jueves, 6 de enero de 2011

"A la cara" de Christa Faust

A la cara, Christa Faust, ed. EsPop/Valdemar, 2010

Parecía un trabajo fácil.

- Sólo una sencilla y tradicional escena chico y chica con remate a la cara. Puedo ofrecerte mil quinientos más la caratula. Será como en los viejos tiempos.

Poco podía imaginar Angel Dare, una semiretirada estrella del porno, que unas pocas horas después de aceptar el trabajo, se vería agredida, disparada, dada por muerta y acusada de asesinato. Toda una vida casi perfecta salta por los aires y llena de una furia incontrolable dedicará de pleno todos sus esfuerzos en vengarse de los que han destruido su vida. Y no importará cuántos muertos vayan cayendo por el camino.

Unas seis horas repartidas en un día y medio. Ese es el tiempo que me llevó leer A la cara, la estupenda novela de Christa Faust que tan bellamente editada nos ha traído la editorial EsPop (que a este paso acabará convirtiéndose en una de mis imprescindibles). No se le puede pedir más tiempo. Es una novela de lectura adictiva, digestión rápida, recuerdo agradable y que ha proporcionado grandes momentos de placer y un par de puñetazos directos. Todo lo que se le puede pedir a una novela hard-boiled. Acción, acción, alguna reflexión sobre lo hijodeputa que es el ser humano, acción, tiros, sexo, muertos, acción, venganza, estilo rápido, directo, duro, unos personajes carismáticos, lloros, drogas, más sexo, más muertos y una estupenda protagonista.

Porque esta novela debe mucho de la voz cínica, divertida, sensible y humana de su protagonista. Angel Dare es la dueña de una agencia de chicas que bailan y actúan en cine porno. Ella misma es una estrella semiretirada del negocio que está entrando en una crisis de edad. No tiene ninguna relación estable y está contenta con lo que es, con lo que ha sido y cómo encarará el futuro. Su voz es rica en matices, es divertida, coqueta y sensual. Es una mujer lista, despierta, dura y resolutiva aunque arrastra un pequeño complejo de damisela en apuros del que sabrá soltarse. Su voz es la novela y la que hace que un argumento leído y visto muchas veces, se mantenga como algo, quizá no nuevo, pero sí fresco. La venganza de Angel Dare es algo más que por los amigos muertos o por limpiar su nombre, es una de reconciliarse con ella misma y con lo que es más allá de la imagen que pueda haber dado el primer volumen de Jovenes y viciosas.

Y hay que advertir dos cosas: A la cara es una novela violenta (y a momentos, muy violenta y un punto sádica) y se habla de porno sin contarse, sin moralinas, con humor y presentando las luces y las sombras. Como en cualquier otro negocio, hay hijos de puta sueltos que se aprovechan de él. Hay descripciones sexuales, se habla de prácticas y de tamaños, se desmitifica, se comenta y se baila.



A la cara bebe y se asienta en esa gloriosa tradición de la novela negra que es el pulp, corriente hardboiled. Por esta páginas rezuman y colean Hammet, Goodis, McCoy y, muy especialmente, Mickey Spillane y su conocido personaje Mike Hammer, el bestia de las bestias.

Christa Faust conoce el género y sabe que para construir una novela de estas características no debe irse por las ramas: la personalidad de los actantes se fundamente en la acción, no en la introspección. El lector debe ir de una página a otra sin parar casi ni para respirar. Con elementos como la ironia y el sarcasmo, la violencia, la oscuridad, el cinismo y el ritmo, Christa Faust construye una buena novela (o una buena basura si nos apropiamos de las palabras de Spillane). Rápida, agil y divertida. Y, repitiendo lo dicho más arriba, aunque su argumento no es un despliege de originalidad y quizá la intensidad es decrecente (tiene uno de esos principios tan brillantes y adictivos que es difícil que lo que vada después mantenga el listón), la voz de Angel Dare y el estilo de Christa Faust hicieron de A la cara una lectura maravillosa para cerrar el año.

Y por la noticias que tengo, en un tiempo que espero corto, una nueva novela con Angel Dare. Ya le tengo ganas.

Más información: entrevista a la autora.

2 comentarios:

  1. No conocía a la editorial. La verdad es que la portada es muy llamativa, aunque este libro en concreto no es para mí, por lo que dices de violenta ;)

    ResponderEliminar
  2. EsPop es una editorial muy interesante que está haciendo un gran trabajo publicando estupendas novelas con regusto pop. Y "A la cara" es una gran novela negra hardboiled y eso lleva consigo mucho muertos, muchos tiros, muchas hostias y alguna que otra tortura. Sí, definitivamente, es violenta.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.