jueves, 25 de noviembre de 2010

"El libro del día del juicio final" de Connie Willis

El libro del día del juicio final, Connie Willis, ed. La factoria, 2008
El libro del día del juicio final, Connie Willis, ed. Zeta, 2010 (edición en bolsillo)

A esta novela, como a tantas otras, llegué por medio de esa fantástica página web que es La biblioteca del Kraken; un verdadero compedio de reseñas de novelas y cuentos de ciencia ficción, fantasía y terror. Buscaba algo de viajes en el tiempo y el argumento de esta novela me prometía algo diferente. Hice caso al bibliotecario, la compré y me lei. Y... joder... qué bueno...


Oxford, 2054. Se está preparando un experimento de viaje en el tiempo al Oxford de 1320. Krivin, una joven historiadora, viajara a ese peridodo para estudiar costumbres y documentar un periodo desconocido. El experimento cuenta con la oposición de no pocos científicos por los peligros que entraña, pero de todas formas se lleva a cabo. Naturalmente, algo sale mal. Por partida doble. Una extraña enfermedad hace su aparición en el Oxford de 2054 provocando el pánico. Y Krivin sí que viaja a Oxford, pero no al esperado 1320, si no al 1348, un año que si ha pasado a la historia ha sido por ser el año en el que la Peste Negra llegó, vio y venció en Inglaterra. Atrapada en el pasado Krivin se verá obligada a convivir con sus habitantes y a asistir impotente a los estragos de la enfermedad. Krivin tendrá que dejar de lado su condición de historiadora imparcial.

El libro del dia... es una estupenda mezcla de ciencia ficción y novela histórica. Willis no carga las tintas en los detalles más técnicos y científicos y despacha de una forma extremadamente elegante el problemático tema de las paradojas temporales (es el propio tiempo el que se encarga de vigilar que no se produzcan). Se hace creíble la forma del viaje y sus intenciones. Recrea a la perfección el Oxford de 1348 y los usos y costumbres de esa época y esa gente con profusión de detalles y con conocimiento de causa. Pero no es una novela fría, técnia o demasiado histórica. Porque todo esto no es más que una excusa argumental que utiliza  Connie Willis para construir una historia de personajes y sentimientos que gira alrededor de dos temás básicos (entre otros muchos, claro): la enfermedad y la muerte.

Porque la irrupción de la enfermedad en las dos corrientes temporales lo cambia todo. Especialmente en la época de Krivin. Todos aquellos hilos argumentales que se estaban estableciendo entre los personajes desaparecen cuando la muerte negra llama a la puerta. Ésta no perdona. Y Krivin se convierte en una especie de ángel de esperanza. Krivin es el personaje mejor tratado de la novela. Uno llega a simpatizar mucho con esta pequeña arrogante historiadora y su posterior evolución. El suspense se centra en ella y en cómo sobrevivirá a la peste y si regresará a su época. La historia está bien escrita y los diálogos son interesante y amenos. Hay personajes estupendos (las integrantes del grupo de campaneras, las niñas medievales, etc.) y el lector se ve atrapado en una continua y gradual angustia. Incluso se permite algún toque de humor.

¿Algo negativo? Un par de detalles: quizá un poco larga y ese personaje del niño que me recordó a las cada vez más habituales concesiones cinematográficas. Eso sí, estos dos detalles no empañan una muy buena novela que creo que puede gustar a todo tipo de público y agradar a cualquier sensibilidad.

2 comentarios:

  1. siempre pones libros de los que no tengo ni idea!!! en fin, a engordar mi lista de proximas adquisiciones... ;)

    ResponderEliminar
  2. Eso está bien, ¿no? Tú me descubres libros, yo te descubro libro. Si habláramos siempre de los mismos... qué rollo, ¿no?

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.