martes, 13 de noviembre de 2012

"Lo que fue de ella" de Gayle Forman

Lo que fue de ella, Gayle Forman, Salamandra, 2012

Hace algo más de dos años, abrí un blog de literatura juvenil y fantástica. La segunda reseña que hice fue de una novelita que llegó a la librería sin hacer mucho ruido, que leí sin muchas expectativas y que me acabó gustando mucho más de lo que creía posible. Me refiero, claro, a Si decido quedarme. Poco después me entero de que la autora anda detrás de una continuación de la historia de Adam y Mia y, la verdad, me puse algo en contra. ¿Era necesario continuarla? ¿Por qué parece que en juvenil todo debe tener mínimo una parte más? En la primera parte quedaba todo bien cerrado, ¿por qué continuar? Dejemos a Adam y Mia que se amen en paz y busquemos otras historias.

Pasa el tiempo, nos hacemos más viejos, y una mañana recibo un ejemplar en la librería de Lo que fue de ella. Lo cojo, lo leo y, vale, aceptamos barco; Lo que fue de ella es una segunda parte, pero es algo más que una simple continuación o repetición de la historia original. Lo que hace es partiendo de allí, otra historia que matiza lo que se escribió y da nuevos aires y perspectivas a esta historia de amor.

El primer cambio es el narrador. De Mia, pasa a Adam Un Adam convertido en estrella del rock que malvive su fama entre estallidos de estrella y crisis de identidad que vive con la enorme sombra del abandono de Mia sin explicaciones. Paseando por Nueva York, ve que está programado un concierto de Mia, convertida en una prometedora violonchelista, y se encuentran y pasan toda una noche en la ciudad hablando de lo que son, de lo que quieren ser, de la imagen que trasmite y, sobre todo, de lo que pasó.

Lo que fue de ella sigue la estela de Si decido quedarme; es una novela sencilla, bonita, honesta, cargada de emoción que consigue salir ilesa de todo esto sin caer en el melodrama o la lágrima fácil. Emociona y habla de sentimientos, pero no solo de eso. No se queda en una mera recreación de un amor que no pudo ser o lo que puede pasar ahora. Habla del tiempo, de la madurez, de la esperanza, de lo mucho, muchísimo que callamos, la condescendencia con los que sufren, la creación artística y los pasos hacia la madurez.

Es una novela triste y melancólica. Adam y Mia están tratados y trazados con mimo y delicadeza y el lector se siente a gusto con ellos. La autora no se limita a repetir las constantes de Si decido quedarme. Apoyándose en aquella, hace crecer a los personajes. No son los mismos, sino una evolución lógica de aquellos adolescentes que se enamoraron.

Eso sí, al leer esta novela no pude evitar tener continuamente en la mente dos historias que creo sirven de punto de partida e influencia (en mi opinión bastante clara) a Lo que fue de ella. Primero, el díptico (ahora tríptico) de Richard Linklater Antes del amanecer y Antes del atardecer con Ethan Hawke y Julie Delpy conociéndose y hablando por Viena y ocho años después, redescubriéndose y hablando por París. Recuerdos, palabras, paseos, rincones, secretos, silencios. Y, sobre todo en su final, la sombra alargada de Tú y yo, ya sea en la versión de 1939 con Irene Dunne y Charles Boyer, ya la de 1957 con Deborah Kerr y Cary Grant (olvidemos, por favor, la versión que perpretó Warren Beatty). Estamos hechos de influencias y creo que estas dos historias son clave para la construcción de Lo que fue de ella, pero sin que sean una losa o haga que la historia de Forman pierda gracia.

Y al lector, cuando cierra la novela, solo que quedan tres cosas. Escuchar tanta música que desprenden las doscientas y poco páginas. Contener las ganas de pillar un avión y perderse por Nueva York e imaginar las vidas de Adam y Mia cuando cumplan treinta años.

Dragonfly
Letras y escenas
Leer sin límites

20 comentarios:

  1. A mi que añadan continuaciones que no hacían falta me fastidia un poco... porque siempre voy con el miedo de si estarán a la altura o no. Parece que tiene buena pinta, pero de momento creo que no me voy a arriesgar con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale la pena, Beleth, de verdad. Da mayor profundidad y tristeza a los personajes y matiza la anterior novela y esta. Buena continuación. No me importaría leer de nuevo sobre los personajes cuando cumplan los treinta y ver cómo evolucionan.

      Eliminar
  2. Justo la primera parte la leí este verano, y aunque no iba con muchas expectativas, me gustó mas de lo que pensaba. A mi tampoco me agrada demasiado la idea de una segunda parte, nada necesaria, pero tu reseña me ha animado. Si me hago con él, lo leeré.
    Por cierto, me quedo por aquí, que no conocía tu blog:) ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que no tendríamos que considerarla una segunda parte, sino una continuación y ampliación. Como las películas de Linklater. Ver qué ha sido de los personajes y profundizar en ellos. Vale la pena.

      Bienvenida, pues, a este rincón. Espero que te encuentres a gusto, toma lo que quieras y ya sabes dónde encontrarme.

      Besos.

      Eliminar
  3. Muy bonita la reseña Jorge. Mientras la estaba leyendo, me vinieron recuerdos a la cabeza y se me erizó el vello de los brazos... Estas novelas me suelen dejar un cierto sabor agridulce que no llego a superar, igual que me pasó con las pelis de Delpy pero la tendré en cuenta. kisses

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, June.

      Ambas novelas dejan un regusto muy melancólico en el lector. Son hermosas, delicadas y muy elegantes. No es mi tipo de literatura, casi diría que son las antípodas, pero estas consiguieron conectar con una parte de mi yo lector que no está muy sensibilizado.

      Eliminar
  4. No he leído el primero, lo tengo en la lista de pendientes, eso sí.
    Al leer la reseña estaba pensando en Linklater y al ver que tú también, jejeje, se me ha escapado una risita. Solo por la referencia la novela tiene que subir puestos en la lista, ;)
    un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El díptico de Linklater es fundamental y doloroso. "Antes del atardecer" fue un puñetazo muy grande en estos treinta y pocos años. Vamos creciendo... Ganas de ver la nueva continuación de estos dos hablando por Grecia. Supongo que nos encontraremos con un mayor desencanto...

      Las dos novelas valen la pena. Sensibles, agradables y cortas.

      Eliminar
  5. La primera novela me encantó, me enamoró, me emocioné. La disfruté, cerré el libro con una satisfacción enorme y se lo presté a dos de mis amigas que sabía que lo disfrutarían como yo. Lo olvidamos un poco, pero a veces lo comentamos y esas charlas (envueltas entre otras muchas cosas personales) no tenían precio.

    Yo tampoco veía la necesidad de continuar esta novela, pero poco a poco (más aún después de leer la reseña), creo que los barcos son de los mejores y más válidos animales acuáticos :P

    No pienso perderme la segunda parte de algo que aportó cosas muy bonitas a mi vida y a mi forma de mirar el mundo (al menos durante la semana posterior)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te la pierdas. La emoción que se desprendía de la primera parte, siguen en esta y te dejan una sensación de melancolía y un punto de tristeza muy agradable que te acompañan una semana.

      Esta continuación está muy bien llevada. El cambio de narrador, la tristeza y melancolía de todas las páginas, tanto hablar hablar hablar hablar. Cierto sentido del humor que mata la sensiblería, etc.

      Eliminar
  6. A mí la primera no me gustó nada :( y la verdad es que me quedé un poco sorprendida al saber que había una segunda parte, porque es que es cierto: No hacía falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la primera no te gustó, esta segunda no te gustará. La noticia de continuación me sorprendió, pero después de leerla reconozco que está muy bien llevada.

      Eliminar
  7. Creo que estos libros podrían gustarme, pero últimamente estoy un poco desconectada de la literatura juvenil y me apetecen más otras cosas. Sobre las segundas partes, tengo la misma opinión que tú: no me gusta que una historia se alargue de forma forzada; en cierto momento lo mejor es dejar a los protagonistas en paz. De todas formas, por lo que veo esta vez la autora ha sabido resolverlo bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que te gustarían. Además, son breves. Doscientas y poco páginas que van al grano de historia, personajes y sentimientos. En este caso la continuación la han resuelto muy bien. No es como "Almas gemelas" y su continuación "Almas cruzadas" donde no se aporta nada y, además, se repite el mismo esquema que en la predecesora. Aquí hay nuevos matices y una gran evolución en los personajes.

      Besos enormes.

      Eliminar
  8. Yo me los imagino con 30, con 40... Forman, Forman, Forman, menuda señora <3.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería muy interesante ver una serie de novelas que explicarán la evolución de la pareja. Crisis, desengaños, mucho diálogo, silencios...

      Eliminar
  9. Pues estos dos si que tengo que leerlos

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que podrían haber juntado las 2 partes y haber hecho un libro solo, que así por lo menos te evitas un spoiler como la copa de un pino al ver el título del segundo libro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juntas en un volumen no sé si hubiera sido lo mismo. Lo que da sentido a la "continuación" es el paso del tiempo y otro punto de vista. Creo que juntas se pierde algo...

      Eliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.