jueves, 17 de marzo de 2011

"Corazón mecánico" de Jaclyn Dolamore

Corazón mecánico, Jaclyn Dolamore, ed. Versatil, 2011

Nimira es muchacha de piel oscura, extranjera en tierra extraña, y bailarina bombacho en locales venidos muy a menos de music-hall. Intuye y sabe que la vida es algo más que locales atestados de humo y espectadores gritones. Un día recibe una extraña oferta de trabajo del misterioso señor Parry: acompañar con su voz la música de extraordinario y exclusivo autómata pianista. Nimira acepta encantada sin sospechar que en pocos días se verá inmersa en una compleja intriga entre el mundo de las hadas, ambiciosos brujos y secretos escondidos en puertas. Y que se enamorará del automata, un pianista con el corazón de metal.

Bien. Me ha gustado. Rápida de leer, con encanto y con una amalgama de referencias e influencias muy interesantes. Aunque en alguna parte he leído que se relacionaba esta novela con el universo steampunk, no acabo de estar de acuerdo. Creo que Jaclyn Dolamore se sitúa más bajo la influencia de aquel maravilloso todo de finales del siglo XVIII y principios del XIX que era E.T.A. Hoffmann que ya exploró el universo de los autómatas en el cuento Los autómatas y más especialmente en El hombre de arena donde aparece un autómata musical, la bella Olympia (cuento que posteriormente se convirtíó en ópera por obra y gracia de Offenbach, uno de los mayores genios musicales de la historia. Si pincháis en el enlace os vais a la canción de Olympia en la privilegiada gargante de Natalie Dessay. Podéis morir de ironía, gracia y belleza). Creo que es aquí donde se puede encontrar el primer origen y germen de la novela de Dolamore.

A esto se le añade un universo feérico sacado de las leyendas del siglo XIX, un punto bastante pasado de Jane Eyre, algunas convenciones de la actual novela juvenil, un poco de novela gótica con Udolfo a la cabeza, mucha magia, un poco de Mizayaki, una buena protagonista, un antagonista demasiado pronunciado, un chico atrapado, un estilo agil y claro, una historia simpática, un final emocionante y... pam... Corazón mecánico se convierte en una obrita encantadora sin otra pretensión que la de ser un moderno cuento de hadas, nunca mejor dicho.

Corazón mecánico es una pieza de cámara. Pocos personajes, pocos escenarios e intriga mínima, pero bien conducida (aunque ya conocida y que un lector un poco avezado adivina a la tercera página... pero no creo que esto es lo que importe a la autora). Quizá me ha faltado un poco más de música y la exploración de esa sociedad que presenta de brujos, hadas, etc. Me quedo con ganas de más calle ya que los personajes casi que no salen de la casa del señor Parris. Y la impresión que me ha quedado de ese mundo es una nebulosa. Pero esto es pecata minuta porque como cuento de hadas funciona. Y con los papeles tradicionales de principe, princesa encantada y bruja malvada intercambiados de una forma ingeniosa.

Lo que sí espero es que esta novela se acabe aquí y no sea el inicio de una serie o de una trilogía o sextalogía o etc. Como obra es redonda. Los elementos justos, el desarrollo adecuado y el final lleno de emoción y justo románticismo sin caer en el exceso lagrimal o el melodrama (algo comprensible teniendo esta novela su punto de vista en la literatura del siglo XVIII y su justo medio). Pero no será así y pronto tendremos un Corazón aún más mecánico que empañará la frescura de esta pieza. Cada día estoy más cansado de sagas y añoro aquellos tiempos de historias que terminaban en una novela. A veces me preguntó que habría sido de Cumbres Borrascosas, Orgullo y prejuicio, La vuelta al mundo en ochenta días o Drácula si las hubiesen escrito en la actualidad.

Personalmente y hasta nuevo aviso, me quedo con esta pequeña novela de cámara que proporciona una lectura agradable y deja un buen regusto. Además, siempre es estupendo leerse una novela con robots. Aunque en este caso no sean de los que me gustan a mí: los que destrozan ciudades y dominan el mundo.



 P.D. Si a alguien le interesa el tema de los autómatas en la historia y en la literatura (cuya presencia empieza en La Iliada) no puedo dejar de recomendar el estupendo libro El rival de Prometeo que la editorial Impedimenta publicó hace un par de años.

9 comentarios:

  1. Pues mira por donde, me has abierto el apaetito...

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la sinpsis, suena curiosa.
    La verdad es que de robtos he visto más películas que libros he leído, pero siempre me llamaron temas como el de "Inteligencia artifical" o "Yo robot".

    Gracias por la muy buena reseña.

    ResponderEliminar
  3. Alendax, a comer... y para una vez en los últimos tiempos que Versatil hace una portada medio decente... la historia está bien, de verdad.

    Hechicera, la novela es amalgama equilibrada de muchas cosas y realmente es curiosa. Y agradable. La robótica es un gran tema, sobre todo si destrozan cosas.

    ResponderEliminar
  4. Yo también me estoy comenzando de las trilogías, sagas y demás. Últimamente incluso me echa para atrás cuando decido si quiero una novela u otra. Corazón mecánico tiene muy buena pinta, la tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
  5. Cris, "Corazón..." está bien. Es sencilla y sin muchas pretensiones y eso se agradece mucho. Cada día más. Eso sí, da la sensación de ser el principio de algo. Y realmente esta historia sería perfecta como volumen único, no como parte de algo.

    ResponderEliminar
  6. Estaba esperando a leer alguna reseña de este libro porque me encantaban la portada y el título (soy así de simple, jajaja). Creo que me la voy a pedir por mi cumple ;)

    ResponderEliminar
  7. Lana, realmente me ha sorprendido. Es una novela que está bien, es entretenida, bien escrita, con detalles muy interesantes. Te puede gustar. Y para tu cumple pide, mujer, pide.

    ResponderEliminar
  8. Este libro lo vi hace un monton de tiempo en la libreria, y le tengo un montón de ganas... Después de leer esto, me dan mñas ganas aun.
    Si Lanita se lo pide por su cumple, yo me pido que me lo preste XD

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Amixam, lo encontré encantador en su sencillez y en su falta de pretensiones. Un cuento de hadas. Y punto. Me sorprendió gratamente.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.