jueves, 31 de marzo de 2011

"La chica del lago" de Steph Bowe

La chica del lago, Stpeh Bowe, ed. Montena, 2011
La noia del llac, Steph Bowwe, ed. La Galera - Lluna Roja, 2011

El título original de esta novela es Girl saves boy que traducido viene a decir "Chica salva a chico".

Hago esta pequeña puntualización porque el título que le han puesto tanto en la edición en castellano, como en la edición en catalán, se carga el sentido y la gracia de la novela. Para empezar la chica de la novela pasaba por el lago, el chico estaba en el lago y lo importante es que la chica salva al chico. En un sentido físico y espiritual. Y, además, chica que salva a chico y que con este acto, se salva a ella misma.

Pasar del original para titular  La chica del lago me parece que es escatimar parte del juego que propone la novela a los lectores. Supongo que se ha querido buscar un título más atractivo para encontrar más lectores, poner esa bonita fotografía de una muchacha en mitad de un lago que poco tiene que ver con el interior, dar la impresión de que nos encontramos ante la historia de amor con, no sé, una sirena o una barracuda de protagonistas, amén de cargarse la simpática ironía del título. Reconozco que yo cuando vi las primeras imágenes de la novela en un catálogo de novedades que me enseñó un comercial pensé que me encontraría con un relato mágico, algo parecido a lo que me encontré en aquella estupenda película de John Sayles, El secreto de la isla de las focas (en el enlace, el relato de la leyenda central de esta preciosa película). Un toque de magia. Al leer el argumento y ojear las primeras páginas ya vi que mi impresión era errónea, me encontraba ante una novela de corte realista. Vaya... tendré que escribir yo la historia de amor entre una chica forastera y especial con una barracuda.

Jewel salva a Sasha de ahogarse en un lago. Con este acto se conocen dos personas heridas por fantasmas del pasado y miedos del presente. Empieza una amistad que deriva en otra cosa. Ambos arrastran heridas. Jewel, la soledad y el abandono. Sasha, saber que le quedan pocos meses de vida. Conocerse les dará el que luchar, sanar y vivir. O, por lo menos, intentarlo con todas las fuerzas.

Y no desvelo nada que esto ya sale en la contraportada de los libros.

La chica del lago ha sido una muy agradable e inesperada sorpresa. Una historia realista de amistad y amor entre un montón de personajes cada uno cargado con sus heridas y traumas. La relación entre ellos será el detonante de sacar a la luz los miedos y los silencios y de hacer algo antes de que sea tarde.

El amor, la familia, la muerte, las segundas oportunidades son algunos de los temas que Steph Bowe trata con sentimiento y con inusitada elegancia. Pese a lo espinosos de algunos temas, Bowe sale airosa porque no cae en excesos melodramáticos o en escenas de telefilm de mediodía con niño muriéndose, familia disfuncional y mucho lloro y mucho moco. No negaré que hay páginas con un punto demasiado de exceso sentimental, pero no se pasa y hasta diría que está justificado por la circunstancia vital de los protagonistas.

Los personajes están bien tratados, todo es tranquilo y sutil y hay una curiosa forma de utilizar la elipsis narrativa. Tiene razones y actuaciones lógicas con su carácter. Momentos que no compartes, pero que yo entiendo. Sobre todo con Jewel. Algunas de sus reacciones son censurables, pero son lógicas con el pasado del personaje. Ante tanto abandono y tanto engaño, uno más, aunque no intencionado, pueden sacar al egoísta que todos llevamos dentro. Por qué, ¿cuántos estamos dispuestos a amar a una persona sabiendo que en pocos meses se muere? ¿A amar y entregarse pese a todas las heridas con la convicción de que volverán las lágrimas?

 Es una novela de personajes y sentimientos. De encuentros y desencuentros. Si alguien espera acción o espectáculo, se ha confundido de novela. Aquí hay mucho diálogo, mucho personaje sentado y algo de lágrima. Se tratan temas duros, pero con elegancia. Ya sé que lo he dicho antes, pero lo repito porque es lo que más me ha gustado. No hay abuso, no hay melodrama. Y hay cabos sueltos. No porque haya una continuación (o espero que no, vamos), si no porque la vida también los deja.

Quizá a la novela le falta cuerpo, un armazón estructural más compacto, algún tópico traicionero y alguna página más para desarrollar alguno de los temas tratados. Pero todo esto no lastra, y La chica del lago sigue siendo una buena novela que proporciona una lectura agradable y unos personajes que no por conocidos, son menos cercanos.

14 comentarios:

  1. ¿Ya te lo has leído? O_o
    Pero si aún no ha salido. A mí, de todas formas, no me llama. Es demasiado drama para mi sensibilidad xD

    ResponderEliminar
  2. Hola, acabo de descubrir tu blog y te sigo a partir de hoy. No conocía esta novela, y tiene muy buena pinta, gracias por subir la reseña. Un saludo, Gema

    ResponderEliminar
  3. Alexia, en catalán salió hace un par de semanas. Ventajas de dos idiomas. Es drama, sí, pero contenido.

    Locura, gracias a ti por pasarte por acá. Es un placer escribir reseñas. Me lo paso bien y conozco gente. ¿Qué más puedo pedir? Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Le tengo ganas desde que supe que se publicaría, así que pronto estará en casita =)

    ¡Un saludo! ;P

    ResponderEliminar
  5. Leyna, queda poco... la semana que viene llega a las librerías la edición de Montena. Si lees en catalán, por eso, hace ya un par de semanas que ronda por los anaqueles.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me has convencido, Jorge. Ya me lo he apuntado para tenerlo muy presente. Además, me irá bien porque el otro día mi novio me comentó que no me gustaban las historias que trataban sobre la vida, y así puedo demostrarle que se equivocaba. :)

    ResponderEliminar
  7. Cris, vaya responsabilidad... espero sinceramente que si llega a caer te guste. Antes, por si acaso, ojea y lee unas páginas en la librería... solo por si acaso...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Q pena est del cambio de los títulos, a mi me da mucha rabia, pues me has picado la curiosidad, apuntado queda. un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Si a ti te ha gustado, a moi le va a encantar

    ResponderEliminar
  10. Carol, es una novela pequeña, pero agradable. Me cayó en gracia y eso que a mí lo de la novela realista me molesta más que otra cosa... suele tener un tufillo paternalista que marea. Supongo que parte del encanto se debe a los dieciséis años de la autora. Ha sabido ser cercana, pero a la vez separarse de lo que hablaba. Abrazos.

    Alendax, gracias por la confianza, pero menuda responsabilidad. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Mmmmm, huele tan bien que la boca se me hace agua. Creo que la portada y el título me tenían tremendamente confundida porque también imaginaba algo "mágico" en su interior. Por lo que cuentas, su título original me habría hecho tilín con solo verlo :)

    Me la apunto para mis próximas compras ^^

    ResponderEliminar
  12. Veritas, creo que te gustará. Es una novela pequeña, delicada y bonita. Ligera y con ese punto de drama contenido que la hace muy interesante. Buena lectura y buenas compras.

    ResponderEliminar
  13. Jajajajaja, me has hecho soltar una carcajada con lo de la barracuda xDD. Pues bien, me llama la atención este libro, no sabía de su existencia ;)

    ResponderEliminar
  14. Lana, la historia de amor entre una chica barracuda y un chico tímido, pero majo podría ser una gran novela. A ver si me pongo con ello. Apuntada queda, pues. Para que le eches un ojo.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.