miércoles, 13 de abril de 2011

"Gata blanca" de Holly Black

Gata blanca, Holly Black, ed. Plaza y Janés, 2011

Holly Black es muy buena.

Lo ha demostrado con la saga de Spiderwick y con la estupenda El tributo (un cuento de hadas extraordinariamente perverso). Y con Gata blanca demuestra con creces que es una de las mejores y consigue una novela que está entre lo más granado de este año y, estoy seguro, será una de las mejores lecturas que haré este 2011.  Hala, ya está dicho.

Un toque con la mano y estás muerto. O con todos tus huesos rotos. O sin personalidad. O atrapado en una relación. O con los recuerdos cambiados. O convertido en un picaporte. Un mundo donde la magia es ilegal y está reducida a unos pocos, habitualmente delincuentes o mafiosos. Este es el mundo en el que se mueve Cassel, un chico normal en una familia de trabajadores de maldiciones. Intenta llevar una vida normal hasta donde puede. Pero una noche se despierta desnudo en el tejado del internado donde estudia. Recuerda que ha soñado con una gata blanca y es consciente de que su aburrida y normal vida está a punto de acabar. Y más cuando le expulsan del internado y tiene que irse a vivir con su abuelo y reencontrarse con su familia. A partir de ese momento, Cassel se verá envuelto en una intriga que desvelará secretos de su pasado y que lo llevará a un futuro que no quiere vivir.

Holly Black es muy buena. Esto es algo que todos deberíamos tener muy claro y poner su retrato encima de la chimenea junto con los mejores escritores de novela juvenil y novela de fantasía. Y es buena porque no se contenta con seguir el camino trazado por otros autores, sino que busca crear y labrar su propio camino. Cuando el mercado está viviendo una saturación de novelas con los mismos perros con diferentes collares (cambia ahora por mañana, cambia vampiro por ángel, pero con estructuras y formas y soluciones miméticas), Holly Black nos presenta una novela que se salta las convenciones. Crea un mundo nuevo por medio de una combinación peligrosa, pero que en sus manos resulta letal y todo un triunfo: magia + relato de aprendizaje + novela negra.

Presenta un mundo nuevo y creíble. Un mundo donde los guantes son la pieza de ropa primordial, donde la magia es peligrosa y están en manos (nunca mejor dicho) de los chicos malos. Pero entiendase malos no como émulos de Patchito, sino como tipos que si se cabrean te sacan los dientes uno a uno con unos alicates oxidados y te los hacen tragar para después darte un laxante, cagarlos entre patadas al estómago para volver a sufrir una ingesta de dientes con tropezones.

Holly Black, que es muy buena no sé si ya lo he comentado, construye un universo literario con sutiles, pero marcadas, diferencias del nuestro y lo hace por medio de cuatro pinceladas bien dadas, dosificando la información y sabiendo que al otro lado del libro hay un lector y que éste es inteligente.

Los personajes están bien construido y tratados. Desde el protagonista Cassel hasta el último secundario. Complejos, atractivos, bien construidos y con personalidad fuerte. Al igual que una trama que bebe de la mejor tradición de la novela negra, pero con apuntes de magia. Desapariciones, intrigas, traiciones, mafiosos, timos, estafadores, etc. Con inteligentes tramas y originales giros argumentales que llevan y elevan la novela de las aventuras de un adolescente común, a un potente drama existencial. Al final la novela no deja de ser entre otras cosas una reflexión sobre cómo la famila nos puede joder bien la vida.

Y sí, hay romance, claro. Pero diferente. Muy diferente. Más adulto y realista de lo que nos solemos encontrar. Y sin moralinas. Sin discursos sobre lo guay de esperar y lo genial que es mirarnos a los ojos mientras caen las hojas de los árboles.

¿Algo más? Pues sí. Un sutil, a veces cínico y efectivo sentido del humor. Y un final que podría ser autoconclusivo (que no lo es porque esto es trilogía), pero con muchas lecturas: triste y desolador, pero a la vez irónico e incluso paródico con la forma de tratar el amor y la pasión en la novela juvenil romántica. Un grandioso final que lleva la novela a muy altas cotas.

Vamos, que estoy entusiasmado. Gata blanca es una gran novela (aunque por su horrible portada y su peor contraportada no lo parezca). Una muestra de que en fantasía urbana y en juvenil no está todo dicho. Un ejercicio de gran estilo, talento para la construcción de personajes y tramas, fusión de géneros y perspicacia narrativa. Una excelente novela que no debería caer en el olvido de una pila más en la mesa de novedades.


12 comentarios:

  1. Estoy más que de acuerdo con todo lo que dices. Menos en lo respecto a la portada y contraportada. Por una vez es perfecta para reflejar lo que pasa en el libro. Siempre ponen portadas bonitas pero o tienen nada que ver con la trama del libro (ejemplo Hex Hall). Me ha gustado mucho este libro y es muy diferente a lo que estamos acostumbrados.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Esme, la portada, vale. La contraportada no la trago. No me cuadra y no me gusta. Y sí, la práctica de poner portada chula que no casa se está extendiendo como la peste. Lo de "Hex Hall" es clamoroso en ese sentido y más si la portada original era tan perfecta. Es que Holly Black es muy buena, muy original y no acostumbra a coger el camino fácil. Y eso lo agradezco tanto...

    Mucho besos, guapa.

    ResponderEliminar
  3. Porque tengo una cola de libros enorme, que si no lo encargaba ahora mismo XD.

    En fin, que tu reseña me ha puesto los dientes largos. Soy bastante crítica con la falta de originalidad en el panorama juvenil actual, así que me atrae que la autora sea capaz de aportar algo nuevo. Lo mismo digo de la trama de amor realista y madura (esperemos que no lo estropee en las siguientes partes, que a veces pasa). Con "El tributo" no llegué a animarme porque leí críticas muy positivas y otras que decían que era un despropósito, pero a "Gata blanca" le daré una oportunidad.

    Por cierto, a mí la portada sí que me gusta, aunque tampoco es de las mejores que se ven.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Rusta, donde caben quinientos libros cabe uno más. Pues mira que precisamente pensaba en ti mientras escribía esto y me decía que a la Devoradora le puede gustar. Es una muy buena novela, pero, claro, es que yo soy fan irredento de Holly Black. La trama de amor es que es diferente (en algún lugar puedes leer que no hay tramar de amor...). Y con "El tributo" es que me entró bien y agradecí tanta oscuridad y violencia y mala leche... Holly Black no se anda con chiquitas...

    Vale, de acuerdo, llamar horrible a la portada ha sido pasarse.. es lo que tiene el calor de la escritura... lo dejo en que no me convence y no me gusta (si no fuera por la autora ni habría abierto el libro). La contraportada sí que me parece horrible.

    Besos varios.

    ResponderEliminar
  5. ¿Por qué no te cuadra la contraportada? Yo me he imaginado que son sus hermanos. Y justo le cortan la cara en ambos casos para que no se sepa quiénes son exactamente y eso transmita un poco de misterio y aire de novela negra.
    Ah, y la portada es guapísima. Quien se meta con esa preciosidad de gato se tendrá que enfrentar a mis manos al descubierto. ¡HUM!

    ResponderEliminar
  6. Alexia, no me cuadra. No puedo racionalizarlo, pero no me gusta ni me convence el diseño del libro. Y la contraportada, menos. Desde el primer momento. Repelús a primera vista.

    Y nunca, nunca, nunca, nunca, nunca me metería con un gato. Los respeto demasiado. Es lo más cerca que estamos de la grandeza de los dragones.

    ResponderEliminar
  7. La compraré, la compraré. Y le arrancará la portada. Malditas portadas chungas...

    ResponderEliminar
  8. Gatos rulz *______* (Tienes que conocer a Mauricio y a sus roedores sabios xDD)
    Yo ya he escrito mi reseña sobre este libro. Puede que mañana la publique. Hoy toca vídeo xDD

    ResponderEliminar
  9. Martín, creo que no te defraudará. Una serie alejada de tópicos.

    Los hacedores, cats power. A Mauricio lo conozco y próximamente enseñará el hocico por estas páginas. A la espero quedo de tu reseña.

    ResponderEliminar
  10. No he leído nada de esta autora hasta el momento y ya me estoy arrepintiendo... Voy a tener que dejar tus reseñas porque contagias el entusiasmo hasta tal punto que, si hubiese comprado el libro, ahora mismo me lanzaría a leerlo sin esperar a terminar "La ladrona de libros" XD (¡Por Dios, qué influenciable soy!)

    Sin duda, tiene muy buena pinta. Me anima saber que por fin veremos a malos -¡malos!- de los de verdad (digestión dental incluida)y que el amor es, al fin y al cabo, más natural a lo que nos tienen acostumbrados.

    Esperaré al mes que viene para incluirlo en mi lista de la compra....

    ¡Un saludo!!

    ResponderEliminar
  11. Veritas, lo de los malos es porque sale gente chunga y porque el peligro es real, no niños monos que no utilizan posavasos. Si contagio solo la mitad de mi pasión por los libros ya estoy contento. La verdad es que compartir las lecturas ha sido un gran acierto sobre todo por la cantidad de buena gente que voy conociendo. A la lista, pues.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo no la he probado, pero se que esta autora es de las buenas de la LIJ. Asi que me encantaria hacerme con su obra ^^

    un beso!

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.