lunes, 7 de marzo de 2011

"El prodigi" de Gerard Guix

El prodigi, Gerard Guix, ed. Estrella Polar, 2011

Una de las grandes apuestas de la editorial Estrella Polar para este Sant Jordi. Una historia de intriga, terror, acción, aventura, romance y hombres lobos. Escrita con ganas, con nervio, con oficio, pero a la que le faltan páginas de forma alarmante. Y es que pese a que Gerard Guix escribe con gusto, no consigue hacerme creíble la historia.

Àxel se acaba de mudar a Barcelona. Sus padres están recién divorciados, no tiene amigos, sufre cierto acoso en el instituto y su cuerpo está cambiando. Demasiado pelo, colmillo demasiado grandes y una afición cada vez mayor por la carne cruda. Una conocida insinúa que se está convirtiendo en un hombre lobo. Su misterioso tio Odin parece tener respuestas. Se empiezan a suceder macabros asesinatos por las calles de Barcelona. Y en el ambiente se respiran aires de guerra. Àxel tendrá que decidir.

Lo dicho. Para mí a esta novela le faltan tranquilamente cien páginas. Es raro decir esto, lo sé. Habitualmente siempre pido menos. Odio la paja en una novela y siempre busco que el escritor haya ajustado el texto a lo que le pide la historia, no a lo que le piden elementos externos. Pero en este caso me faltan cosas. Y esta ausencia provoca que a la novela le ocurra algo que es lo peor que le puede pasar a una historia de corte fantástico: no me resulta creíble.

Àxel acepta demasiado pronto el elemento fantástico. El protagonista es un chaval de catorce años al que de repente le empiezan a suceder una serie de cambios físicos demasiado importantes como para tomárselos con la entereza presentada en la novela. Hay poca duda, poco miedo. De repente es normal que los colmillos crezcan, comer carne cruda, que aparezca una gótica y suelte que caza vampiros o encontrarse cara a cara con un hombre lobo. Me falta un punto de realismo y desarrollo psicológico de los personajes. Sobre todo de Àxel que no me cuadra... demasiado infantil en un principio y de repente es otra persona. Es lo contrario que lo que pasaba en la estupenda Invocación, que la aparición del fantástico en la vida de la protagonista está narrado de forma realista y con las reacciones que un adolescente normal tendría. Creo que es demasiado apresurado. Y lo mismo me ocurre con el resto del elenco (quizá con la excepción de Nadia). Son figuras más o menos reconocibles, pero que les falta peso. Sí, la palabra es apresurado. Como si hubieran demasiadas ganas de entrar en materia, en las peleas y la acción y se hubiera dejado de lado un cuidado a los personajes. Es novela fantástica y juvenil, sí, pero si algo nos ha enseñado Suzanne Collins es que la complejidad moral y psicológica de los personajes se puede y se debe exigir. Y este pequeño descuido en la configuración de los personajes me extraña en alguien tan conocedor del oficio como Guix... ¿por qué pienso más en presión editorial (acción, acción, acción) que en otra cosa?

Salvando este escollo nos encontramos con una muy entretenida novela de acción, terror y misterio. Gerard Guix demuestra un gusto y un oficio estupendo para la creación del ambiente de terror que la novela exige. El descenso al metro es un buen ejemplo de ello. Sabe contar y jugar con la oscuridad y crear un buen ambiente de suspense. Las escenas de acción son rápidas, agiles y están bien explicadas. Y no ahorra detalles escabrosos si la novela lo exige. Porque estamos ante una historia violenta, dura, sucia y llena de sangre. Uno de los mejores momentos de la novela es un ejemplo de todo esto; una escena en un restaurante chino que es un pequeño recorrido por los diferentes planos del terror, tanto físico como psicológico.

Juega bien con la ciudad como personaje (aunque hecho de menos más calles, más nombres de estaciones, más localización concreta) y convierte los túneles del metro en otro personaje (junto con otras localizaciones que me callo). Y agradezco muchísimo a Gerard Guix que no haya caído en la trampa tan habitual de mostrar una ciudad de postal. Consigue que la Barcelona literaria sea real. Con su belleza y su fealdad. Con la vida de Gracia, pero el olor a orines de otras calles.

Y confirma que los ositos de pelucha dan muy mal rollo.


El prodigi presenta un mundo interesante y prometedor, un final poderoso y una ambientación y atmosfera muy conseguidas. Lástima que a los personajes les falte un punto de cocción que espero ver en su continuación. Solo espero que Gerard Guix se tome el tiempo necesario y mime a sus criaturas. La historia se lo merece.

Y, por cierto, ya tengo elegido el bando. Las vistas desde Montjuich son preciosas.

11 comentarios:

  1. ¡Gracias por la información, Jorge! Tiene buena pinta, aunque no me gusta lo que dices de que el protagonista acepta los cambios demasiado rápido (ni lo que que confirme que los ositos de peluche dan muy mal rollo,jajajaja). En fin, la tendré en cuenta ;)

    Lana.

    ResponderEliminar
  2. Lana, tenla en la mira, aunque según tengo entendido de momento sólo se ha publicado en catalán. Los ositos de peluche y las muñecas de porcelana dan muy mal rollo. Es una verdad universal.

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!!
    La verdad es que devoré el libro y estoy de acuerdo contigo en que hay momentos brillantes. La historia promete, y por como acaba me da la sensación que se va a abrir un mundo increíble en la segunda parte. No me había dado cuenta de lo de la profundidad psicológica de los personajes que comentas pero quizás es verdad que el proceso del personaje y su cambio de niño a “joven héroe” es muy abrupto. Algunas páginas más hubieran estado muy bien. Me da la sensación que se han guardado muchas cartas y que esto es solo un prólogo.
    Lo que no estoy muy de acuerdo y encontré muy original es la forma de contar el proceso de cambio de Axel y como él lo vive: con cierto engorro pero con cierta aceptación y con cierto humor. Y como los personajes de su alrededor se lo toman: con un punto de humor, frivolidad y freakismo, que me ha sorprendido y que me he comido con patatas ( me ha recordado el punto de humor y de ingenuidad de algunos personajes de True Blood) y me ha hecho quedarme atónito hacia lo que se estaba apuntando hacia el final… no digo más.…. Se crea un misterio y una extrañeza ante lo que está sucediendo que te hace querer saber más…. vaya, que está bien que no sea nada previsible. Esperaremos la segunda parte.

    ResponderEliminar
  4. Bastian, sí y no. Me chirría. La forma de crear lo fantástico me chirría. La "normalidad" con que lo viven los personajes me resulta dificil de aceptar. No me la trago. Me falta desarrollo de personajes. Es como apuntas se nos hubieran escondido algunas cartas. Lo que sí reconozco es que la novela me ha picado mucho para su continuación y ver hacia donde lo conduce todo. Puede convertirse en algo muy grande.

    ResponderEliminar
  5. Con lo bien que pintaba y después de leer tu reseña la voy a descartar,jejeje. Odio la falta de realismo cuando se tocan temas fantásticos de este tipo (lo sé, mi frase no tiene mucho sentido,jajaja). Me explico: odio cuando una persona normal en un mundo aparentemente normal, de repente se convierte en vampiro/hombre lobo/ángel/hada/duende/o cualquier otro ser del estilo y lo acepta con total naturalidad..me pone de los nervios!

    Gracias por la reseña!

    Besosss

    ResponderEliminar
  6. Nessie, la novela está bien y la parte de acción es estupenda. Lo que te chirría a ti es lo que me chirría a mí. Pero ya has visto que a Bastian le gusta esa aceptación tranquila de lo fantástico. Será cuestión de leer y valorar.

    ResponderEliminar
  7. Mattia, a mi me ha gustado. Lo suficiente como para leer la continuación y recomendarla a los lectores. Pero me faltan páginas. Eso sí... poco me gustaba el metro y ahora, menos.

    Bienvenido.

    ResponderEliminar
  8. Yo estoy contando los dias que faltan para la tercera entrega.
    Muy recomendable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pos anda que yo... para el 20 de noviembre no queda tanto... tengo muchas ganas de ese baño de sangre que me ha prometido Gerard Guix.

      Eliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.