domingo, 23 de septiembre de 2012

"La lección de August" de R.J. Palacio

La lección de August, R.J. Palacio, Nube de tinta, 2012
Wonder, R.J. Palacio, La Campana, 2012

En 1996, un Francis Ford Coppola en el momento más bajo de su magnífica carrera, perpetró una película llamada Jack. Era un simple vehículo para el lucimiento del Robin Williams más irritante y relataba la historia de un niño con una enfermedad que lo hacía crecer a un ritmo anormal. Al cumplir diez años, lo llevan por primera vez al colegio y problemas de adaptación y hace amigos y primeras decepciones y todo acaba el día de la graduación con un discurso sobre estrellas fugaces y nuestra huella en este mundo. Una película sentimental, moralista, intrascendente e irritante. Lo único destacable era la siempre estimulante presencia de la hermosa Diane Lane. Jack es una película fallida que parece imposible que la haya dirigido el mismo tipo de El padrino o Apocalipse Now y que desborda buenos sentimientos. Pero, en mi opinión, sólo con buenos sentimientos no haces una película.

Ni un libro.

La lección de August narra la historia de un niño con una cara diferente. Esto provoca que se haya educado en casa y que su relación con el mundo se haya basado en las miradas extrañadas y horrorizadas de los desconocidos. Pero llega un momento en que se decide llevarlo al colegio y tiene problemas de adaptación y hace amigos y las primeras decepciones y todo acaba... Ya os lo podéis imaginar.

No me ha gustado La lección de August y soy consciente de encontrarme en una clara minoría. La novela ha recibido grandes elogios por parte de la crítica y muy buenas reseñas en los blogs que he ido consultando, pero a mí me ha parecido una novela bastante floja cuya única baza interesante sería una polifonía de voces narradoras que se asemejan demasiado como para que este recurso sea  interesante o aporte algo a la narración. Y no me ha gustado porque esta novela es un puro cliché en sí misma. Una historia narrada y estructurada como otras miles historias de superación que hemos visto en cine o televisión, leías, narradas y explicadas. Sigue paso por paso una estructura explotada (el aislamiento - la socialización - primeros amigos - profe majo - padres protectores - traición - soledad - volver a los amigos - castigo de los malos - discurso moralista final) y apuesta todo su valor como novela, no al sustento de la técnica y el modo de narrar, sino al sentimiento. Porque es una novela que busca la lágrima, busca que sintamos y conmovernos. Y como lector me molesta ver de una forma tan clara las intenciones del autor de cualquier libro. No es está planteada para explicarnos una historia y como lectores saquemos nuestra conclusión, sino que esa conclusión es explícita (el discurso del director) para conducirnos de la mano a las conclusiones y motivaciones de fondo de la novela: el valor de la diferencia y etcétera. Y a mí estas cosas me molestan: el discurso moral, la moraleja y que me expliciten las intenciones.

Y dejemos una cosa clara, La lección de August ni es aburrida, ni es una lectura pesada, pero lo que cuenta y sobre todo, cómo lo cuenta, no me gusta ni me parece interesante porque, repito, ya lo he visto y leído explicado de la misma forma. Y esto podría obviarlo si no me hubiera encontrado ante una novela que me parece bastante floja en personajes, en estilo y estructura. Maniquea (no hay matiz de personajes, o son buenos o son cabrones y los últimos, claro, serán castigados) y que aborda el tema con superficialidad y sin adentrarse en terrenos más complejos (al final, todo acaba resultando un relato más de popularidad en el instituto).

Una novela que no me ha gustado, no me ha interesado y que me ha parecido totalmente prescindible.

Otras opiniones
El hechizo de los libros
Adicción literaria
Incendio de nieve

22 comentarios:

  1. Le había echado el ojo, pero con todo lo que tengo por leer creo que voy a pasar de largo. Me parece que a mí este tipo de historias me gustan más que a ti, pero incluso así detesto que me vendan el mensaje moralista y facilón de siempre. Es algo que me da mucha rabia, sea en los libros o en la televisión: muchacho con el que todos se meten que termina con un final feliz y, además, los que lo habían atacado son ahora los apestados. La realidad es mucho más complicada. No pido que estas historias tengan un final trágico, pero hay términos medios y desenlaces alternativos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela tiene un mensaje moralista y didáctico muy claro y evidente. La intención primera no es explicar una historia, sino dar un mensaje al mundo. Y a partir de eso, de la sumisión al mensaje, se construye una novela con un argumento repleto de clichés y lugares comunes. Y la forma de contar esa historia no me aportó nada como lector. Pero como he dicho, esto es una opinión negativa en un mar de lectores que han conectado con esta historia.

      Eliminar
  2. Iba yo toda ilusionada, pensando que me iba a gustar y de pronto, leo tu reseña y sé que a lo mejor no me va a gustar tanto como creía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vigila con tomarme la palabra... por lo que he visto por estos mundos la mía es la única reseña negativa que ha recibido la novela. Ha enternecido y conmovido a mucha gente. A mí no, esta historia ya me la explicaron en su momento muchas veces... y de la misma forma.

      Tengo un problema muy grande con las historias que son tan moralistas y didácticas de una forma tan evidente.

      Eliminar
  3. Ahg, y yo que esperaba esta reseña como agua de mayo. Si termino leyendo el libro, ya te contaré si soy mayoría o minoría. ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me molestan muchos los clichés y las novelas tan abiertamente didácticas y moralistas. Superior a mis fuerzas. Ya me contarás.

      Eliminar
  4. No sé por qué pero me imaginaba que iba a ser el típico libro que va a sacarte la lágrima sea como sea. Seguramente sea bonito pero, como dices, nada distinto. Me apetecía leerlo pero iba a esperar a las reseñas. ¡Por fin encuentro una negativa! Me ha encantado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, en mi opinión es el típico libro sentimental que va a buscar la lágrima fácil, conmover al lector y concienciar sobre un problema con una pistola moralista en el cogote. Y estas novelas (como el famoso niño con pijama a rayas) me irritan mucho.

      Pero, ojo, estoy en minoría. Todas las demás reseñas que he consultado la dejan de maravilla para arriba.

      Las voces discordantes son bonitas, ¿no?

      Eliminar
  5. Me suelo comer con gusto todas las de Robin Williams y Jack... la recuerdo, la vi en su momento y nunca me han dado ganas de volver a verla, tengo un vago recuerdo :S
    Lo que sí que me ha dado tu reseña es ganas de volver a ver Máscara, la de Cher, que hace más de 20 años que no la veo y era una película que me gustaba mucho de pequeña... supongo que August cuenta la "misma" historia, sin moteros ;) No sé si volver a ver la de Cher es una buena idea, puede que el recuerdo sea mejor que la realidad.
    Mil besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No intentes refrescar el recuerdo de "jack" que no vale la pena. Y sobre "Máscara", a tu elección. Cher, Eric Stolz, Laura Dern... ¿la vimos el mismo día de años tropecientos años en La2 cuando todavía era la segunda? Yo no me arriesgaría, pero allá tú...

      Y sí, este August me recordó mucho la historia de "Máscara", y, como dices, sin moteros.

      Besos enormes.

      Eliminar
    2. La alquilamos del videoclub, un par de veces(es que a mi madre le gustaba mucho Cher y supongo que quería que me aprendiese el cuento, ya sabes) ;) Creo que no voy a desempolvar el recuerdo...

      Y hablando de polvos, ¿cómo llevas las 50 sombras?
      Al final me lo he triscao, pero de "aquella manera". A ver, ah, que van a echar un casquete, otra vez, son todos iguales, salto, salto, salto un poco más "oh, nena", :S vale, ya está y como es todo el rato lo mismo, menos los mails, el resto lo he leído a matacaballo: ahora se pone pesada, salto y salto... y salto un poco más.
      Me cabreé desde el principio, tiene una doble lectura muy fea, empezando porque me toca los huevos eso de que Gray se cabree y la otra se sienta mal por preguntarle si es gay es que ¡aghhh! Este libro va de liberal y no lo es, no lo es en absoluto. Además me esperaba el porno más duro y con argumento... Bueno, no te braseo más, como verás me ha gustado mucho y estoy deseando darle al fastforward a ver si se casan o se mueren o tienen una hija de la que se pueda imprimar José.
      un abrazote!

      Eliminar
    3. De ti no me arriesgaría a un nuevo visionado... dejemos a los moteros que circulen en paz. Aunque volver a ver a Cher cuando todavía era humana y tenía expresión no deja de tener su punto.

      Hoy publico la reseña de "50 sombras...". Ya puedes imaginar mi opinión y coincido contigo en muchas cosas, por no decir todas.

      Eliminar
  6. Pues si he visto que lo alaban y le dan muchas buenas criticas, aunque yo soy de lagrimilla facil que le vamos a hacer. De todas maneras a mi pais no ha llegado, asi que yo tan pancha si ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor algún día llega.

      Ya sabes Nina, que suelo ir bastante contracorriente. Y, qué, ¿me lanzo a reseñar las novela de la Daga Negra?

      Eliminar
    2. Pero porsupuestoqueclaroquesí ;)

      Eliminar
  7. Oh, Jack, sí, la recuerdo, pero la recuerdo con más indiferencia que otra cosa :/

    Curiosamente hoy he visto éste libro en las novedades de mi librería habitual, y la verdad es que la portada me ha llamado mucho la atención (ni sabía de qué iba) y por extraño que suene, tampoco había leído ninguna reseña (hasta ahora). Coincidimos bastante en gustos por lo que voy leyendo, así que si me lo prestan lo leeré, pero poco más....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo único que recuerdo de "Jack" es Diane Lane... y es un motivo que va algo más allá de lo estrictamente cinematográfico.

      Por mi parte decirte que te la preste alguien (si quieres te mando mi ejemplar) y a ver qué parece. Eso sí, si no te gustan las historias de lágrima fácil y moralistas, mejor que no la leas.

      Eliminar
  8. Debes de ser el primero que dice algo así de este libro (hasta ahora solo he leido buenas reseñas y alguna pequeña queja por uno de los personajes que no pone puntos), y me ha parecido muy interesante.

    Es una de las razones por las que te he dado un premio en mi blog. No sé si te irán estas cosas, pero era una manera de decirte que me gustan tus reseñas.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del personaje que no pone mayúsculas no lo he mencionado porque no lo encuentro interesante. Es para dar un perfil diferente al narrador, pero lo encuentro gratuito y no aporta nada a la historia ni al personaje. La voz que disiente es bienvenida, ¿no?

      Gracias por el premio. No soy mucho de estas cosas, pero eso no quita el agradecimiento, la ilusión y los saltitos.

      Eliminar
    2. Pues entonces si que no lamento el habertelo dado ;D

      Eliminar
  9. He estado un poco ausente estas últimas semanas, así que me perdonarás mi pequeño retiro. ¡Ya echaba de menos leerte!

    Y bueno, ya conoces mi opinión sobre esta novela. Soy un sensiblón y estas novelas me pueden. ¿Tópicas y repletas de clichés? Posiblemente. Tienes razón en que esta historia nos la han contado más de una vez, pero por otra parte te discuto el tema de los personajes: a mí sí me conquistaron. Auggie me ganó desde la primera página, y me pareció muy tierna la relación que tiene con su hermana y sus padres. No sé, quizá no se merezca tanto elogio, pero mi criterio se basa en que una novela es buena si te deja huella. Y 'La lección de August' dejó un poso en mí, me hizo reflexionar y me emocionó. Una lástima que no te gustara. Espero que lo próximo de Nube de Tinta te guste más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, Javier, no hay nada que perdonar. Se pasa uno por los blogs cuando puede o quiere.

      En esta diferimos en todo. No conecté nada con la historia de August ni los personajes ni la relación entre ellos ni nada. La divergencia (no la de Roth, la otra) es buena.

      El próximo de Nube de tinta es del autor del "Niño pijama rayas", ¿no? Ese señor y yo tenemos un problema de comunicación. No creo que me acerque a él. Esperaré a los siguientes.

      Abrazo recibido.

      Eliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.