domingo, 16 de septiembre de 2012

Novedades improbables II

Como siempre, leyendo mucho. Me levanto y lo primero que hago antes de hacer un pipi o desayunar o ponerme en bolas delante de una ventana abierta para que el frío de la mañana me abra los poros y me alegre los pezones, es coger un libro y pam, me lo leo. Así como quien no quiere la cosa. Y abro la nevera para pillar la leche y prepararme un cappuccino con moka y naranja y suena una misa de Schubert y pam ya me he leído otro. En ese momento, hago una pausa para descansar los ojos de tanta lectura y aprovecho para leer la prensa nacional e internacional  (quince periódicos en papel más una veintena más on-line) de diferentes y variados puntos de vista entre sí. Después de esto actualizo mi blog de actualidad política y palabra esdrújulas. Y después de esto voy al trabajo, pero allí sigo leyendo no sin antes llamar al club de polo para confirmar la pista para la clásica competición bianual de libreros con gafas contra libreros palmípedos. Y sigo leyendo mientras mi yegua Dionisiaca me pasea por los frondosos bosques de robles de Igualada y cuando regreso a casa y me visto para cenar. Y también mientras preparo unos martines bien secos como aperitivo a una cena basada en frutos del mar que bien nos merecemos. Leo, leo y leo y esto que viene ahora son las tres novedades que considero imprescindibles para estar al día en lo que todo el mundo debería leer.

La angustia de la goma del calzoncillo, Raul Rojo, Destino, 2012

¿Quién dijo que el realismo había muerto?

Daniel es un alto ejecutivo (metro noventa y tres) con una vida perfecta. Buen trabajo, dinero a mansalva, una novia modelo de lencería muy abierta a relaciones con sus compañeras de trabajo, una buena casa, unos padres que viven lejos y unos hermanos que han renunciado a su generosa parte de la herencia familiar por una vida contemplativa y mísera. Todo parece ir bien hasta que el coche se avería y Daniel se ve obligado a ir en autobús al Palacio de la Ópera para ver la Tetralogía de los Nibelungos de Wagner sin subtítulos en asientos de piedra y rodeados de alemanes malhumorados e ingleses pomposos. Allí, en el autobús, rodeado de desconocidos siente como su caro y exclusivo calzoncillo hecho a medida por una monja ciega y palmípeda que vive en Milán, se le mete por la raja del culo incomodando el viaje. Intenta colocarse con disimulo bien la goma del calzoncillo, pero el miedo a que un desconocido vea como se mete el dedo entre las nalgas y tira con el riesgo que supone que quizá no se limpiara del todo bien el ano en la última defecación y algo de ese acre olor a mierda le impregne el dedo y manche la tela del calzoncillo y del pantalón le produce angustia. Una angustia que le acompañará a partir de ahora en todo ese viaje en autobús al infierno y en las casi veinte horas de Wagner ininterrumpidas con una goma de calzoncillo atormentando un culo y por ende, toda su vida y todo su pasado.

Raúl Rojo, esa eterna joven promesa de sesenta años de la literatura argentina, nos presenta una nueva novela que es casi su confirmación, pero no. Una novela, de seiscientas páginas y tres puntos y aparte, que según palabras de su autor "no es más que una metáfora de la angustia que siente cada persona por su ropa. Porque vivimos atrapados en nuestros armarios, metáforas de nuestra alma, versiones de la obra de C.S. Lewis pero al revés. Todos nosotros no somos más que gomas metidas en el culo de alguien provocanco su angustia. Y la vida humana no es más que una enorme goma de calzconcillo metida en el culo de Dios".

La siento dentro. Como me roza las paredes culiles. Ya ha dejado atrás el ser una molestia. Ahora es algo más. Más allá. Más duro. Miro a mi alrededor y veo las caras indiferente de todos estos que me ignoran, que no me conocen, ni conocerán jamás mi angustia. Sus rostros indiferentes a una goma de calzoncillo que me saja el culo y el alma. ¡Maldita monja! ¿Acaso me odiaba sin saberlo?

¡Qué te jodan!, Lillian Bujols, Obelisco, 2012

Después de los éxitos de El secreto del ahora, El alquimista vuelve en un ferrari con una mochila, Mis zonas oxidadas, El arte de conversar con Dios en una armadura oxidada, El secreto de Guardiola, ahora, aparece en las librerías por arte de transportista, el libro de autoayuda definitivo.

Lilian Bujols presenta su primer libro de psicología autoayudítica que cambiará para siempre los conceptos que teníamos de la pseudopsicología de baratillo. ¡Qué te jodan! es un manual perfecto para superar nuestro día a día y soportar estos tiempos convulsos y aciagos que vivimos por culpa de otros. Un solo concepto: si no te gusta, te jodes. Todo el potencial de egoismo y egoncentrismo que sólo se atrevían apuntar otros manuales, este libro lo lleva a su eclosión definitiva. ¿No te gusta que sea feliz y dueño de mi vida? Que te jodan. ¿No te gusta que sea responsable de mis actos? Que te jodan. ¿No te gusta que queme rastrogos y ancianas en el balcón de mi casa? Pues que te jodan con cinco dedos en la cara y moviéndome de un lado a otro. ¿No te gusta que no ceda nunca el paso a los otros coches en la autopista y acelere cuando hay un charco y peatones al lado? Pues jo-de-te. Es mi vida y la vivo como quiero que para algo soy una persona única y autosuficiente condenada a compartir mi especialidad con otros. Una terapia psicocognitivaregresoenciclopédica basada en llegar el YO hasta sus últimas consecuencias. Sólo preocupándose por uno mismo y pensando en uno mismo llegarás a las cotas de felicidad que te mereces. ¿Y qué nos puede decir uno de los lectores de este libro?

"Antes de leer ¡Qué te jodan! tenía familia, amigos y trabajo, pero estaba demasiado ocupado haciendo cosas para y por los demás. Después leí el libro de Lillian y todo eso se acabó. Basta de trabajar para alguien, preparar comidas, poner inyecciones de insulina, ceder el paso, dar los buenos días... Que se jodan. Ahora no tengo ni familia, ni amigos, ni trabajo. ¿Pero sabes qué te digo? Que se jodan, no los necesito. Lo primero yo, luego yo y luego mis necesidades. ¿Me das para un cartón de vino? No, pues que te jodan."

De regalo, un dedo extensor.

Highlanders en patines, Claudia del Moral, ed. Terciopelo, 2012

Después de un silencio de una semana, llega a las estanterías de las librerías, a los libros electrónicos y a las páginas de descargas piratas más conocidas, el primer capítulo de la nueva saga de seis trilogías de Claudia del Moral, "Highlanders sobre ruedas".

Clara no es feliz. Contra su voluntad ha tenido que dejar atrás un fantástico apartamento de renta antigua en Nueva York, un buen trabajo, una amiga con menos tetas y callada, un novio guapo atento y un amplio y variado guardarropa. ¿Y todo por qué? Sólo porque sin querer presenció un horrendo crimen al salir de un curso de macramé con mucha sangre y salpicaduras y no me mates y sí te mato (el crimen, no el curso). Sólo ella ha visto la cara del Asesino de la Amigdala. El FBI decide darle pues una nueva identidad y ahora es la nueva redactora de la revista Capullín rosado, la mejor revista de jardinería para fracasados de la ciudad de Detritus; un asqueroso rincón del mundo sucio y polvoriento solo conocido en el mundo por su carrera anual de solteros en patines. Pero, claro, el Asesino de la Amígdala descubre donde se esconde Clara y va a por ella... Y justo la noche en que parece que la muerte será la nueva compañera de cama de Clara, aparece David y la salva de una muerte casi segura. David, un misterioso highlander que montado en unas patines rojos como el pecado de la lujuria, la falda al viento y la convicción de que la ropa interior solo coarta la libertad individual. Quizá, de momento, y hasta las últimas quince páginas, la vida de Clara esté a salvo, pero no su corazón.

Caliente. Muy caliente. Pero que muy caliente. Caliente hasta decir, qué caliente. Como sentir el aliento de un borracho en la cara. Como el contacto de una vitrocerámica en el culo. Nunca las ruedas de unos patines habían echaron tantas chispas y humo como estas que describe la pluma ávida y siempre húmeda de la Claudia del Moral más cachonda. Pasión, velocidad, riesgo, hambre, deseo, carne, peligro, miradas, gestos, palabras, erecciones mal disimuladas que se clavan en el bajo vientre, miembros viriles imposibles de abarcar no ya con dos manos, sino con las tuyas y las de tu mejor amiga, faldas a cuadros, cojines bordados, simientes y sexmientes, peleas con espadas a lomos de patines mágicos, sectas secretas de highlanders motorizados, amígdalas gimientes y mucho, mucho más en sus trescientas páginas. Claudia del Moral es la mejor y Highlanders en patines es otra buena muestra de ello.

David la sostenía entre sus fuertes, musculosos, macizos y varoniles brazos mientras patinaba con furia casi sexual por las calles de Detritus. Clara sentía la pulsión de sus corazones al unísono, el viento agitando su cabellera, refrescando el calor que desprendían sus anhelantes entrepiernas.  Un viento pícaro y juguetón que levantaba sus respectivas faldas, se contorneaban y enlazaban como hace unos minutos se enlazaban sus lenguas y en unos minutos lo harían sus cuerpos. Los patines de David escupían chispas sobre el asfalto aunque Clara no estaba segura de si esas chispas no serían más que el amor y el deseo que goteaba desde su entrepierna ante el deseo imponente de este highlander en patines.

Por cierto, editoriales, que podéis colaborar con esta sección siempre que queráis. Ya lo dije en la anterior entrada, pero solo he recibido silencio. Que lo sepáis, eh, sin presión.

Primera entrega de estas novedades improbables.

39 comentarios:

  1. Respuestas
    1. jajaja es que no veas que risas, poco más hay que añadir XD
      ¡Tienes mucho arte!

      Eliminar
    2. El merito es de los escritores... yo solo recopilo novedades que van a ir apareciendo.

      Eliminar
  2. Ya, yo tampoco tengo palabras. Las he gastado todas riéndome. ¡En serio, eres genial! :D
    "Caliente. Muy caliente. Pero que muy caliente. Caliente hasta decir, qué caliente. Como sentir el aliento de un borracho en la cara." xDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he hecho nada, son las novedades imprescindibles de este mes. El merito es para Rojo, Bujuois y la gran Claudia del Moral. Es su talento para la novela lo que lo hace todo.

      Aunque reconozco que tengo algo de gracia para dejar claros los conceptos...

      Eliminar
  3. ME aprece MUY injusto que ya no haya libros juveniles, pero todavía más que en esta sección no haya de fantasía, cifi y terror. como dijo la gran Bujois, que te jodan, has perdido las llaves. Xa-LFDM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es que las editoriales no colaboran! Pero todo se andará... para la entrega del mes que viene, una juvenil, una de terror y otra de ciencia ficción... eso sí, una de ellas será de Claudia del Moral. La mejor autora del mundo no puede faltar a nuestra cita.

      La gran Bujois... tantas vidas desperdiciadas gracias a sus consejos...

      Eliminar
  4. Pero qué? JAJAJAJAJAJAJAJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA xD

    Dios mío, me ha encantado!!!
    La angustia de la goma del calzoncillo es simplemente asquerosamente descojonante XD

    Y Highlanders en patines. Me meo XD

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tanto te ha gustado "La angustia de la goma del calzoncillo" intentaré conseguirte un ejemplar... es larga, pesada y tiene tendencia a agujerear los bolsos.

      Pues si "Highlanders en patines" te gustó, prepárate cuando Claudia publique "Highlanders en coches de madera hechos a mano". Vas a derretir el asfalto con tu paso.

      Eliminar
  5. Me meo XDDDDDDD Jorge eres demasiado genial. De verdad. Cada palabrita de la entrada vale oro. Ya mismo la spammeo en redes ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pos cuando acabes, pilla la fregona y arregla todo el estropicio.

      El mérito es de Rojo, Bujuoil y Claudia del Moral. Sin ellos esta sección no sería nada.

      Y gracias por hacer eso que dices por ese sitio que comentas.

      Eliminar
  6. XD
    el 1º muy grande, el 2º bueeeno me mola menos que los otros(pero porque no me pone nada la autoayuda ;) y el 3º, joder, se me escapó la carcajada justo aquí:

    Caliente. Muy caliente. Pero que muy caliente. Caliente hasta decir, qué caliente. Como sentir el aliento de un borracho en la cara.

    :)
    :D
    XD
    Yo sí que siento calientes las mejillas, me sonrojo porque... jorl, que sepas que me lo leería fijo :D De hecho, te animo a que algún día te lances con una parodia, en plan "Opúsculo negro" o "Los juegos del Gangrel" (demasiao friki, ya, es que no se me ocurre na, así que me despido).
    mil besotes!!!



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los elogios son para Clauida. Yo solo soy un emisario, una voz que quiere dar a conocer a la mejor escritora del pleistoceo hasta aquí. Te puedo adelantar que me ha prometido que si lo deseo, me dejará publicar como avance editorial unas páginas de su nueva novela "Amor caníbal". ¿Debería aceptar, Mara?

      Tampoco soy mucho de autoayuda, pero la voraz ley del mercado es la que manda.

      Eliminar
    2. Acepta, acepta... esa primicia no tiene desperdicio. "Amor caníbal", título superprometedor :)

      Eliminar
    3. Hablaré con ella a ver si la oferta sigue en pie... Claudia, como todos los genios, es muy voluble.

      Eliminar
  7. ¿Pero qué clase de webs visitas para encontrar la primera y la tercera foto? :P. Registra la sinopsis de "¡Que te jodan!", porque viendo cómo está el mercado ese libro es hasta probable :).

    Muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las fuentes de donde saco las fotos para los blogs son secretas... tengo una colección de fotografías perturbadoras que harían estremecer a más de uno.

      "¡Que te jodan!" es una posibilidad muy viable... la oda al más puro egocentrismo hace tiempo que podemos encontrarla en las librerías.

      Besos.

      Eliminar
  8. Jajajajajajajajajaja, La angustia de la goma del calzoncillo ha sido perturbadora y asquerosamente graciosa. Y para las editoriales que no colaboran, pues... ¡Que se jodan!

    Eres genial. (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El realismo no ha muerto... Grandes cucharadas de realidad... Y me corte. La primera versión de la sinópsis era mucho más explícita en lo que se quedaba entre las uñas de nuestro protagonista.

      A las editoriales les doy otra oportunidad...

      Y no soy genial, el mérito es de tantos buenos escritores con los que me rodeo...

      Eliminar
  9. Sigo impresionada con ese highlander sobre patines... o_O No sé porqué pero me lo intento imaginar y no lo consigo xDDD Por cierto... ¿tiene melena? xDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que tiene melena, por favor. ¿Ande se ha visto un highlander sin melena? La falda, la melena y unos recios muslos es lo que hace de un highlander el macho antropomórfico por excelencia.

      Eliminar
  10. Estoy deseando leer Highlanders en patines. Tiene pinta de ser una de esas novelas que te dejan marcada de por vida xDDD Me imagino al highlander, con su falda escocesa sin nada debajo (es decir con el culo al aire), su melena al viento y sus movimientos hipermasculinos de patinador artístico. Es comprensibles que Clara se enamorase de él.

    " (...) miembros viriles imposibles de abarcar no ya con dos manos, sino con las tuyas y las de tu mejor amiga."

    Eso es algo que siempre me ha llamado la atención de las novelas románticas. La media de tamaño debe rondar el metro y medio.

    En cuanto al primero, demasiado explícito para mi gusto. No puedo con tanta angustia existencial. Soy demasiado sensible. Mi estómago también.

    Los libros de autoayuda no son mi estilo. No necesito que un libro me diga que debo decirle al mundo que le jodan. Cuando me levanto temprano, me suele salir solo xD

    Como siempre, genial =)

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morrigan, pues supongo que "Highlanders en patines" ya estará a puntico de llegar a las mejores librerías y a un par de las peores. Lo del tamaño del rabo siempre me ha llamado la atención/hecho una gracia terrible en la novela romántica. Ahora que estoy leyendo las "50 sombras..." (sí, sí) observo estupefacto que el señor Grey solo lo tiene "largo" así que imagino que se puede abarcar sin ayuda.

      El drama humano y existencial tan a los Sarte de la novela de Rojo echa a muchas personas hacia atrás. Pero vale la pena adentrarse en sus seiscientas páginas y sus cuarenta formas diferentes de nombrar las posaderas.

      Recibido el beso.

      Eliminar
  11. Adoro ésta sección del blog, siempre me río muchísimo leyendo éstas grandes joyas XDDD. He leído que estás leyendo '50 sombras de mierda'!!! Que te sea leve, y a ver si tú puedes terminarlo xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta sección cambiará la concepción que tiene la gente de la literatura y las novedades... o no, pero se reirán.

      Y no, no he podido acabármela. El 1 de octubre mi reflexión.

      Eliminar
    2. Ostras! esto de despistarme, puff, ya me llevas ventaja con el Grey :S
      Ayer me acabé el de "Vampire Academy 6" y voy a empezar con "Orquídea Blanca" (en papel), cargaré las 50 sombras en el ebook e intentaré alcanzarte ;) al del Círco de la noche tampoco le hago ascos (llevo meses detrás de pillarlo).

      Eliminar
    3. No lo leas... no lo leas... no leas a Grey... es malo, es peor, es horrible, me convirtió en mala persona, me puso de mal humor, A. tuvo que pedir que dejara de leerlo...

      "Orquídea..." me gustó mucho. Carmen tiene buena mano.

      Eliminar
  12. Libros de autoayuda, libros de romántica-erótica y otro que no sé de qué género es (aunque creo que prefiero no saberlo). Sólo falta el libro de cocina llenas de recetas de un chef de un canal de televisión conocido por las ancianas (sin faltar, pero si se siente alguien muy ofendido sólo diré lo siguiente: QUE TE JODAN).
    Dios, la sección sigue siendo increíble.
    Hasta luego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pura novela realista de contenido altamente social, querida Memetín. El libro de recetas ya llegará...

      Y lo que queda por llegar a esta sección...

      Eliminar
  13. Estoy aterrorizada... en el mejor sentido de la palabra.

    Tú blog es impresionante y de lectura obligatoria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por los elogios... hago lo que sé y puedo con la mejor intención y el mejor humor.

      Si te aterrorizas con esto... no has visto nada. Tengo muchas cosas dentro de esta cabecita mía.

      Eliminar
  14. Pues entonces, hijo mio, déjalas salir porque esas cosas mejor fuera que dentro: Porque Terry Pratchett se le ocurrió un día sacar todo lo que tenia, y de oro se nos ha vuelto.

    Y eso va en serio, espero que te estés animando en escribir algo personal con vistas a publicar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo tiempo trabajando en tres historias, pero se cuecen a fuego lento. Algún día verán la luz.

      Eliminar
    2. Pues cuando llegue ese momento, yo estaré esperando
      Hacer un buen libro es una tarea minuciosa que, como dices, se cuece a fuego lento, y no un bichejo que se escriba en "tres meses"
      Mucho ánimo con tus proyectos

      Eliminar
  15. En serio, los compraría TODOS. Ponte en contacto con alguien, o crea una editorial, o... ¡Necesito leer estos libros >O<!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que seas consciente de lo que quieres leer...

      Claudia del Moral se está pensando abrir un blog para ir colgando reseñas de sus novelas, cuentos, fragmentos... ¿te parece una buena idea?

      Eliminar
  16. He visto el cuadradito con esos personajes y sus "gomas" y no he podido evitar cotillear. Me has matao, whatda? voy a hacer galletas a ver si se me pasa... ajajajajaja Aunque.... oyeeeeeeee, fijo fijísimo que estos libros triunfarían que no veas!! Yo estoy por empezar a recoger firmas para que los traigan, como hicieron con la de Un beso en parís xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la portada de "La angustia..." es maravillosa y sutil y hermosa y elegante y no pasa desapercibida.

      Y venga, firmas firmas firmas para que la obra de Claudia del Moral empape las librerías y su nombre esté en todas partes y todo el mundo acabe harto de ella.

      Eliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.