martes, 15 de marzo de 2011

"Delirium" de Lauren Oliver

Delirium, Lauren Oliver, ed. Cruïlla, 2011
Delirium, Lauren Oliver, ed .SM, 2011

La gran apuesta de SM para este Sant Jordi y uno de esos libros que de un día para otro aparece por los foros, las noticias y los blogs bombardeando a los lectores. A la librería nos llegó un paquete de la editorial con sólo una hoja de publicidad recordándonos que en un par de días estaría en las librerías la novela de Lauren Oliver. Se organiza el reto que supongo la mayoría habréis oído hablar y aparecen multitud de reseñas antes de que llegue la novela a las librerías. Y todo por la primera entrega de una novela de ciencia ficción de una autora desconocida cuyo primer libro pasó muy desapercibido (palabras de la editorial). Llega la novela a la librería, me la llevo a casa, la leo y me preguntó. ¿Merece Delirium tanto ruído? Sí... y no.

En un futuro indeterminado, tras unas guerras indeterminadas. Por fin el gobierno tiene la cura contra esa enfermedad llamada de forma comun amor. Por fin los sufrimientos, las palpitaciones, los instintos suicidas, la falta de apetito, etc. tiene su cura. Los habitantes de las ciudades se someten a una sencilla operación al cumplir los 18 años y dejan de sentir. Todo es tranquilidad y todo se vuelve sencillo. Lena está deseando que llegue el día de la operación para que la curen y pueda empezar una vida con la pareja asignada. Pero, claro, la aparición de un chico, el extraño comportamiento de su mejor amiga y el ir descubriendo poco a poco secretos escondidos de su familia hará que Lena reconsidere toda su existencia y todo en lo que creía.

Delirium se inscribe, y saltando todas las distancias en cuanto a calidad y trascendencia, en la tradición de la santa trinidad de las distopías antisentimentales: 1984, Farenheit 451 y Un mundo feliz. Se hacen referencias casi explícitas (el control del gobierno, la reescritura de la historia, las tres leyes paradójicas, la trascendencia de la poesía, el miedo a los salvajes, etc.) y se asumen como antecedentes y fuentes de inspiración. Quizá demasiado, porque una de las pegas que le pongo a la novela de Oliver es que no me acabo de creer del todo su mundo. Me parece un decorado más que una realidad. Me falta explicación. Me falta historia. Cómo, cuándo y por qué. Supongo y espero que en las próximas partes de la saga expliquen mejor esta nueva sociedad y cómo surgió. Se dan destellos y pequeñas referencias, pero como lector me falta un poco más de chicha.

Pero, ¿me ha gustado esta novela? Sí, ma non troppo. Explico. Considero Delirium una de las mejores novelas juveniles que he leído en lo que va de año, pero no puedo declararme fan total ni considerar esta novela una obra casi perfecta como he leído en otras partes. Creo que tiene partes brillantes, pero que cae en algún exceso y, en mi opinión, alguna ingenuidad. Justifico mi respuesta. Lo mejor de Delirium es cómo Oliver ha creado, modelado y puesto en marcha el personaje de Lena. Mimo y cuidado. Nos encontramos con un personaje bien forjado, explicado con cariño y cuidado. Su evolución a lo largo de las páginas es coherente y la autora nos presenta una muchacha contradictoria, temerosa, confundida y viva. No deja de ser un tipo de personaje al que estamos acostumbrados (chica modosita y normalita, secreto de familia que la hace diferente, etc.), pero bien trabajado. De igual forma su mejor amiga Hana se escapa de los tipismos con que se nos presentan en otras novelas los "mejores de..." y también se erige como un personaje singular con el que el lector empatiza. Los secundarios son figuras bien tratadas, buenos contrapuntos a la protagonista. El chico... bueno... es quizá el peor personaje. Demasiado perfecto, demasiado lo de siempre. Sin fisuras y sin vida.

El estilo de Lauren Oliver es pausado, elegante y eficaz. Crea el ambiente y agradezco que sea una autora que se toma su tiempo para presentar a los personajes y la acción, que no caiga en las trampas de la velocidad constante y la acción trepidante. Eso sí, cuarenta páginas menos no le habría hecho daño a esta novela ya que cae en alguna repetición y reconozco que hay capítulos que desfilaron por mis ojos mientras yo repasaba mentalmente la lista de la compra.

Pero... algo chirría... supongo que es algún exceso sentimental o algún pico de emoción que busca Oliver que choca con mi crebilidad lectora. Es difícil hablar de esto sin fastidiar partes de la novela, pero el momento Montecristo o los abusos de la palabra amor. Me chirrían. Me hacen ver las costuras de la novela. Me da la impresión de ser artefactos de una gran manipulación sentimental, de una gran trampa. Ya sé que la literatura es mentira y los escritores titiriteros, pero les exijo que no ver esas trampas. Y partes de Delirium me parecen echos con el único objetivo de emocionar al lector, no porque la novela o la historia lo exigiera de verdad. Excesivamente evidente la búsqueda de emoción, de impacto. Como sus imágenes finales. Demasiado... toda la novela tan tranquila y el final es demasiado exagerado... para provocar el llanto, no por lógica narrativa. No me resulta creible. No me creo todo el tema del amor, la extirpación, etc. Y al ser el centro mismo de la novela, ese mismo centro me cuesta tragármelo.

Prefiero las conversaciones en la playa, las carreras con su mejor amiga y la lectura de poemas. La emoción es la justa, los sentimientos, verdaderos y la narración honesta.

14 comentarios:

  1. Tenía miedo de leer tu reseña xD
    Sólo me he leído varios capítulos porque "Choque de reyes" está demasiado interesante.
    Pero me anima saber que es de lo mejor que has leído, aunque en conjunto no sea maravilloso. No espero que lo sea. También la edad que tenemos influye. Vamos, seguramente.

    Un besu

    ResponderEliminar
  2. Pues como adolescente hormonada que soy le tengo ganas a Delirium que sólo por llevar la palabra distopía ya merece que le eche un ojo. La verdad, es que todos los defectos que describes fueron los mismos que los de "Si no despierto" así que si a estas alturas, la autora no ha sabido limarlos...
    p.s.: ¿Pero qué pasa? Todos sufrimos el Choquedereyenismo ¿o qué?

    ResponderEliminar
  3. No me he animado con esta novela porque además de que se basa en la mismas ideas de siempre, me recuerda mucho también al argumento de la saga de Tración. Tendrá cosas diferentes y tal, pero por ahora no me acaba de llamar lo suficiente para ir corriendo a comprármelo. Además de que es una saga y el final me han comentado que es de los que tienes que tener a mano el segundo si no quieres tirarte de los pelos xD

    Así que por ahora, me esperaré a ver.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Hechicera, ¿miedo? ¿tan duro soy? No es una maravilla, pero se lee muy bien. Hay un buen trabajo con la protagonista. Sí, quizá la edad influya en los efluvios románticos...

    Alendax, ojo que los maduros que empiezan a ser interesante también tenemos las hormonas a la que salta, eins. No he leído "Si no despierto", pero por lo que dices me encontraré con virtudes... algún día lo pruebo.

    P.S. La serie de HBO ha hecho mucho... consciente o inconscientemente. Yo empecé con la tontería de "Juego de tronos" en el 2004... echa números de la paciencia que el aficionado le hecha.

    Yael, no es una serie imprescindible por mucho que leas por ahí. El final... es un final... podría acabarse aquí tranquilamente... lo que sí creo es que la historia da para una novela, no para una saga porque nos encontraremos con una más de rebeldes y luchas y etc. Una triste novela distópica hubiera sido maravilloso. Puta manía de hacer sagas.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto: la serie. Yo me quería leer la saga, pero la proximidad de la serie convirtió las novelas en una de mis prioridades. Quería leermelo antes para no echarlo tanto a perder.

    Y sí: putas sagassss!
    Echo tanto de menos leer libros con su punto y final... :)

    ResponderEliminar
  6. Hechicera, "Dos Coronas" de Susanna Eevee. Buena fantasía épica con sus personajes, sus tortas, sus momentos de calma, su excelente estilo de escritura y todo en un columen que no continuará.

    Con la serie harán un buen trabajo, ya verás.

    ResponderEliminar
  7. Ayer se lo compramos a Plexi por su cumpleaños, espero que le guste. Yo tengo ganas de leer una distopía juvenil, ya sea ésta, "Juntos" o "Traición", a ver qué tal la experiencia...

    ResponderEliminar
  8. Lana,

    1. Felicidades a Plexi si no la veo por aquí o por allí. Que cumplas muchos más, pórtate mal y que te hagan sentir como una reina.

    2. Como todo depende del libro, más que del género. En un par de día me pillo "Juntos" aunque me suena a ya leída. La saga "Traición" me da más palo, la verdad.

    ResponderEliminar
  9. Casi podría copiar el comentario que te he dejado en la otra reseña, je, je. Otro libro del que no dejo de leer maravillas, así que me alegra encontrar a alguien que le ve "peros" porque yo también suelo ser bastante puntillosa al leer. Por lo demás, me gustan las distopías pero de las nuevas me llama más "Juntos".

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Rusta, he terminado hace diez minutos justos "Juntos" y me ha gustado bastante más que "Delirium". Me resulta más sutil y mucho más creíble. Eso sí, las distopías en ambientes totalitarios no pueden librarse de la influencia de "1984" y de un montón de nuevos tópicos.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. pues.... quiero distopias... este año me apetecen mucho, lastimque no lleguen muchas a mis manos!!!! veo que el libro es bueno pero tampoco es OMG asi que lo leere tranquila!

    ResponderEliminar
  12. Liz, es una buena distopía. Con los elementos de todas, pero bien construida pese a que a mí me chirríe el engranaje. Lee tranquila y lee bien.

    ResponderEliminar
  13. Bueno en cuanto a esta novela... Mi No es rotundo.

    En primer lugar porque creo que los temas de ciencia-ficción o "fantasía verosímil" -no sé como llamar a este tipo de libros, el último temrino me lo acabo d sacar de la manga- deberían investigar MUCHO sobre lo que escriben. El postulado de amor en una zona del cerebro me da grima. Recomendaria a Lauren Olivier leer algo sobre West-Eberhard o Celia Moore antes de atreverse a hacer ese tipo de afirmaciones. Porque, lo siento, en el cerebro lo único que se encuentra son las bases sin las cuales no hay comportamiento, no la razón del comportamiento. La biología, la bioquímica, la psicología básica y la física han desechado esa teoría en el 2003... Si vas a escribir sobre ciencia ficción (rollo futurista) infórmate para no vender como futuro algo que pertenece al pasado.

    Bien, después de este rollo (no es que sea muy tiquismiquis, es que para mí esto es como una falta ortográfica muy gorda para otros/as), la segunda razón es que Lauren Olivier me parece una escritora MUY BUENA y no quiero leer algo que voy a ver con malos ojos desde el principio y ensuciar este hecho.

    En tercer lugar, no es el momento en el que busco más de lo mismo. A veces sí lo hago, porque me gusta mucho cierta línea argumental, pero ahora no.

    Y para terminar, toda aquella campaña ilimitada de promoción me hace desconfiar...

    Sin emabrgo, me encanta leer vuestras reseñas sobre el libro porque está claro que la estáis disfrutando y creo que el principal objetivo de un libro de este tipo no es más que ese.

    ¡¡Un saludo!!

    ResponderEliminar
  14. Veritas, es precisamente todo ese tema del amor lo que me irrita tanto de la novela. Es lo de extirpación de los sentimientos lo que hace que la novela chirríe y no me la crea. Ya sé que es fantasía, pero al inscribirse en ciencia ficción debe tener una base real y justificada científicamente. Me parece una excusa tramposa, "Vamos a quitar el amor" y entonces todo es apasionado y dramático y tramposo.

    Si la novela se aguanta precisamente es porque Lauren Oliver escribe muy bien y tiene gusto para la narración, la descripción, el trabajo psicológico. Con un argumento más creíble hubiese sido la bomba.

    Y no eres tiquimiquis, es impresión muy correcta de lector.

    De las promociones paso, me fio de mis instintos más primarios y básicos. La parte reptil / hiena.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.