domingo, 28 de noviembre de 2010

"La nevada del cucut" de Blanca Busquets

La nevada del cucut, Blanca Busquets, ed. Rosa dels Vents, 2010
(Imagino que próximamente en castellano y, espero, que en otras muchas lenguas)

Premi Llibreter 2011

Lo reconozco sin vergüenza. Lo primero que me llamó la atención de la nueva novela de Blanca Busquets fue la portada. Más en concreto lo guapa que es esa mujer que aparece en ella y esa mirada serena, confiada e interrogadora y esa casi sonrisa del que sabe algo más que tú. Lo reconozco, me pudo la belleza (lo que también pasó con su anterior novela y con su anterior portada. Muestra aquí). Y es que es muy agradable abrir una caja de novedades y ver esta foto. Y más si se trata de una novela que aparece en el momento justo para romper la sequía lectora que me estaba acompañando desde hacía ya demasiados días.

La nevada del cucut es la historia de dos mujeres, la Tònia i la Lali que viven una existencia paralelas separadas por más de cien años. La Tònia escribe una hojas a la luz de las velas en un lugar perdido de Catalunya. La Lali escribe para sobrevivir en la Barcelona del siglo XXI. Entre ellas se teje un fino puente de palabras y silencios que tejeran su historia respectiva, la historia de su familia y la historia de un pueblo.

Lo primero que me viene a la mente en el momento de hablar de esta novela y de la impresión que me ha dejado es que es una novela hermosa. Y triste. El lector va entrando poco a poco en la historia de estas dos mujeres que en capítulos alternos explican su historia (en primera persona, Tònia y en una tercera muy particular, Lali) y van desgranando sus sueños, miserias, secretos, ilusiones, miedos y, sobre todo, silencios. Porque uno de los temas que estructuran esta novela es el peso del silencio tanto en la persona, como en el entorno. Todo lo que no se pueden decir o lo que no se atreven a decir irá construyendo las sensibilidades de las protagonistas y sus relaciones con los demás. Este silencio que domina toda la novela es hacia ellas mismas y hacia el exterior. Y será un silencio que encontrará eco en los secretos y silencios de los demás personajes y de un pueblo.

Y cada una de ellas encuentra un punto de salvación: escribir. La nevada del cucut es también una novela sobre la escritura, sobre la necesidad de escribir y de comunicarse con un alguien al otro lado del papel. Sobre el dolor físico que supone no escribir y sobre la salvación que es ensuciar papel. Y es especialmente emocionante en el caso de Tònia, una mujer privilegiada en su época por sabe leer y escribir y que lucha a su manera callada y paciente contra los prejuicios de una época ante una mujer mínimamente ilustrada (aclaremos que Tònia es una mujer en una pequeño pueblo perdido entre montañas y eso marca una diferencia muy grande con una mujer de ciudad de la misma época). Es una libro sobre la literatura y sobre el poder salvador de ésta.

Además de hablar de la memoria, de la recuperación de la memoria, de los malos días en un instituto, de la injusticia y, naturalmente, del amor. Pero todo esto escrito y explicado con gracia. Porque La nevada del cucut es una novela bien escrita. Con amor al lenguaje y con gracia por la palabra. Es una novela que se lee con facilidad, pero exigiendo un punto de atención al lector, invitándolo a entrar en ese juego de historia dentro de historia y de recuerdo dentro de recuerdo. Un recuerdo invita a otro recuerdo y la ascensión a una montaña lleva a recordar una conversación que conduce a una mirada. Dos narradoras para una historia y Blanca consigue individualizar a ambas voces. Historias paralelelas, pero mujeres únicas.

Y todo con la figura omnipresente de la gran Caterina Albert, autora de Solitut, una de esas obras literarias que justifican por sí solas la existencia del ser humano y una de las novelas más importantes de la narrativa europea del siglo XX. La nevada del cucut se puede leer como un gran homenaje a la figura y el genio de Caterina Albert y un homenaje a las mujeres que empuñaron plumas en épocas en que eso era cosa de hombres y para hablar de temas que una mujer no tenía que saber.

Vamos, que me ha gustado y he disfrutado con la lectura de La nevada del cucut, una buena novela de Blanca Busquets, una novela sobre el silencio y la literatura. Una novela sobre esa memoria que no es necesario recuperar, sino devolverle la voz y la fuerza.

Després baixà lentament el regatell i sense afegir altre mot, sense tombar la cara, sense res més que la roba de l’esquena, la dona, èrtica i greu, amb el cap dret i els ulls ombrívols, emprengué sola la davallada.
Les filtracions de la solitud havien cristal.litzat amargament en son destí.
Solitud, Caterina Albert, ed. 62

8 comentarios:

  1. Parece muy bonita. No sé si estoy en el momento de leer algo así, que estoy ávida de libros de acción, pero me quedo con la portada para más adelante ;)

    ResponderEliminar
  2. Ponla en la recamara porque es una novela que merece mucho, mucho la pena. Eso sí, la autora me comentó que parece difícil una próxima traducción. No sé si en tu caso el idioma es un impedimento... Sea como sea, a por ella.

    ResponderEliminar
  3. A mi también me ha encantado la novela. Había estado muchas veces en los parajes donde sucede la acción, pero desde que leí la novela los veo de manera diferente.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo/a, excursión pendiente. A ver si pronto.

    ResponderEliminar
  5. Qué alegría me ha dado leer tu reseña. Me regalaron el libro hace poco y no tenía ninguna referencia de Blanca Busquets, pero la historia pinta tan bien que seguro que será el próximo que lea.

    Me atrae el juego de las dos voces (en especial la de Tònia, con las dificultades de la época) y que trate tantos temas en no muchas páginas. También me viene bien leer una versión original en catalán, que últimamente solo leo traducciones y algunas dejan bastante que desear.

    Y sí, la portada es muy bonita.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Rusta, Blanca Busquets es una escritora muy delicada, con muy buen gusto. El premi Llibreter le ha ido muy bien para conocer su obra al gran público y para que ella se hinchara a llorar en la rueda de prensa. "La nevada..." me gustó cuando la lei en el momento mismo en que salió publicada. Muy delicada, muy fina, muy bonita. A ver si disfruta de la lectura.

    La muchacha de portada es una preciosidad.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Lo acabo de terminar y me ha encantado. Qué preciosidad de libro, tengo que leer más de esta autora :)

    ResponderEliminar
  8. Rusta, ¿a qué sí? Es una preciosidad, como bien dices. Muy fino, muy elegante y muy intenso. Espero con ganas tu reseña.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.