lunes, 19 de enero de 2015

"El alquimista" de Paulo Coelho, "A de amor" de David Levithan, "La gente feliz lee y toma café" de Agnès Martin-Lugand

Hoy toca tres mini reseñas (así adelantamos lecturas del reto).
Estas novelas tampoco merecen mucho más.

El alquimista, Paulo Coelho, Planeta
L'alquimista, Paulo Coelho, Proa

No os podéis imaginar la profunda pereza que me daba la lectura de la archifamosa novela de Paulo Coelho. Ha sido un libro que pese a tenerlo desde el principio del reto, iba retrasando. Esta semana no podía retrasarlo más. Un café cargado y dos horas por delante. Y si su lectura me provocaba tedio y pereza, su reseña no os lo podéis ni imaginar.

Primero de todo dejar claro que creo que las valoraciones que de forma habitual hacemos para otras novelas no pueden aplicarse en este caso. Conceptos como ritmo, estilo, profundidad de historia o personajes no pueden aplicarse en el caso de El Alquimista. Coelho nos presenta una historia de "ideas", de mensaje y todos los elementos de los que se sirve solo están para vendernos unas ideas, una filosofía, un mensaje con algo de afan didáctico y mucho de gran verdad. No existe un mínimo de complejidad en los personajes, por ejemplo. Son tipos, títeres que solo están como vehículo para el viaje espiritual del protagonista y para presentar la idea de la vida, el universo, la espiritualidad y el amor que tiene el autor. Una fábula sin ningún tipo de valor literario que se alarga demasiado, repite hasta la saciedad las mismas ideas y apuesta por la obviedad y el cliché (el niño interior, lo que importa es el viaje, no el destino, creer en uno mismo para conseguir los sueños, etc.). Amén de ser terriblemente aburrido, tener un estilo inexistente y pese a su brevedad, tener una sobreabundancia de páginas que no vienen a nada más que a repetir lo que nos han explicado hace poco.

Eliminado, pues, cualquier tipo de placer literario queda el mensaje y, la verdad, a mí estas fábulas espirituales construidas en mensajes manidos y obvios no me gustan. Cuatro soluciones fáciles, cuatro clichés de autoayuda donde se nos dice que somos especiales y que las fuerzas del universo conspiran para hacernos felices. Un mensaje de fuerte contenido religioso y donde los hombres buscan, y las mujeres esperan.

Borges en el cuento original explica exactamente lo mismo, mucho mejor y en solo una página.

A de amor, David Levithan, Grijalbo
A d'amor, David Lecithan, Ara Llibres

De este autor conocía una de sus novelas juveniles, la muy recomendable y simpática Cuaderno para dos que coescribió con Rachel Cohn. Así que cuando propusieron este A de amor pensé que sería interesante ver alguna otra faceta de David Levithan.

Y sí, interesante ha sido. Una historia de amor cotidiana y sin nada especial, pero explicada de una forma diferente... una especie de diario del protagonista estructurado como un alfabeto donde va puntuando, reflexionando, callando los detalles de su historia de amor por medio de definiciones.

Interesante, sí, pero en mi opinión fallido ya que no consiguió que me interesara por los protagonistas, por su historia o problemas. Grandes vacíos de información, saltos temporales, muchos silencios, medias palabras que obligan al lector a completar la historia... todo esto es muy interesante y resulta un reto ir añadiendo los detalles, poniendo voz a todo lo que callan los protagonistas. Pero en mi caso ha sido bastante frustrante porque en ningún momento he hecho míos a los protagonistas o su historia. Hay una evidente falta de desarrollo en su historia, una mayor profundidad en el análisis de sus sentimientos, miedos, enfados y pasión.

Y no podía dejar de pensar que por momentos se quedaba más en la frase ingeniosa que en el desarrollo de una historia. Un experimento interesante que no lleva más de hora y media de lectura, pero que en mi opinión se queda a medio camino.

La gente feliz lee y toma café, Agnès Martin-Lugand, Alfaguara

Lo mejor que se puede decir de esta novela es que es corta. Uno empieza a leerla sin mucho entusiasmo y a las dos horas ya está acabada y en proceso de olvido. Rápida, breve, sin complicaciones, sin estilo, sin personajes y con una historia que es puro planteamiento olvidando que toda novela tiene que explicar algo, por mínimo que sea. Y esta, que en principio es una historia de superación, se queda en repetir, en alargar y en su tramo final, en correr.

Diane pierde a su marido y a su hija en un accidente de coche. Deprimida, se da una última oportunidad y se va a vivir a un pueblo de Irlanda donde la gente es maja, sonríe siempre, los perros son super cariñosos y los vecinos están mazo que te peinas aunque tengan un carácter de mierda.

La novela está vertebrada en tres fuertes pilares.
- La ausencia de cualquier tipo de estilo literario. Frases cortas, ausencia de descripciones, vocabulario limitado. La nada absoluta. Páginas donde no pasa nada, repetición de las mismas escenas para explicar exactamente lo mismo, atropellamiento en su recta final para acabar cerrar una historia que no existe...
- Nada mejor para crear una historia que moverse entre clichés. A saber, el macho alfa atormentado, el mejor amigo gay promiscuo y muy divertido, la amiga guapísima y alocada, la mala guapísima y arpia, el perro simpático y juguetón, el encantador pueblecito donde todos son majos en contraposición con la ciudad donde todo el mundo anda enfurruñado, etcétera.
- Un argumento inconsistente y banal plagado de todos los lugares comunes de la peor literatura romántica que no quiere pasar por tal. La gente feliz lee y toma café es una novela romántica, pero que intenta no parecerlo camuflándose en una novela de superación. La tensión sexual, las primeras peleas que ocultan una atracción, la aparición de la arpía, el encuentro de dos personas heridas... Al menos, honestidad.

La gente feliz lee y toma café es una novela superficial, aburrida, tópica, inconsistente, contradictoria y con personajes que se contradicen y un final ridículo en su intento de dejar al lector con una sensación agridulce.

Al menos es corta.

Por cierto, el título hace referencia a un café literario donde trabaja la protagonista. Aparece al principio y al final y no pinta mucho.

19 comentarios:

  1. ¡Hola! Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dices de "La gente feliz lee y toma café", es aburrida y la protagonista me sacó de quicio en más de una ocasión con las decisiones que tomaba. La novela prometía bastante con ese título pero al final me resultó aburrida y lenta. El de Levithan sí que me gustño, me lo cogí en inglés porque sabía que era sencillito de leer y lo disfruté bastante. El de Coelho me produce sentimientos enfrentados, por una parte quiero leerlo para probarlo pero por otro también me da pereza... Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La protagonista de "La gente feliz..." es incoherente. Alterna esos estados de depresión con demostraciones protagonista de novela adolescente con "bailes de la victoria" y cosas de esas como si la autora no supiera muy bien qué demonios está escribiendo. La novela se queda en un título resultón y poco más.

      El de Levithan tiene cositas interesantes, pero en general no le pillé el punto. No sabia muy bien qué me estaba explicando.

      Pasa de Coelho, en serio, otras cosas hay sueltas.

      Besos.

      Eliminar
  2. Pues de todo esto me quedo con "Cuaderno para dos", que ya la tengo pendiente desde hace mucho, porque veo que el resto no merece la pena. Hay que tener valor para enfrentarse a Paulo Coelho. Yo no podría :D
    1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Cuaderno para dos" lo encuentro una delicia, de verdad. Me lo pasé muy bien con él y su aire algo pedante. Buena lectura.

      Para según qué libros ya puedo yo.

      Eliminar
  3. Dioses, qué espanto más espantoso. Después de leer esto casi me siento deprimida o.o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te deprimas, los libros no lo merecen. Si ni siquiera hacen daño. Solo son malos.

      Eliminar
  4. Jajaja, ¡por fin llegó Coelho! Lo leí hace tantos años que no recuerdo los detalles, pero sí que me aburrió y que detesté profundamente las "enseñanzas" del libro. En aquella época no era consciente del tipo de escritor que era Coelho, había leído en alguna parte que "El alquimista" era una obra maestra y aluciné con lo que me encontré.

    Y vaya con "La gente feliz lee y toma café". Hace poco la autora salió elegida escritora revelación del año en los premios por votación popular de Llegir en cas d'incendi, y me sorprendió. Tengo la impresión de que este libro se ha vendido bien porque el título tiene cierto gancho para los lectores asiduos, pero en realidad es poquita cosa. No lo he leído, pero me suena a historia que ya he leído (o visto) muchas veces. Por cierto, yo no sé qué es peor, que sea una "novela romántica" o una "novela de superación"... Aunque sí, lo peor es que se venda como una cosa y luego sea otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El Alquimista" es para saltar por una ventana. Lo peor que llevé es lo aburrido que resulta y la obviedad de todo el discurso... dejarme las cosas muy claritas por si no entiendo el mensaje, ya sabes, lo del niño interior.... horrible.

      "La gente feliz..." es un espanto. Incoherente, largo, planísimo... lleno de clichés, tópicos y sin nada, absolutamente nada, que pueda ser considerado mínimamente literario. Parecía que estábamos ante una novela de duelo, pero es una novela de "conozco a un mazas que me quita todos los males". La comparación con Anna Gavalda es delirante. Abismos entre una y otra. Espantosa.

      Eliminar
  5. "Lo malo de dormir de lado es cuando de zurras un pedaco y a las dos horas te das media vuelta y ¡wuala! te lo comes enterito". -Paulo Coelho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es taaaan profundo que solo tienes ganas de tirarle piedras.

      Eliminar
    2. "Me he tirado un pedo con zurraspas" - Paulo Coelho.

      Eliminar
  6. De Coelho sólo he leído un libro y me dió la sensación de que se limita a decir verdades de perogrullo (se juzga por el aspecto), e ideales positivos y pseudo profundos que a la gente le encanta repetirse para sentirse bien (lo importante está en el interior). Todo muy simple pero con un toque “místico”; así todo el mundo lo entiende, pero lo perciben como si les estubieran diciendo algo trascendente. Y, alguien se va a enfadar por esto lo veo, con un estilo algo paternalista y adoctrinador que que recordó al principito (al que tengo tirria aunque me crucifiquen por ello y duden de mi buen gusto y criterio). Todo ese rollo de yo me doy cuenta de cosas que nadie más es capaz de apreciar y tal. Se le nota mucho que trata de vendernos una ideología; eso es lo que, personalmente, más me molesta porque entiendo que las ideas de un escritor se reflejen en su trabajo, pero de ahí a que me camuflen un manifiesto para decir que debo pensar como una novela hay un paso. Y por supuesto si no estás de acuerdo es que no has entendido la belleza y profundidad del mensaje.

    Yo con ese hombre fue uno y no más, porque creo que has descrito perfectamente mi impresión: aburrimiento.

    Los otros ni idea porque las historias de amor no me llaman mucho, soy más de ciencia ficción, fantasía y novela negra.

    Me despido. A ver si comento más, peor entre el pco tiempo y lo poco interesante que tengo que decir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estás solo en tu tirria hacia "El principito". Odio mucho al niño cansino del cordero. La obrita del piloto me parece paternalista y terriblemente condescendiente y no puedo con ella. Tengo un problema muy gordo con ese tipo de ficción "espiritual" y de "grandes verdades". Par leer sobre el alma y el espíritu, ya tengo a Tolstoi que lo hace muy bien, muy entretenido y con unos personajes maravillosos. "El Alquimista" mete lo más trillado de la espiritualidad más barata y facilona y nos vende humo, un viaje místicio y bla bla bla. Insoportable.

      También soy más de ciencia ficción, negra y fantasía, pero si leí los otros dos ya sabes por qué ha sido.

      Eliminar
  7. Bueno, yo solo le agradezco al alquimista sacarme de una profunda depresión. Eso es todo xD

    a de amor lo tengo en casa >-< volvere a visitar esta reseña cuando lo lea.

    El ultimo, uf no xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo consiguió, bienvenido sea. A mí me produjo dolor de cabeza y mucho mal humor que me tuve que sacudir a base de comedia absurda.

      Eliminar
  8. Aún no me he atrevido a probar a Coelho, y creo que voy a retrasar el momento todo lo que me sea posible. El de A de Amor creo que lo tengo en mi lista de futuros y supongo que algún día caerá. En cuanto al último, por lo que dices, no me acercaré ni con un palo XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa que si te lo curras bien, puede retrasar el momento toda tu vida. Esta te lo va a agradecer mucho.
      "A de amor" tiene cositas, no lo niego, pero no me interesó mucho. El otro, solo si has perdido una apuesta.

      Eliminar
  9. la novela romántica tiene muy mala y en según que círculos, queda mejor enmascarar tu historia. Me parece una tontería.
    A de amor a mí también me supo a poco, resulta original, pero insuficiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dan gato por liebre. La imagen de una cosa, pero luego te encuentras con otra totalmente distinta y, lo peor, terriblemente aburrida. Además, tiene un tufillo pedante bastante importante y como no acaba con final feliz, entonces, es importante y profunda. A otro con esas historias.
      A de amor sabe a poco. Se queda en la gracia de algunas definiciones y poco más.

      Eliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.