jueves, 14 de noviembre de 2013

"No te escondo nada" de Sylvia Day

No te escondo nada, Sylvia Day, Planeta, 2012
No t'amago res, Sylvia Day, Columna, 2012
Serie Crossfire 1 de 3, no ahora de 5 y más adelante hasta que muera la gallina.

Advertencia: creo que esta reseña es una de las más sosas que he escrito desde que se abrió el blog. Pido disculpas, pero es que la novela tampoco daba para mucho.

¿De qué va esto?
Pues de una chica que se llama Eva, muy mona ella y muy pizpireta, pero con cosas tristes en su pasado que llega a una gran ciudad huyendo de una madre sobreprotectora y un padrastro podrido de pasta porque quiere ser independiente y valerse por ella misma. Comparte piso con su amigo Cary y ha encontrado trabajo en una empresa de publicidad que es genial con un tipo también genial en una ciudad genial. Pero un día entre en un edificio y se topa con un mozo guapo, guapo, pero de los de madre de dios dame un barra de pan que me lo como todito todo y su cuerpo empieza a responder de forma que la desconcierta: las piernas no le responden, tiene perdidas líquidas cuando él habla, le duele el potorro de lo excitada que está. Guideon, así se llama el muchacho, es uno de los tipos más ricos de la ciudad y la aprieta para tener un poco de sexo de buen rollo, pero ella se resiste hasta más o menos la página cien que dice, pues bueno. Y se ponen al lío y muy bien e inician una difícil relación porque Eva descubre que Guideon es un tipo bastante hecho mierda por algo de su pasado y entre los dos se van ayudando intentando que lo que tienen entre ellos, funcione.

Uno de los grandes éxitos de esta nueva moda de literatura romántica erótica. Trilogía reconvertida en pentalogía que he vendido muy bien en la librería y que en general ha gustado mucho a los que buscaban "algo como Grey". Bastante entusiasmo con un protagonista alto, guapo, rico, controlador, celosillo y que mueve las caderas con mucha gracia y ganas de ir siguiendo la serie. ¿Me llamó la atención? ¿Sentí curiosidad por pillar un día la primera novela, llevarla a casa y leer la historia de Guideon y Eva? No. Ni por asomo. ¿Por qué la he leído ahora? Porque es una de las quince y es lo que toca.

La primera sensación que me dejó la lectura de No te escondo nada es la de un horrible dejà vu. Mejor dicho, de dejà lu. La novela se mueve por unos patrones muy conocidos: protagonista masculino rozando la perfección con sombras en su pasado, protagonista femenia casi perfecta que puede curarle, atracción a primera vista, tira y afloja que sirve para calentar motores y escenas de sexo alternadas con peleas y momentos de ofuscación de los protas por el peso del pasado.

Es una estructura tan igual a tantas otras novelas que el factor sorpresa se anula. Y si a esto, el poco interés que despierta la historia, se añade el aburrimiento que me produce la novela erótica monógama, la lectura de No te escondo nada fue larga y tediosa. La misma historia, la misma estructura, los mismos conflictos, los mismos personajes. Y al igual que ocurre con El lado oscuro de Jude, desde el momento en que Eva y Guideon están juntos, la novela cae en una estructura repetitiva de celos - pelea - huida - reconciliación - celos - pelea - huida, etc. que se repite una y otra vez contribuyendo al tedio general. No ayuda una subtrama de "villanos" que se queda en nada ni unos personajes secundarios que se pasean y no influyen o resultan demasiado caricaturizados (ejemplo, el padrastro rico y la madre pirada). Aunque reconozco el valor que Sylvia Day ha dado al personajes de Cary dándole mayor carga dramática y entidad del que se suele encontrar en otras novelas al tipo de "mejor amigo". Y, de acuerdo, la autora dota a ambos protagonistas de más capas psicológicas que las que de forma habitual encontramos en otras novelas, pero en mi opinión no están bien explicadas ni aprovechadas.

Y está repleta de esa cosas que me chirrían cada vez que las encuentro en una novela. Ya sé que algunas formas parte de los códigos del género, pero sigo sin tragarlas bien. A saber. Y advierto que desvelo alguno de los detalles de la trama. No es que tengan mayor importancia, pero bueno es avisar.
- Pasión devastadora a primera vista. Eva ve a Guideon y su cuerpo deja de funcionar. Espasmos, calenturas y dolores en la entrepierna al verlo u oírlo hablar. Jadeos, sudoraciones y sofocaciones varias. Resulta exagerado y, en algún momento, algo ridículo.
- El consabido tira y afloja. Despierta mi pasión y me lo quiero trincar, pero le digo que no y vamos alargando inncesariamente la trama durante más páginas de las necesarias.
- Importancia a la desvirgación y el primer contacto sexual. Me llamó mucho este punto y esa perpetuación de la imagen de la jovencita inexperta y el tipo que le abre las puertas a un mundo de sensaciones. Ya sé que en esta novela se supone que Eva ha tenido sus relaciones sexuales, pero la novela sigue esta pauta. Las anteriores relaciones de Eva se despachan de forma rápida y no se les da importancia. Nada comparado con la pasión que despierta Guideon y nada comparado el primer encuentro sexual con el prota. Hay dolor y Guideon pasa a ser el único hombre.
- El complejo de enfermera. Volvemos con lo de siempre, para el hombre solo el sexo, para la mujer tiene que ser algo más. Y si ese más es curar al hombre de sus fantasmas, mejor. Al menos en esta novela, la protagonistas tiene sus propios problemas que también exorciza por medio de la relación, pero lo importante es él. Los motivos por los que es tan frío y distante pese a quererla tanto como dice. Nada se aclara en el primero volumen, claro, si no no tendríamos una saga.
- Encuentros sexuales repetitivos.
- Muchas páginas de más (lo apuntado más arriba, peleas continúas que alargan la trama de forma innecesaria).
- Y esos detalles de la importancia física, la insistencia en la riqueza del protagonista, el ya conocido léxico de posesión y control, etc.

Y otros aspectos en los que no ahondo porque, la verdad, no quiero alargarme más. Resumiendo, No te escondo nada me ha parecido una novela bastante aburrida y previsible que sigue con pulcritud con camino trazado por otras autoras y otras novelas. No hay sorpresa, no hay riesgo, no hay emoción, no hay diversión, no hay un ápice de originalidad o diferencia. Lo de siempre. Y aburre.
A otra cosa.

Otras opiniones
Lectura directa
Olor a libro nuevo y café

26 comentarios:

  1. Me leí esta novela, digo cosa, el año pasado cuando hubo el entusiasmo del señor Gris. No le veo la erótica, sexo sí y ya esta. Coincido contigo, no tiene sustancia. Me sigue intrigando que estos libros en que la mujer es más bien un felpudo o un par de tetas sin cerebro, tengan tanto éxito entre las mujeres. Será que soy rara. ánimo con las que faltan. Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que me resulta curioso es la presencia cada vez más fuerte de la posesión como elemento romántico. "Eres mía", "Soy tuya y de nadie más", "No mires a nadie", "Yo follar ahora", etc. Y las protas tan contentas de no hablar con otros tíos por no enfadar al muchacho.

      Y esta novela en concreto tiene más bien nada. Para dormirse.

      Aun quedan unas pocas...

      Eliminar
  2. Me la regalaron en Navidades y me dieron ganas de llorar :) luego abrí una página al azar y a poco me sale un sarpullido, debe ser el efecto de la intoxicación post Grey. En fin, que admiro mucho tu capacidad de sufrimiento. Algún trauma oculto también??? :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te dieran el ticket de caja para poder cambiarlo...

      Y no, en el cole me pegaban, pero eso está superado. Lo que ocurre es que me pierde entretener al personal con tontás e imaginarme las risas que se pegan en casa buscando horribles lecturas con las que torturarme.

      Eliminar
  3. Tus reseñas me recuerdan por qué siento tanta aversión hacia este tipo de literatura.Yo, como Anna, no entiendo cómo estos libros pueden tener tanto éxito entre las mujeres. La evasión, supongo, y la exaltación de unos temas sentimentales que creemos tener superados aunque en el fondo siguen calando hondo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco acabo de ver el interés de estas novelas. Supongo que lo erótico y una fantasía relacionada con tipos guapos, bien vestidos y con mucha pasta que necesitan consuelo... no sé, perpetuación de estereotipos. Y no digo más para no cagarla, que tampoco ando muy seguro.

      Besos.

      Eliminar
  4. Hola Jorge!

    Yo hace tiempo que me lo leí, el primer libro es una copia exacta de cincuenta sombras (sí, he leído la famosa trilogía de gran calidad literaria...je je, bueno te pasas un ratillo entretenido). En mi blog me despaché a gusto reseñando el libro de Sylvia Day y sus terribles coincidencias con cincuenta sombras, yo más que deja vu tenía una confusión mental que no sabía que estaba leyendo, porque mira que es clavadito el libro. La verdad es que últimamente casi todos los libros de erótica son iguales al de E.L.James y ya cansa.
    Terminando (que me explayo mucho), el segundo libro de esta pentalogía, si me gustó y la verdad me enganchó, para luego comprar el tercero que es pura paja y cogerme un cabreo con la señora porque quiere alargar la serie. Ayyyy, que venga el tío de la vara a poner orden, je je.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que me acerque a la segunda parte por mucho que esta pueda mejorar respecto a "No te escondo nada". La verdad es que el conflicto de los protas me dejó bastante dormido y poco interesado. Las coincencidas entre las dos series son bastantes. Y leyendo resúmenes argumentales de muchas de las novedades que llegan a la librería, muchas otras siguen con los mismos elementos: tipo rico, pasión, fantasmas del pasado, etc. Supongo que cabe hablar de subgénero. Y, en lo personal, este subgénero me aburre.

      No sé como serán las secuelas, pero ¿dan los personajes para dos libros más?

      Eliminar
  5. Sabes... aunque no pienso leer estos libros, me alegro que existan xDD Pues siempre me los encuentro por montones en la librería donde compro y son los que más rápido se venden (bien, no es tan bueno que digamos) pero lo que pasa que como siempre se llevan esos libros dejan los interesantes para mí xDD
    Hablando de la reseña y del libro: Esos puntos que señalas son exactamente los que más me molestan últimamente cuándo leo o intento leer ciertos libros, hay cosas tan exageradas y ridículas y otras que son ya tan conocidas que desespera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te entretengas con estas cosas... hay más libros por estos mundos, la verdad. "No te escondo nada" es la misma historia trillada de siempre. Aburre un montón, de verdad. Buscan entre todos esos libros que te dejan solo para ti.

      Eliminar
  6. Más de lo mismo.Eso me parecía en las estanterías de mi librería favorita y eso ha resultado ser en tu reseña, fíjate tú... ¿Quién lo diría?

    El caso es que este tipo de novelas tienen un éxito increíble, desde Grey (libro que hasta los churreros se plantearon vender, los libros así han despertado un fervor que a algunos nos cuesta comprender.

    Yo leo mucha literatura romántica,chik lit y cosillas por el estilo que me entretienen un montón y no me hacen pensar cuando no quiero. Por eso una amiga me lo había recomendado hasta la saciedad como alternativa a Grey, como si tuviese que leer algo así, sí o sí, el caso era encontrar el mío... Gracias por darme argumentos para explicarle por qué no pienso leer No te escondo nada :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más de lo mismo de lo mismo.
      Es un género que se ha puesto de nuevo de moda. Vendo mucho más que hace un tiempo. Y tengo lectoras que solo leen este tipo de novela erótica contemporánea. Nada más. Un día tengo que preguntarles que ven en ella, la verdad. No sé, en alternar está el placer, ¿no?

      Eliminar
  7. Yo ahora me estoy leyendo "Orgullo y placer" de esta autora y la trama, de momento, es lo mismo solo que en trajes de época XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cuestan los trajes más de quitar que los modernos? ¿Es más engorroso? Es la única curiosidad que tengo...

      Eliminar
  8. Pobrecillo mi Jorge. Animo. Ya practicamente termina la tortura :) pero es que hombre estos libros ni con un palo jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía quedan unos cuantos angelotes, paulas, vampiros que no son vampiros... esto parece que no se acabará nunca.

      Eliminar
  9. Como que paso de volver a picar con esta moda del porno para abuelitas. Ya tuve bastante con la primera del Grey y creo que no me da la vesícula para más vergüenza ajena. Gracias por la advertencia, Jorge, y enhorabuena por tu blog, que lo sigo de desde hace tiempo pero hasta ahora no había comentado nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad, no pierdas el tiempo con esta novela. Dedícalo a cualquier otra cosa. Será más provechoso.

      Eliminar
  10. Como dice Nina un poco más arriba: ni con un palo :P
    jejeje, abrazo fueeeeeeeeeeeete!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay otras novelas más divertidas, cachondas y mejor escritas.
      El abrazo llega y ahoga... otro para allá.

      Eliminar
  11. Teniendo a Ward y a Kenyon por ahí, me da hasta coraje que este tipo de basura literaria consiga el éxito que está teniendo. En fin. Ahí tengo el primero de Grey, que me tocó en un concurso y me he propuesto leerlo sí o sí para poder sacarlo de la estantería y que el hueco lo ocupe algo más interesante. Y será lo único que pruebe de esta moda tan estúpida. Oye, que casi prefiero que vuelva la invasión de vampiros de Crepúsculo, imagina cómo estoy ya XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo poco que he leído de este boom se me ha antojado todo igual. Ricos, pacto de follamos, pero nada más, heridas del pasado, discusiones, sexo monógamo y muchas ZZZZZZZZZZZZZ.
      No me resulta interesante.
      Mejor me quedo con mis novelas de monstruos.

      Eliminar
  12. Yo aún no lo he leído. Pero aún con la reseña y todo, aún me quedan ganas de leerlo xD. Me gustan mucho este tipo de novelas (No se por qué) sólo me gusta. Pero si te digo la verdad, aunque me fascinan los libros, sagas y trilogías de este género... Tu reseña me gustó. Llámame loca, pero me gustó.
    Besos desde Latino américa.

    ResponderEliminar
  13. Navegando por internet me encontre con este interesante post, tengo el gusto, o disgusto? de haber leído la trilogía de 50 Sombras de Grey, fue más por la insistencia de mi curiosidad y esa obsesividad de leerme el libro que ya tengo en mano, realmente no me causo mayor impresión, pues ya tenía tiempo de haber caído en los conocimientos del BDSM (para quién no sabe de que se trata, es un ¿forma? de recrear el placer de la sumisión/dominación en las relaciones sexuales, para mayor información colocar las siglas en google) así que leer el libro fue más como leer cualquier testimonio de una sumisa que cae bajo los oscuros encantos de su Dom, quizás si hubiese sido la primera vez que leía acerca de esta tematica lo hubiera podido disfrutar, ahora leyendo la reseña de este libro sinceramente es la misma historia de Grey solo que con diferente nombre, al parecer todo libro suele ponerse de moda, lo mismo sucedió con Crepusculo y otras sagas. Aunque si hay algo que no me molesta de esta tematica es la posesividad del Dom hacía su Sumisa, si no fuera así entonces no tendría sentido de ser BDSM, ya que de eso se trata de la entrega total de la sumisa hacía su amo y señor. Pero bueno supongo que ya se me quitaron las ganas de leerlo por completo, en fin buena reseña >.<

    ResponderEliminar
  14. Jorge gracias por la crítica de este libro, me evito leerlo así como el de las 50 Sombras de Grey que ya había sido bien aconsejada para ni abrirlo. Y esta vez iba a caer en la tentación, pero me salvaste

    ResponderEliminar
  15. Les recomiendo http://goo.gl/Nvr2e6 pueden encontrarlo en pdf y epub

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.