martes, 13 de enero de 2015

Esas cosas que pasan en la librería que tanta gracia os hacen...

Y con esta entrada cumplo el primero de los dos castigos que me han impuesto los lectores de este blog por no acabarme Me enamoré mientras dormía. Id pensando más porque no encuentro por ninguna parte la novela Infinity y no sé si podré leerla...

Espero que quede bien. Es mi primera vez y estoy nervioso...

Temporada de Navidad. Junto con Sant Jordi y la odiosa temporada de libros de texto los momentos más duros de la vida de un librero. Donde en un instante, un librero simpático, medianamente atractivo, con importantes taras sociales, pero que gana mucho en petit comité pasa de esto


a esto


Y es que en general los días son movidos, pero paradojicamente, tranquilos. Gente que viene, que habla, que compra, pregunta y se deja aconsejar. Pero pasan cosas... pasan cosas... siempre pasan cosas...

Llaman al teléfono.
Le tengo pánico al teléfono.
- Llibreria Aqualata, diga.
- Hola, mira, hará cosa de un mes compré un libro para un módulo que iba a hacer y ya no lo hago y quería saber si me cambiaríais el libro.
- Bueno, en principio los libros de texto no los cambiamos.
- Pero, mira, te explico. Es que yo iba a hacer el módulo, pero yo trabajo y al final no podré hacerlo y, claro, ahora tengo un libro que no voy a utilizar. Si no he ido a clase ni nada porque yo trabajo.
- Los libros de texto no los cambiamos, pero pasa por aquí y vemos qué se puede hacer. ¿El libro está bien?
- ¿Qué quieres decir?
- Si está en buen estado.
- Mira, te explico. Es que yo iba a hacer un módulo y entonces, claro, como iba a hacerlo pues forré el libro y le puse el nombre...
- Entonces no te lo puedo cambiar.
- No, escucha, es que ahora no voy a hacer el módulo y por eso quiero cambiar el libro porque si no voy a hacerlo, ¿para qué tener el libro?
- Ya, pero si el libro tiene el nombre puesto y está forrado no podemos aceptar el cambio.
- Pero el nombre se quita con tipex y le quité el forro.
- Ya, pero...
- Lo que pasa es que al quitar el forro se rompió la tapa. Tiene una raja.
- Está roto, entonces.
- Sí, pero ya no tiene forro.
- Si el libro está roto no te lo puedo cambiar.
- Ya, pero es que ya no hago el módulo. Como trabajo pues no puedo hacerlo.
- Sí, ya, no haces el módulo, pero el libro está roto.
- Sí.
- No te lo puedo cambiar.
- ¿Por qué?
- Porque está roto.
- Pero si ya no hago el módulo.
- Pero el libro está roto.
- Claro, al quitarle el forro se rompió, pero es que ya no hago el módulo.
- Sí, pero no te puedo cambiar el libro.
- ¿Por qué?
- Porque lo has roto.
- Claro, al quitarle el forro.
- Y por eso no te lo puedo cambiar.
- Pero es que no hago el módulo.
- Sí, pero has roto el libro. Y si lo has roto, no hay devolución.
- No entiendo por qué no.
- Porque está roto. Es como si te compras unos zapatos, los llevas a casa, no te van bien y antes de cambiarlos les tiras un café encima. No te los cambiaran.
- Sí, claro, pero no me vas a comparar unos zapatos con un libro.
- Lo siento, pero no lo cambiamos.
- Es que no lo entiendo.
- Porque el libro tiene la tapa rota.
- Se rompió al quitarle el forro, pero te explico. Yo iba a hacer un módulo...


***

- Eh, oye, chico.
- Sí, un momento.
- Sí, tú, el gordaco de las gafas, ¿qué precio tiene este libro?


***

- ¿Y cuentos clásicos para niños de tres años, tenéis?
- Sí, mira, están por aquí.
- Había una colección que tenía texturas que le gusta mucho.
- Debe ser esta.
- Sí, esta. ¿Solo tenéis estos títulos?
- Ahora mismo sí.
- Es que casi todos ya los tiene.
- El de Ricitos de oro es gracioso.
- Es para un niño.
- Bueno, da igual, ¿no? Los cuentos no tienen sexo.
- Ya, pero es para un niño. No le voy a leer un cuento a un niño donde el protagonista sea una niña. A mi hijo no le he leído ni le leeré Blancanieves o La Cenicienta porque, claro, que va a pensar. Es como si a una niña le leyeras Los tres cerditos. Es ridículo.


***

Conversación oída. Un tipo que se creía interesante alardeaba de profundos conocimientos literarios para impresionar a su acompañante. Se detiene ante la sección de cómics y toma en sus manos From Hell de Alan Moore y Eddie Campbell.
- ... es como esto. Los cómics. Que leer cómics está bien, pero, claro, no puedes tomartelos en serio. Leer cómics es... no sé... como leer 50 sombras de Grey. Para pasar el rato están bien, pero los que se los toman en serio no son verdaderos lectores. Se han quedado a medio camino.


***

- Oye, nene.
- Diga.
- ¿Los libros que tenéis en el escaparate son de dar o de vender?
- De vender.
- ¿Los vendéis?
- Sí.
- ¡Pero si ya los ha visto todo el mundo!


***

- ¿Tenéis velas?
- No.
- Como es una librería he pensado que tendríais velas.
- Pues no.
- Para regalar con el libro.
- No tenemos.
- Es que había pensado regalar un libro con la vela.
- Ya.
- Pero si no tenéis velas.
- Pues no.
- ¿Ahora qué puedo regalar?
- Puede regalar un libro.
- Pero sin la vela no es lo mismo.
- Es lo que hay.
- Pues ya me has fastidiado el regalo.


***

- Perdona, para una chica de quince años, ¿qué me puedes recomendar? ¿Blue Jeans, Moccia, Espinosa o con quince años ya puede leer algo de Coehlo?


***

Entra un representante.
- ¿Qué? ¿Hablamos un poco de Sant Jordi?


Sale un representante.

***

- Perdona, ¿tenéis el libro que le vi una vez a una chica?
- No sé, ¿sabes algo más?
- Sí, follaban.


***

Y el momento más triste de las navidades fue cuando entró una de las clientes habituales. Joven lectora voraz que he visto crecer, que nos recomendamos mutuamente libros y pasamos minutos muertos hablando de libros, la vida, el universo y todo.
- Vengo a despedirme.
- ¿Y eso?
- Dicen mis padres que leo demasiado y me han prohibido comprarme más libro.
- ¿Cómo?
- Que si quiero leer, tengo un ordenado bien grande y que me los baje, pero que ellos no se gastan más dinero en chorradas de estas. Que ya he leído bastante.


Y a los padres.


PD. Ya está. Fin. Hecha la entrada con gifs. No sé si haré más. Esto da mucho trabajo.

77 comentarios:

  1. Dios santo. Lo primero y lo último... ¿estamos locos? Vaya tío más corto de entendederas y... vaya padres. o_________o Vale, mi madre me ha dicho que deje de leer,-problemas de espacio y dinero,-, pero con el poco dinero que tengo, pues me voy comprando cosillas...
    Y la señora de la vela... que malo es trabajar para el público... a veces. Me ha pasado en más de una ocasión que te quedas... voy a sonreír y asentir, que estoy más mona. La madre del cordero.
    Vaya gente hay suelta por el mundo, y después te miran a ti raro, anda que xDu...

    un beso, me han encantado los gifs ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estamos locos. O siempre lo hemos estado, pero tenemos la capacidad de sorprendernos. O hay una fuga de gas en el universo y nos está afectando. No sé, pero que el ser humano siempre nos puede llegar a sorprender, seguro.

      Hay momentos en los que solo puedes hacer eso, sonreír, asentir, desear que se vayan pronto y contener esas ganas irrefrenables de graparles la lengua en la frente. Es necesario mucho sentido del humor y dormir bien por las noches.

      Eliminar
    2. jajajajajajajaja, amigo, soy librero, te aseguro que es una risa muy cómplice, jajajajajajajaajja

      Eliminar
  2. Por favor, no sé ni por dónde empezar a comentar. El tío del libro del módulo. No puedo creerlo. "Me vas a comparar unos zapatos con un libro" PUES OBVIAMENTE, chatungo. Y bueno, la madre que no va a leer La cenicienta a sus hijos, socorro. Es que todo son perlas, flipo muchísimo con lo que hacéis los libreros en general y con la clase de gente que se presenta. Porque me imagino que una cosa es decir una broma en cierto tono (que se ve que es de broma, vamos) pero la peña parece que va MUY EN SERIO, como el tipo que dice que no hay que tomarse los cómics en serio (y que seguirá en su casa pensando igual, quién sabe si alimentando otras mentes con esa tontuna).
    Pero la pobre chica. Esa chica seguirá comprando libros, espero. Vaya padres. Vaya padres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del módulo ha sido una de las experiencias más agotadoras que he tenido por teléfono. Porque la conversación seguía y seguía en un bucle infinito en el que no escuchaba y no atendía para acabar decepcionado al no poder ayudarle como él consideraba que teníamos que hacerlo. Mi compañera de trabajo y un par de clientes estuvieron a punto de una embolia por las risas que se pegaron a mi costa.

      Por suerte no pasa todos los días, ni con todas las personas. Son casos aislados que dan salsa a una mañana. En general se entra, mira, se compra un libro en ocasiones, se paga y ya está. Tranquilidad y buenos alimentos. Pero hay personas que se hacen notar... y como.

      Lo de la chica a la que han prohibido comprar libros me duele... y no ha vuelto, no.

      Eliminar
  3. Diooooooos, no he podido parar de reír durante toda la entrada. Hasta que he llegado a la última anécdota. Eso me ha cortado la risa en seco o.o Por casualidad no sabrás dónde vive esa chica... Las Malas Hierbas podemos ser muy persuasivas e.e

    Yo trabajé un par de años en la Feria del Libro de Madrid. La verdad es que te encuentras cada cosa que luego la cuentas y no te creen. A mí también me pasó lo de los libros de dar o de vender. Sólo que en aquel caso, la mujer no preguntó. Y cuando mi jefecillo me dijo que fuese a preguntarle yo a ella (muy amablemente) si no habría "cogido por error UN libro y se había olvidado de pagarlo", me dijo que es que pensaba que los teníamos allí puestos porque los regalábamos o.o y se lió a sacar libros y libros de su bolsa para devolvérmelos. En serio, libros y libros, algunos MUY gordos o.o Para cuando terminó y yo me di la vuelta con la pila a la altura de la nariz, mi compañero tenía los mismos ojos como platos que se me debieron de quedar a mí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa gente no ha ido nunca a una feria del libro...

      Eliminar
    2. En un Sant Jordi hubo una señora que se pensaba que los libros de la parada eran de promoción, que los de vender era en la tienda. Largo rato para que dejara los que había cogido...

      No conozco la dirección, pero creo que puedo conseguirla... realmente urge una visita de las Malas Hierbas...

      A veces ocurren cosas que cuestan mucho de creer y recibes algunas miradas de escepticismo... hasta que te encuentras con otro librero y te mira con solidaridad y dice aquello de "a mí me pasó...". Ya no estás tan solo.

      Eliminar
    3. Daría para escribir un libro sobre el tema.

      Eliminar
  4. Nos reímos igualmente sin gifs. Puedes ahorrártelos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, no me siento cómodo con ellos. No soy yo. Me había comprometido a hacer una prueba y está hecha. Ahora volveremos a los que se me da bien, el mínimo esfuerzo.

      Eliminar
    2. Cierto. son muy graciosos. pero las cosas que cuentas también lo son, al menos yo puedo pasar sin ellos ;)

      Eliminar
  5. Pero ha merecido la pena :). Me parto con el bucle del que iba a hacer un módulo y el de la chica que ya puede leer a Coelho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llega un momento en que tu cerebro es capaz de asimilar a Coehlo. Creo que yo aun no he llegado a ese punto de madurez cerebral... Estoy retrasando la lectura de "El Alquimista" todo lo que puedo.

      Eliminar
    2. Es una idea muy extendida y no siempre cierta, ésa de que hay una edad apropiada para ciertos libros...Tengo un amigo que se niega a leer "El principito" porque "se le ha pasado la edad", y no hace caso cuando le digo que, precisamente ese libro, lo puede disfrutar también (puede que incluso más) un adulto.

      Eliminar
  6. ¡Genial la entrada! Lo que me he reído... Ya siento reírme con tus penurias pero es que desde fuera es para reírse xDDD
    Cualquiera que trabaje de cara al público tiene que desarrollar unas "tragaderas" de tamaño king size porque hay cada especímen suelto y sin correa...
    Y dicho esto como no voy a hacer el módulo ¿qué tal si me envías unos libros by the face? En serio que no hago el módulo y no he roto nada xDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde fuera es para reírse, claro. Cuando otros libreros me explican sus cosas, me río. Para eso estamos.

      Creo que trabajar de cara al público es uno de los mejores lugares para perder la fe en la raza humana y desear un buen apocalipsis.

      Y con lo de mandarte libro no me tientes que tengo que despejar estanterías... tengo libros que me ocupan espacio y no sé qué hacer con ellos..

      Eliminar
    2. Sí, vale, pero yo no voy a hacer ya el módulo, eh?? Que tiene mi nombre, pero se puede quitar, y el forro también :P
      Jajaja :)

      Eliminar
    3. Los libros que ocupan espacio y ya no necesites, los puedes donar, como hice yo:
      http://www.juntoalhogar.blogspot.com.es/2014/09/donacion-de-libros.html
      Y, antes de eso. le regalé al mayor de mis sobrinos toda mi colección de Dragonlance (siempre con gran dolor de mi corazón, pero la falta de espacio mamda ;)

      Eliminar
  7. Has logrado quitarme el mal humor :)
    Te mando un abrazo y algunos caramelos, los dos juntos logran revitalizarme, tal vez contigo puedan hacer algo y puedas olvidar las chorradas con las que salen algunos visitantes de la librería.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro. Me siento feliz si he conseguido alegrarte el final del día.
      Gracias, me quedo con los abrazos y los caramelos, pero no puedo olvidarme de esas chorradas que luego tengo que compartirlas con todos vosotros.
      Muchos besos.

      Eliminar
  8. La última anécdota es para ahostiar a los padres a mano abierta, dios. Aunque no soy nadie para hablar, que los míos también me han prohibido comprar (pero porque vivimos en una lata de sardinas con un límite de almacenamiento).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con las dos manos y si puede ser, con un bate de beisbol que es algo muy agradecido.
      Mis padres nunca me han prohibido, incluso lo alentaban (y eso que ninguno de los dos es muy lector). Eso sí, quejarse se han quejado. Pero forma parte del encanto.

      Eliminar
  9. Se nota que la gran mayoría de los lectores de tu blog son jóvenes. El del módulo y el forro eran Martes y 13 haciendo el sketch de "Enncarnna y las empanadillas", versión 2015. Ya te has convertido en un mito del humor. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le metemos un poco de dramaturgia y ya tenemos sketch para una web serie. Las extrañas y dolorosas aventuras de un librero al que le gustaban los libros.

      Eliminar
  10. Ay dios XDDDDDDDDDdd tanto para comentar.

    1. muy bien. Has sido bien instruido en la búsqueda de gifs para ubicarlos adecuadamente en cada anécdota +10
    2. Dios el tipo del modulo XD DESCARAO
    la señora de los cuentos. debe haberse caido de la cama de bebé
    el tipo de la vela.... ¬¬
    la muchacha de los 15... pobrecita
    y la ultima >_> podría haberme pasado a mi!!!

    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. Gracias. No me siento cómodo y no creo que lo vuelva a hacer (salvo alguna excepción muy contada), pero ha sido una experiencia bastante interesante.
      2. Lo del módulo aun no lo he asimilado. Ni eso ni las risas de mi compañera de trabajo a mi costa.
      El resto, sí, respirar, sonreír y escurrir el bulto.

      Besotes.

      Eliminar
  11. Una parte de mi trabajo es atender un teléfono de asistencia técnica... Eso me ha llevado a aceptar que por grande que sea tu paciencia la capacidad de negación de algunas personas siempre la va a superar. El gif para los representantes también me ha hecho soltar la carcajada... La entrada con gif o sin gif siempre es genial y lo de la última chica muy muy triste!
    Ah, no dejarias que le comprasen a la chica de quince años nada de Coelho, verdad??? XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que no escucha. Y hay gente que tiene una capacidad de negación infinita. Pero si juntas ambas cosas en una misma persona, no hay paciencia que lo aguante. Hay un discurso y una forma de ver el mundo y nada puede luchar contra eso. Nada. Es muy frustrante.

      No, al final no compró nada de Coehlo. Conseguí que se llevará una novela de Maggie Stiefvater. Me costó, pero cuando me pongo pesado...

      Eliminar
  12. Me encantan estas entradas-anécdotas xDD
    Si es muy engorroso lo de los gifs, como han dicho antes, puedes ahorrártelos. Vamos a disfrutar igual. ¡Pero haz más entradas así! En tu blog personal alguna vez ha caído alguna y me encantan ^^.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      Y sí, claro, habrá más. Cuando no lo sé, dependerá de los clientes que lleguen. Para las fechas de Sant Jordi siempre florecen las anécdotas. Y luego estará la crónica SantJordiera... no faltarán.

      Eliminar
  13. Creo que no he podido reirme más con las anécdotas...Eso si, la primera situación me ha desquiciado por completo, tal que el gift que has puesto -.- De verdad. Y hay otros, el de la vela y el libro...pues es como si yo comprará una caja de Cocacolas solo porque con la caja de 16 me regalan una mochila....
    Y la última situación...Soy yo xD
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      El muchacho del módulo fue desquiciante. Y largo. Demasiado. A mi compañera de trabajo le hizo mucha gracia, pero no la tuvo.
      Lo de las velas me hizo pensar que hay personas que no saben muy bien qué es una librería... o era una visionaria y quizá hay un tipo de complemento en el que no habíamos pensado...
      Saludos.

      Eliminar
    2. Igual si el libro era malo la persona que lo leyó querría hacer una falla con él.

      Eliminar
  14. VENGO A HABLAR DE TU LIBRO: ya sabes, una recopilación de estas anécdotas me resulta IMPRESCINDIBLE... No lo hagas por ti, hazlo por nosotros, tus amantísimos fans. Si nos das un librito de anécdotas te perdonamos las entradas con gifs, que no encuentres Infinity y que no te leas más Moccias, aunque los voten :P En serio, SERÍA GENIALOSO.
    Hablemos de tu libro o me voy ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día se escribirá. "Una canto de odio al libro" o algo así. Muchas anécdotas, mucha impotencia, algo de esperanza aniquilada...
      Hablemos, hablemos... iré haciendo.

      Eliminar
  15. Madre del amor hermoso!!! que esta gente existe... y pulula libre por el mundo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin correa ni nada... te los puedes encontrar en todas partes.

      Eliminar
    2. Es más: esa gente son profesores, o el médico de alguien, o el secretario de alguien, o trabajan en el juzgado,... y tienen hijos y esas cosas. Da mucho miedo.
      Yo trabajo en una tienda de deportes y también lo flipas. Un día vino un hombre que quería convertir su coche en un búnker, porque se iba a presentar a las elecciónes generales y... por si acaso. Que si le podía conseguir una especie de UCI móvil, máscaras antigas,... "Si vosotros no tenéis entonces, ¿quién suministra al ejército?" Pues hombre, una tienda de montaña de barrio no. XDD

      Muy divertido el post.

      Eliminar
  16. Tengo la sensación de que mi renovada fe en la humanidad está decayendo. No es por menospreciar al chico que ya no hace un módulo, pero viendo como actúan algunos padres es que hasta entiendo que, si ha tenido unos educadores así, no pueda procesar la información. Me encantan esos progenitores tan modernos que leen a sus niños clásicos -de niños- y que prohíben a su hija comprar libros porque tiene ordenador o, mejor aún, los que regalan a adolescentes libros de pseudoatuayudapositivistamágicoespiritual...


    Algo hay en el ambiente que nos está trastornando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada como trabajar de cara al público para perder la fe en la humanidad. Y no te preocupes, al chico del módulo puedes menospreciarlo. Yo lo he hecho y no me ha pasado nada. No entendía nada...

      Lo de libros para niños y para niñas está volviendo y cada vez con más fuerza. Hace poco me pidieron "La isla del tesoro", pero protagonizada por una chica porque, claro, era para una niña y así se identificaría más. Preguntas de libros para niñas o si el protagonista es un niño, entonces no se puede regalar o al revés. Cada día la misma discusión. Es agotador.

      Y hace tiempo también me pidieron autoayuda para niños pequeños. Algún libro para que lo lean ellos mismos y resuelvan solos sus problemas.

      Debe haber una fuga de gas en el universo o algo.

      Eliminar
    2. ¿Autoayuda para niños? .-. Me imagino algo tipo "No hay que llorar si mamá o papá te castigan sin ver los dibujos", o algo sobre no llorar si no te salen las sumas o las restas llevando. No sé qué decir. Estoy alucinando.

      Eliminar
  17. Una entrada muy divertida. Respecto a la de las chica y los padres... no soy yo porque mi padre tenía también un desmedido amor a los libros y antes no estaban los e-book, pero tengo que reconocer que invadimos la casa. Y eso que había estanterías en todas las habitaciones, menos cocina y baños. Acabé ocupando por completo el zapatero, el altillo del armario que era para la ropa, y tenía mi cama y las de mis hermanos con cajas debajo. Ahora tengo casa propia y el trastero está lleno de cajas porque no hay pared para tanta estantería.
    Vicio con parte de herencia de un mismo vicio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He tenido la inmensa suerte de que mis padres fomentaron el vicio de los libros. Luego se quejaban del espacio, las triples filas y la acumulación, pero al verme feliz y dichoso entre tanto papel, pues que el niño disfrute.
      No entiendo esas actitudes de prohibir. Hay opciones, mucha opciones. Me explicaba la muchacha que a sus padres no les gustaba que leyera tanto y que se enfadaban con ella y bla bla bla. Ahora le toca ordenador. Me supo fatal por ella. A ver si me la encuentro y le pregunto cómo le va y le enseñaré las ventajas del maravilloso mundo del contrabando.

      Eliminar
    2. Sinceramente, creo que hay cosas contra las que no se puede luchar, y si a tu amiga le gusta leer encontrará la manera (libros en el ordenador -abre pestaña y cierra cuando se acercan los padres-, en el baño -tengo estreñimiento-, y un sinfin de etc. ¡La imaginación al poder!). Si no, ya sabe, que se una al club de los que tienen una segunda vivienda: la biblioteca. Y cuando ella gane dinero, volverá a comprar.

      Eliminar
  18. ¿Al final al chico del módulo le cambiaste el libro? XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no se lo cambié. Es que estaba roto, no sé si lo he dejado claro. XD

      Eliminar
  19. El del módulo es tonto y en su casa no lo saben :D En serio, más cansino imposible.
    La madre que no le lee al niño cuentos protagonizados por niñas también.
    El de la vela qué quería?? Quemar el libro??
    Menos mal que quien te pidió a Blue Jeans, Moccia o Espinosa no te preguntó por Lof yu, jajaja. Se cree que con 15 años hay que leer cursiladas y bobadas romanticonas y sensiblonas?? Pobre niña...
    La del representante es la leche, jajaja, y el de la chica cuyos padres no le dajaban leer, que ya había leido demasiado... A ver, NUNCA se lee demasiado, y gastarse el dinero en libros no es ninguna chorrada (salvo si hablamos de Moccia y derivados).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El del módulo es muy tonto. Y cansino. Y repetitivo y no escucha.

      Lo de la vela es que quería regalar un libro y una vela relacionada con el libro. No sé... si regalas "Danza de dragones" pues una vela con un dragón o si es un libro de amor, pues una vela aromatizada. No sé, imagino que sería algo así.
      Nunca se lee demasiado ni se acumulan demasiados libros. En una casa siempre cabe un libro más.

      Eliminar
    2. El problema es el espacio. Pero bueno, las bibliotecas están para algo, y también se puede leer en e-book. Leer ahora está al alcance de cualquiera :D

      Eliminar
  20. Er... Wow...
    El primer relato es acojonante, pero es que el segundo es peor, de verdad, que... que...
    Y lo de la niña que leia demasiado... es como para perder la fe en la humanidad de verdad.

    Respecto a Infinity, si te refieres a Never7, puedo ayudarte, puede que incluso te guste, es muy iniciatica y si quieres ahondar mas en el genero... Pero lo mas probable es que te refieras a la novela de Sherrilyn Kenyon, en cuyo caso... no, no voy a ayudarte, la anterior novela ya fue tortura suficiente y no pienso ser participe de otra tortura mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La falta de educación de algunas personas no conoce límites. Y algunos de estos creen que por estar detrás de un mostrador pueden hablarte de cualquier forma y modo. Y claro, no imagina que un día el gordo se enfadará y se los tragará porque me alimento de clientes maleducados.

      Con Infinity no me refiero a ninguno de esos dos. Es una novela de una chica llamada May R. Ayamonte que no encuentro por ningún lado. Seguiré buscando un par de semanas. Si no lo encuentro, lo dejaré por perdido.

      Eliminar
  21. ¿Dejar de leer? ¿en serio? Que dinero ni que ná... bibliotecas joder, ebooks, libros de segunda mano... pero dejar de leer? o.O no lo concibo... yo hace mucho que no me compro un libro, porque no tengo un duro, y eso que en su día caía uno a la semana mínimo, pero dejar de leer?? en serio?? No se... la gente esta fatal y el mundo es un lugar muy triste... Menos mal que tenemos nuestros libros ;)

    En cuanto a lo demás... vaya personajes hay por la vida, que duro es y cuanta paciencia hay que tener para trabajar de cara al publico... yo desde luego no podría :P

    ResponderEliminar
  22. Muy buenas anécdotas, sobre la chica de los padres ahorradores...¿No le quedaría siempre la opción de las bibliotecas publicas o intercambio de libros?

    No sé, siempre diré que lo bonico de un libro es el contenido, la historia que te cuenta y el recuerdo que te deja, el poseer el contenedor de ésta es mas cosa de capricho...

    ResponderEliminar
  23. Te sigo desde ya porque todo, pero TODO, lo que cuentas en esta entrada es veridico y doy fe y eso que no trabajamos en el mismo sitio. A mi tambien me da miedo cada vez que suena el telefono, que mas que una libreria parece una teleoperadora.

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. No me puedo creer que realmente haya gente así.. y esas situaciones.. enserio me has dejado anonadada xd
    Muy buena entrada!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Voy a matar a los padres de la última chica, y a la mujer de los libros de jóvenes. LO JURO.

    ResponderEliminar
  26. Jajajaja, es muy gracioso, y bien escrito, ¡por favor, saca tiempo para hacer alguno más! Yo siempre he leído mucho, y mis padres nunca han tratado de impedirlo, más bien al contrario; creo que un día los libros nos echarán de casa, aunque he donado cerca de 400 de cuando era pequeña a una biblioteca pública para hacer sitio.

    ResponderEliminar
  27. ¡Enhorabuena, Jorge!
    Es una excelente recopilación de insensateces que hace pasar unos minutos muy divertidos. La elección de las imágenes con sus textos profundiza en la ridiculez de los contenidos.
    Por favor, sigue, haz más, alégranos el día.
    Un abrazo.
    Óscar.

    ResponderEliminar
  28. Me estoy riendo mucho con esto por la desesperación. Y lo último... mis padres jamás me han prohibido comprar libros, es más, mi madre y yo somos las locas de libros de papel y nos da igual no entrar en casa. Ahora mismo tengo todas las baldas, un baúl, y las estanterías llenas y he pasado a ocupar mi armario con libros (algo que hace reír mucho a mis amigos). Tengo que decir que a veces he comprado libros a escondidas para que mi padre no me diga nada tipo "ya estás gastando todo tu dinero en libros" porque últimamente está muy ahorrador. Aunque te diré que yo soy el tipo de niña a la que en vez de castigar sin salir, la castigaban sin leer (gracias a eso se me da muy bien leer a escondidas xD). Pero jamás me han dicho que no vuelva a comprar libros. Y lo de las velas ¿de dónde ha sacado que las velas son necesarias en una tienda de libros? XD

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué grande la llamada telefónica! XD

    ResponderEliminar
  30. He entrado de casualidad buscando blogs de literatura juvenil fantástica, pues soy escritora de ese género, pero al leer tu entrada.... Dios que panzá de reír me he pegado. La conversación telefónica es en serio??? Madre mía que mal está la gente!!!!!

    ResponderEliminar
  31. Soy librera. Doy fe. Y tengo mil anécdotas más (como pedirme libros baratitos, sacar de un euro y parecerles caro), pero con la que más me identifico es con la primera. Qué cruz!!!! Me ha encantado!!

    ResponderEliminar
  32. Para mi desgracia he tenido que trabajar más de lo que me hubiera gustado atendiendo al público por teléfono. Yo tengo un truco bastante infalible con la gente que dice estupideces y es crear unos segundos de silencio incomodo, en el que no dices nada pero das a entender: eres imbécil y me estoy callando, no porque otorgue si no porque no voy a perder una frase más discutiendo contigo cuando ya te he explicado las cosas 1000 veces. Parece que no, pero suele funcionar =)

    Por otro lado, siento decirte que tus desgracias me han hecho reír un buen rato ^^ . Y lo del representante y sant jordi... gift GENIAL! ^^ Te invito a seguir explicando estas cosas (seguro que es terapéutico y todo!)

    ResponderEliminar
  33. Lo que me he podido reír con tu entrada, de verdad, aunque la mitad de las veces lo que deberíamos hacer es ponernos a llorar, con tanto ignorante suelto, madre mía.

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  34. Estoy en una biblioteca y ha sido una mala idea ponerme a leer la entrada... Lo que me ha costado aguantarme la risa!! Qué paciencia la tuya, sobre todo con el primero!

    ResponderEliminar
  35. Una amiga ha enlazado este artículo, y así he descubierto el blog... ¿qué puedo decir? Ha sido todo un descubrimiento en dos fases. La primera fase ha sido la de la risa: no he podido evitar una buena carcajada con las situaciones surrealistas que describes. Los gifs están genial pero no son necesarios... lo cuentas tan bien que parece que lo estaba viendo. Luego he pasado a una segunda fase de reflexionar, en la que he pensado que más que para reír era para llorar, por la mala educación, la ignorancia y la estupidez generalizada. Se me ha ocurrido que podrías comprar la imitación de una recortada y cuando ocurran estas cosas, apuntarles mientras gritas "HUIIIID INSENSATOOOOS". Quizás no sea muy bueno para el negocio, pero seguro que es divertido ;) Bromas aparte, enhorabuena por tu paciencia y gracias por compartir las anécdotas.

    ResponderEliminar
  36. Ya era fan de estas entradas y ahora, con los gifs, me declaro ULTRA-FAN!!! En serio, qué cosas te pasan. De verdad que estas anécdotas no pueden suceder en la realidad, son todo fruto de tu imaginación, no me entra en la cabeza que haya gente así suelta por el mundo XD

    Lo siento por tu clienta habitual, pobre chica ='(

    ResponderEliminar
  37. Hola, encontré tu blog por casualidad y me esta gustando bastante. Pues, hombre me sorprende un poco que no te hayas matado aún con tus vivencias. Eres la prueba viviente de la esperanza en la fe de la humanidad. Y yo que creía que había escuchado cosas

    Encuentro gracioso que les pusieras gifs, aunque no parecían tan necesarios, la mente es más que suficiente, si se me permite expresar y no quedar como el imbecil que piensa que los comics en realidad es poco culto.

    ResponderEliminar
  38. El trato con el público es..... Da igual que vendas libros, repollos o piezas de avión. Se te ha olvidado el que pide descuentos, cuando consideran que se han gastado mucho te acribillan. en fin, somos así.

    La última anécdota me ha resultado curiosa, a mi me pasa lo contrario, no consigo que mi hija lea y haga lo que haga no surte efecto. Ella sabe que tiene barra libre en las librerías, puede comprar lo que quiera, pero nunca compra nada (nada de leer). La regalamos libros, leo con ella, ya no se que hacer. Tiene tantos libros en casa que ya no caben y nada, he pensado prohibirle leer a ver si así logro algo, eso del encanto de lo prohibido.

    ResponderEliminar
  39. La primera anécdota me ha hecho reír como una loca, aunque comprendo perfectamente que en ese momento sólo quisieras agarrar una recortada y reventar cabezas XDD

    Y la última... la última me ha puesto MUY triste... :(

    ResponderEliminar
  40. Librería Aqualata.... Recuerdo una vez, hace muchos años, antes del frikismo ilustrado, entre en esa librería de Igualada y pregunte si tenían algo de Terry Pratchett, y la respuesta fue, que es eso un comic o algo? Seep, gran Librería si señor...

    ResponderEliminar
  41. Por favor, haz más entradas de estas. Te acabo de descubrir, pero has conseguido que me vaya riendo al trabajo y espero volver de la misma manera. Lo que me parecían anécdotas inventadas se han hecho realidad. Todas penosas y divertidas, pero la que de verdad me ha dado pena es la de la chica lectora con esos padres tan cerrunos. Una verdadera pena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. ¡Qué paciencia debes tener! Y sobre la chica de la última anécdota... me ofrezco para enviarle un par de libros. Si todos los autores hacemos lo mismo tal vez logremos que sus padres cambien de idea, ¿no?

    ResponderEliminar
  43. La primera es demasiado buena XD, y la última es tan... triste. A ver, comprendo que los libros son caros, soy consciente de ellos, ¿pero prohibir comprar libros? Es como prohibir comprar comida...

    ResponderEliminar
  44. Me ha encantado. Y los gifs le han dado tanta vida. Aunque claro, si no quieres no hay problema que se disfrutan igual tus entradas.
    Y que risa me ha dado xDDD
    El tipo del primer caso, jesús! que desesperante, pobre tú.
    Y la señora de las velas... y la de los cuentos clásicos para niños, al menos le lee cuentos a su hijo.
    Y pobre la chica a la que le han prohibido. Creo que podría ser yo hace algunos años, pues cuando empecé a comprar libros en serio, lo hice con mi dinero, ahora mi madre sólo me regaña pero no puede decir nada más, lo que es un alivio.
    Espero sigas trayendo entradas como esta :D

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.