblemente popular (aunque no sé hasta que punto influye la existencia de la película y sin ésta, la presencia de la novela de Mitchell sería la misma). Y, además, es una buena y entretenida novela, un desatado drama histórico romántico que bordea el melodrama que cumple a la perfección su cometido, entretener al lector y mantenerlo en vilo durante toda su lectura. Y si consigue esto es gracias, más que a una historia poderosa o a un gran estilo, a sus dos personajes protagonistas, Scarlett O'Hara y Rhet Burlett arropados por una gran cantidad de personajes secundarios bien escritos y perfilados que sustentan trama y protagonistas. No es que estos personajes sean prodigios de creación, pero su papel está tan bien definido y tan bien explicados, que se hacen reales al lector. Desde las hermanas de Scarlett, hasta el último reo de la serrería.

Todos enmarcados en una visión histórica del Sur de los Estados Unidos bien documentada y explicada, pero que peca de excesivamente idealizada lo que en mi opinión rompe la verosimilitud histórica. El Sur presentado como un paraíso perdido, donde todos los caballeros eran guapos, arrogantes y gentiles, donde las damas eran hermosas, la gente pacífica y los esclavos estaban contentos y agradecidos con su situación. Una Arcadia que se truncó por la irrupción de las malvadas personas del Norte, gente vil y canalla que vinieron a destruir un lugar maravilloso y arrancar de raíz las buenas costumbres. Suerte que los valientes caballeros del sur por medio del Ku-Kux-Klan aboga por mentener las cosas en su sitio.
En esta dicotomía nos movemos.
Y, la verdad, chirría. Tanto la visión idealizada del Sur, como la relación paternalista con los esclavos, como la absoluta villanía de los personajes norteños casi sin termino medio, hace en mi opinión un flaco favor a la novela ya que no puede reclamar su papel de retrato histórico de una época quedándose en idealización y folletín. Eso sí, terriblemente entretenido.

La novela es larga. Muy larga. Para mí, demasiado larga. En su parte final cae en repeticiones y la historia se me antoja estirada, pero esto lo compensa con creces partes realmente muy buenas. Por ejemplo, toda la segunda parte de la novela, desde la llegada de Scarlett a Atlanta hasta su huida con Melita y el agónico viaje hasta Tara. Esa larga parte es en mi opinión, casi lo mejor de la novela (a lo mejor llegaré pronto); una narración vibrante, unas descripciones acertadas, un retrato sucio, cercano y duro de los horrores de la guerra y de su estupidez, la supervivencia de dos mujeres, cada una con sus fortalezas y flaquezas, el hambre, el ruido, el calor y el miedo presente en cualquier ciudad sitiada. A partir de esa parte, la historia se convierte en el retrato del progresivo encumbramiento económico de Scarlett que conlleva un mayor ostracismo social al pactar con los sucios yankis y dejar de lado las tradiciones sureñas. Una parte que tiene un gran interés en el retrato del clima social y político (siempre teniendo en cuenta la dicotomía antes presentada), pero que a la larga se antoja algo repetitiva.

Pero si en algo sobresale Lo que el viento se llevó por encima de otras novelas con idénticos elementos históricos,folletinescos y tremendamente entretenidas, es en el gran acierto que tuvo Margaret Mitchell en dar el protagonismo a dos figuras que se alejan por completo de la figura de héroes románticos. Y que, precisamente por ese alejamiento, se erigen como tales. Reth Butler y Scarlett O'Hara no son héroes. En cualquier otra novela serían los villanos. Son cínicos, egoístas, aprovechados, mentirosos y manipuladores. Rehtt Butler eleva la categoría de simpático canalla a arte convirtiéndose en modelo de miles de protagonistas de novelas románticas posteriores.

Pero quien se lleva la palma como personaje es Scartlett O'Hara, heroína, superviviente, niñata mimada y caprichosa, manipuladora, egoísta, fuerte, hipócrita, cínica y pragmática, verdadera fuerza de la naturaleza, una auténtica hija de puta y un personaje que acaba resultando fascinante. Sobre todo cuando se contrasta con Melita y la sociedad de Atlanta, una sociedad correcta que recuerda tiempos mejores y parece atrapada en viajes costumbre e indolencia. En cambio, Scarlett se amolda a los nuevos tiempos y hará lo que sea necesario para no volver a pasar hambre ni ella, ni los suyos. A nada. Aunque eso signifique pactar con el enemigo, robar, asesinar o explotar a otros seres humanos. Y eso la convierte en villana. Tanto a ojos de los personajes, como de la sociedad, como de la autora ya que al final toda la novela concluye en un mayúsculo castigo a la protagonista. Un castigo por convertirse en todo aquello que una dama del sur no debía convertirse. Castigada, vilipendiada ante todos, menos a los ojos del lector. Por lo menos a mis ojos. Y es que siempre he sentido debilidad por las malas y una mala tan fuerte, compleja, dura, divertida y cínica como Scarlett es de las mejores.

Lo que el viento se llevó es una buena y muy entretenida novela. Un estupendo melodrama histórico. Buenos personajes, buena trama y exceso de páginas. Ingredientes adecuados para un excelente best seller.

Otras opiniones
Asgard
Book Eater

20 comentarios:

  1. Yo no he leído el libro, pero he visto mil veces la película (en mi familia es una película con un gran valor sentimental por algunos motivos personales). Lo cierto es que me gustaría mucho leerlo, pero como he visto tanto la película, como que nunca me acabo de animar a leerla.
    Suerte que hubo gente benévola y te recomendó buenas novelas, porque ha desfilado cada una por aquí que TELA...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película es muy fiel al libro. Se cargan a algún hijo y algún personaje, pero es una adaptación modélica. La película también la he visto un montón de veces y no es obstáculo para disfrutar la novela. Como buen folletín, se lee con mucho interés. El personaje de Scarlett es muy poderoso.

      Y sí, hay gente buena...

      Eliminar
  2. Tengo el libro pendiente después de haberme tragado tantas veces la película con mis tías durante toda mi infancia/adolescencia/vida XD Pero es que es en plan: "puf, un libro tan gordo... en el Kindle...", casi que prefiero comprármelo en papel. A ver si encuentro una edición de bolsillo por menos de 6 leuros XD

    La señorita Escarlata de la película me encanta. En este artículo se explican mejor que yo de porqué me encanta XD http://www.pikaramagazine.com/2013/09/escarlata-ohara-la-primera-heroina/

    Por cierto, felicidades por leerte un libro que te gusta, que últimamente sólo te mandaban mierdas XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedo mirar en mi garaje de libros de segunda mano... creo que hay una edición en papel en muy buen estado y tirada de precio.

      Puestos a elegir, me quedo con la Scarlett de la película. Sin duda y con los ojos cerrados. Vivien Leigh es mucha Vivien Leigh y nadie entra en una fiesta como ella. Hace suyo un personaje y lo eleva.

      Gracias. Unas pocas entre tantas se agradecen...

      Eliminar
  3. Solo puedo decir amen a todo lo que dices. Es un libro que leí muy jovencita, no sé qué opinión me habría hecho si lo hubiese leído ahora, entonces no me importó ni la idealización del sur, ni que fuese un libro ya anticuado para su tiempo. De hecho me siguen gustando esos libros anticuados y si tuviese que quedarme solo con un tipo de literatura creo que lo haría con la decimonónica, o con la que parece decimonónica aunque no lo sea...

    Igual me pasa con las escenas favoritas, esa huida campo a través... esa Escarlata mala y egoista, ambos malos y egoistas... los dos son mis héroes favoritos. Y no es que normalmente me guste la gente así, pero ellos son unos personajes tan magníficos... Ainss, que me alegro mucho de que te haya gustado ;)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como Marisa, la leí muy pronto, con 13 añitos y me tragué el fanfiction de Scarlett con las mismas ganas y hasta llamaba a A3 para votar cuando hicieron el concurso ese de buscar una Escarlata para la serie (sí, ya sé que os estaréis descojonando de mí ahora mismo). Es una de mis historias favoritas y quizá la relea y descubra otro mundo, porque después de ver como retrata Tenesse Williams ese sur de la arcadia maldita ;) no podría verlo igual. No creo que sea casualidad que Vivien Leigh le diese vida a esas dos grandes mentirosas, manipuladoras, egoístas y tremendamente humanas: Escarlata y Blanche du Bois :) ...me voy con mi pedantería ajada ;) a bañar al bajito y hacer cosas de mamás, que conste que me apasiona el tema y la reseña me ha traído nostalgia y ganas de releer a tope, ojalá tuviese tiempo. GRACIAS :)
      besotes!!!!
      <3 <3 <3

      Eliminar
    2. Blanche Du Bois es otra de mis heroínas!!! Ay cuánto tenemos en común, Tú también confías en la bondad de los desconocidos??? Ya me voy, ya, antes de que lleguen los hombres de las batas blancas... XD

      Eliminar
    3. @María, yo en literatura soy muy decimonónico y dieciochesco. Sobre todo de la literatura inglesa. Si hasta he leído "Pamela"... Y por eso me hace gracia una novela escrita bien entrada el siglo veinte que lo obvía de una forma tan clamorosa y se ampara en unas técnicas que ya están pasadas. Pero que siguen funcionando. Margaret Mitchell tuvo el gran acierto de crear dos enormes personajes y, sobre todo, Scarlett con toda su perrería y amoralidad. Creo que es el gran acierto de la novela; dar el protagonismo a la mala y dejar a un lado a las virtuosas damas. ¡Cuan diferente hubiera sido esta novela si Scarlett hubiera sido como quería su madre! Seguramente nos aburriría a todos...

      @Mara, hostias, la serie. Con la chica que salía en "Willow" y un fugaz James Bond. Tela, tela. Pero bueno, a los trece se perdona casi todo. La visión del sur es que no se aguanta. Claro, en mi caso, después de leer a Faulker y Flannery O'Connor que no puede ser lo mismo.

      Vivien Leigh se llevó con ella dos personajes que después de ella nadie puede hacer. Es una presencia demasiado poderosa. Scarlett y Blanche... ufff... y acompañada de dos machos que cada uno en su estilo causaron sus estragos. Con camisa sucia y sin camiseta. Me encanta "El tranvía..." y Tenesse Williams, pero lo dosificó. Tanto calor y tensión sexual y problemas mentales... y la imagen de Elisabeth Taylor apoyada en el marco de la puerta en combinación... ains....

      Eliminar
  4. Yo quiero leerla. Mi tía ha visto tantas veces la pelí, pero yo, cuando empieza me voy, que quiero leerla primero. Me alegro que haya habido algo bueno entre tanta bazofia :D
    Saludos Jorge :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo bueno y muy entretenido. Si puedes leela, pero no pierdas la oportunidad de ver la película. Es un tipo de cine y de espectáculo que nació y murió en él.

      Eliminar
  5. No he leido este libro pero supongo que es un must-read a toda regla. Y tampoco he visto la peli pero sé que es laaaaaaaaaaarga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho, muy larga.
      Igual que la novela, que también es larga. Quizá demasiad.
      Eso sí, muy entretenida.

      Eliminar
  6. Estaba deseosa de leer esta reseña. Ahora se que tengo que coger esta novela cuando pueda. Por lo que cuentas, parece la demostración de que las novelas en las que imperan los sentimientos no tienen porqué ser una telenovela en la que lo único que importa es si se quedan o no juntos los protagonistas y el entorno histórico es solo una excusa para poner trabas a su relación.

    Aunque también me disgustará esa forma de tratar la esclavitud, me encantan los personajes "moralmente reprobables", porque así es como somos los humanos; y, aunque nos neguemos a admitirlo, la gran mayoría de las personas (y me incluyo) en realidad actuamos buscando nuestro propio beneficio. Hacen falta más personajes con matices y menos políticamente correctos a los que las cosas les van bien por el simple hecho de ser buenos. Parecería que bastantes escritores tienen miedo de describir a gente que no pueda considerarse buena o no tenga justificación para lo malo que hace.

    Si, soy de las que acaban pensando en muchas ocasiones que los villanos (que no simplemente malos) son mucho más interesantes y carismáticos que los protagonistas.

    Me despido como siempre, con un abrazo y una flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de la esclavitud es lo más delicado de la novela. Se suele justificar diciendo que era la época, la educación de la escritora, lo que le contaron, etc., pero todo esto no quita lo paternalista y condescenciente que es con los negros. El buen negro es el negro que está contento como esclavo. Son como niños que sin un amo están perdidos. Vagos, mentalmente débiles y sí, nobles, pero mientras mantengan la sumisión. Un gran número de personajes se quejan de haber recibido la libertad con lo bien que estaban siendo esclavos. Incluso hay un momento en que hablan de esas mentiras que propagan obras como "La cabaña del tío Tom", por ejemplo. De igual modo ese retrato del sur como algo cercano al paraíso... excesivamente idealizado.

      Pero tenemos a Scarlett como personaje que mantiene y eleva la novela. Convierte a la villana (creo que sin pretenderlo) en la heroína y su cinismo, egoismo, mala leche y otros etcéteras son los estupendo para el lector. No conozco en la actualidad una protagonista de novela romántica que sea tan mala como ella y tan capaz de manipular, mentir y extorsionar.

      "Lo que el viento se llevó" es todo lo que tiene que ser un buen bestseller. No es una gran obra literaria, su forma y técnica están anticuadas y es demasiado larga, pero es terriblemente entretenida y, repito, tiene dos personajes estupendo y una buena galería de secundarios. Entretiene horrores. Sobre todo si el lector se la toma con el espíritu lúdico adecuado.

      Eliminar
  7. Cuánto me alegro de que hayas disfrutado de la lectura que propuse (así compenso los votos que di a más de un bodrio XD), y si alguien se anima a darle una oportunidad a raíz de tu reseña, mejor que mejor =D

    Es cierto lo que comentas del tema de la esclavitud y el planteamiento que hace la autora. Sobre todo esa forma de presentar al Ku Klux Klan como héroes. Es un tema espinoso y totalmente reprobable, pero al menos, a cambio, presenta a una protagonista tan independiente y fuerte por más odiosa que sea.

    Aiss, enamorada estoy de la novela, la película, los personajes... La volvería a leer otra vez, y otra, y otra... <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Scarlett es de las mejores protagonistas que hay. Es genial tener a un personaje tan cargado de características que la harían odiosa, pero que acaba resultando fascinante al lector. Sobre todo en la primera mitad de la novela. Esa niñana caprichosa y malcriada que aguanta a base de genio, mala hostia y manipulación.

      La película hace mucho que no la veo. A ver si estas fiestas lo soluciono. Además, creo que A. no la ha visto y eso no puede ser.

      Eliminar
  8. Voy a ser la rara: no he visto la película, aunque alguna cosa de la trama sé por lo que siempre se cuenta de la obra. En fin, ya te comenté que tengo el libro por aquí desde hace tiempo, así que en algún momento lo leeré. Me ha sorprendido que lo describas como entretenido, porque la idea preconcebida que me había hecho era más bien todo lo contrario, de libro muy descriptivo y pesado (ahora me dará menos apuro empezarlo).

    Lo que más me atrae es la personalidad de los protagonistas, porque en la literatura me suelen gustar más los malos que los buenos. Con respecto al tema racial, debió de ser un asunto espinoso en la época, porque hace poco estuve estudiando el cine clásico de Estados Unidos y en más de una película, también de tipo histórico, sucede lo mismo. En cualquier caso, supongo que esto no resta fuerza a los personajes y la obra sigue mereciendo la pena.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es muy entretenido, Rusta. Es un bestseller. Pura literatura comercial de calidad y con el punto de vista puesto en el público. Sí que es descriptivo, pero con un estilo vivo y rápido. Pasan muchísimas cosas y es madre de todo lo romántico histórico que vino después. Amén de crear para la posteridad el prototipo de canalla. Crearlo y creo que nadie lo ha superado.

      Lo mejor es el retrato de personajes, ya sea la pareja protagonista como los secundarios. Todos están bien trabajados y mimados. Sobre el tema racial, sí, claro, es producto de la época y del lugar. Y es un problema que el cine americano arrastra desde sus inicios, pero una cosa no quita validez estética a la otra. "Lo que el viento...", por no salirnos del tema, es una película muy racista, pero sigue siendo una gran película. Es un tema muy complejo para tratarlo en un comentario... siempre quedará superficial.

      Besos.

      Eliminar
  9. La película me gusta. No es que sea de mis favoritas pero me gusta. El libro nunca me he planteado leerlo. Recuerdo que en la universidad el profe de "Literatura y Cine" echó pestes de él, pero tenía un gusto horrible y nunca le he hecho caso, así que ahora que he leído tu reseña igual le doy una oportunidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película tampoco es de mis favoritas, pero me encanta verla. Es un espectáculo cinematográfico como pocos y Vivien Leigh es adorable y no soy digno de observarla, no soy digno.

      A ver, la novela no es una maravilla literaria y como obra de ficción es anticuada, pero es terriblemente entretenida y tiene unos personajes estupendos. La novela es un excelente bestseller en el mejor sentido de la palabra.

      Abrazos.

      Eliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.