miércoles, 10 de noviembre de 2010

"Temblor" de Maggie Stiefvater

Tremolor, Maggie Stiefvater, ed. Cruïlla, 2010
Temblor, Maggie Stiefvater, ed. SM, 2010

Vale, seré sincero. Esta novela no tenía prevista leerla. Desde hace meses corría por la librería, pero en ningún momento me había planteado la posibilidad de darle una oportunidad. Se debía a que el resumen de la novela no me decía nada y que en aquellas vigilias de Sant Jordi estaba un poco harto de tanto libro (y recuerdo, además, que la editorial no me sirvió los ejemplares que había pedido y decidí que ni lectura, ni publicidad de puro rebote).

Si ahora he cambiado de opinión es sólo porque resulta que Tremolor es una de las novelas nominadas al premio Protagonista Jove de este año (ver nominado aquí) y por responsabilidad laboral decidí leerla. Y, vale, es lo que me esperaba, pero algo mejor.

Hace años a Grace la atacó una manada de lobos. Uno de ellos, un macho de ojos amarillos, la salvó. Desde ese día, Grace vive fascinada por los lobos y por ese ejemplar de ojos amarillos en concreto. Cada invierno se contemplan en silencio hasta un año en que Grace ve sorprendia como ese lobo se transforma en Sam, un guapo muchacho. A partir de ese momento aprenderán a vivir un amor lleno de dificultades... y más porque el invierno se acerca. Y vale, como resumen ya está bien.

Tremolor es una buena novela. No es la obra perfecta que he leído en algunos blogs, pero se lee con facilidad y gracia. Y tiene algunos aciertos que hacen que se me despierten no pocas simpatías.

El principal es que se trata de una novela que no narra las dificultades de una pareja para estar juntos, sino de las dificultades de esa pareja para permanecer juntos. Me explico. Antes de la página cien Grace y Sam ya se saben enamorados y sabe que quieren estar juntos para siempre jamás. No hay momentos de "quiero-y-no-puedo" ni triangulo por medio (hay uno apuntado, pero muy desaprovechado... me refiero al personaje de Shelby, aunque sea la protagonista de esa fantástica escena en que ella y Grace se enseñan los dientes en la ventana compitiendo por el macho) ni familiares con artochas, etc. Se aman, lo dicen y lo viven. El drama está en que el invierno se acerca y con el frío, a Sam le cuesta más permanecer con la piel humana.

Otro acierto sería que tanto Grace como Sam son buenos personajes. Ni ella es totalmente dependiente ni estupida, ni él es misterioso, callado y peligroso. Son dos adolescentes enamorados con sus cursiladas, sus momentos, sus peleas y sus deseos (es tan agradecido encontrarse una novela donde los personajes muestran sus deseos sexuales y donde se dejan llevar por ellos y hacen el amor y no aparece una voz que los hace sentir culpables y sucios porque no estaban casados). No diré que son el no va más en originalidad, porque sería mentira. Se alimentan de los tópicos de siempre, pero con gracia. Están bien contados. Como siempre, no importa el qué, sino el cómo.

De los secundarios, los personajes lobos son los más interesantes. Tanto Shelby, como Beck, como Lucas (en una escena y con un simple movimiento lo que se puede llegar a contar) No puedo decir lo mismo de los personajes secundarios humanos que no dejan de ser los de siempre: la rubia mala-pero-no, el chico problemático, la amiga con secreto, la amiga que uno no sabe muy bien qué pinta en la novela, los padres ausentes, etc.

Y es que ésta es la característica primordial de la novela, cada acierto tiene su réplica negativa. La historia de amor está bien llevada y bien tratada, con el ritmo que considero adecuado y con las escenas cursis en los momentos apropiados (el poema en la librería, la visita a la tienda de dulces, la importancia de las manos y sus gestos), con sus ambivalencias, su crecimiento y su final triste y emocionante.

En cambio, el marco donde se desenvuelve está historia está lleno de lagunas narrativas, algunas alarmantes (toda la subtrama de la caza de lobos que queda en un nada cuando podía ser un contrapunto emocional muy interesante par la protagonista, el personaje de Rachel, la desaparición de todos los padres para dejar el espacio libre, etc). Y no me trago lo de que son apuntes para la continuación. Estos momentos me resultan de mala construcción dramática. Pero, por suerte, los aciertos pesan más que lo que en mi opinión son sus errores.

Y el final. Emocionante, triste, frío...  perfectamente conclusivo para la historia que explica porque deja las historias cerradas y la imaginación del lector abierta. Por eso cuesta de entender la aparición de una segunda parte de la que el instinto me dice que será el reverso oscuro de Temolor. ¿Tiene sentido continuar esta historia? Sinceramente creo que no y que esto se debe a esa moda de hacer de todo trilogías o sagas. Me da la sensación que Rastro será relleno. Así que prefiero quedarme de momento con los buenos momentos que la lectura de Tremolor me ha dejado y abrigarme para el invierno que se acerca.

13 comentarios:

  1. Lo tengo en mi estantería desde hace algún tiempo, pero aún no me lo he leído. Le tengo muchísimas ganas...

    En cuanto a la segunda parte, he oído cosas horribles de ella...

    Besossss

    ResponderEliminar
  2. Esta vez no coincido contigo, me pareció el peor libro que he leído en los últimos años con diferencia. ¡No puedo con él! Si hasta le tengo manía.. jajajaja.

    ResponderEliminar
  3. Nessi, de la segunda parte paso mucho... pero mucho... me ha gustado, pero tampoco tanto.

    Lana, ¡es estupendo no coincidir! Lo divertido que podría ser un intercambio exagerado de opiniones... Me gustó supongo que porque esperaba muy poco de él. Eso sí, me reafirmo en que contiene errores de estructura garrafales... También puede ser que Alicia, mi pareja, trabajó todo el fin de semana y estaba con algo de cursi y noño subido...

    ResponderEliminar
  4. Hola, acabo de descubrir tu rinconcito, soy otra lectora voraz con multitud de libros pendientes en mi haber. Este me llegó ayer del Cercle de lectors y creo que me lo voy a devorar en cuanto acabe el que tengo entre manos.
    Pues eso, gracias por tu opi.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida Alteza a mi humilde rincón. A ver qué te parece. No es una obra perfecta, pero sí entretenida.

    ResponderEliminar
  6. OMG!!!!

    1) No conocía el blog :) pero como tambien soy bibliófila de corazón, nos seguimos leyendo pues me quedo como seguidora

    2) De verdad quiero este libro :3 he leido de todo... desde que esta buenisimo, hasta que ni se me ocurra comprarlo pero creo que finalmente tendré que averiguarlo xDD

    GRacias por tu reseña

    Besos guapo!

    ResponderEliminar
  7. Ely, primero gracias por lo de guapo y por los besos. Pues nada, nos leeremos y lánzate a leer "Temblor", no es perfecta, pero es entretenida y tiene algún buen momento (aunque ya habrás leído por aquí mismo que también puede parecerte de lo peor).

    ResponderEliminar
  8. Por aquí otra nueva seguidora.

    Este lo tengo en la lista de la compra, en la siguiente escapada a la librería seguro que cae.


    Saludos,
    MaiV

    ResponderEliminar
  9. Bienvenida MaiV, y espero que sea por mucho tiempo. Por lo que veo tendrás que llevar una buena bolsa porque parece que harás un saqueo en la librería.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Y tan grande!!! y eso que tengo en casa una buena pila pendiente de leer!! pero bueno... poco a poco.

    ResponderEliminar
  11. en serio, a mi el segundo me parecio una perdida de tiempo... con la de lecturas que hay por mi estanteria!!! en fin, coincido contigo en todo. ese final no se merece una segunda parte como rastro!!! innecesaria ^^

    ResponderEliminar
  12. Maiv, ¿ha bajado la pila?

    Plexiglas, coincidimos en cada palabra. Ojeéesa segunda parte y decidí que no era para mí. Me dio mal rollo solo las primeras hojas... creo que fue una suerte pasar a otra cosa.

    ResponderEliminar
  13. Precisamente en esas 100 primeras páginas yo ya me había dado cuenta que la novelita es para niñas (si, en femenino) de 12-14 años. El lenguaje es "de colegueo" en exceso, el inicio precipitado ya lo cuenta todo, el resto es dar vueltas a la trama como... un@ lob@ en celo, y las pasiones son bastante naif. Si al menos la autora hubiera explotado la faceta new.age-bioecológica-Pocahontas de amor a la naturaleza y los animales (como tierna peliculita de animación japonesa a lo "Wolf Children"), aún le hubiera dado una oportunidad, pero sin cumplir el canon (chica, 12-14 años, novata en el insti) no me quedó más remedio que abandonar los lances. (Fdo. Anonimox)

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.