jueves, 5 de mayo de 2011

"Gimme a call" de Sarah Mlynowski

Gimme a call, Sarah Mlynowski, ed. Alfaguara, 2011

Devi considera que ha malgastado los últimos años de su vida en compañía de Bryan, su novio. Bueno, su ex-novio. Y por culpa de esta relación perdió a todas sus amistades, descuidó sus estudios y ahora ira a una pésima universidad, se peleó con su hermana mayor y ahora siente que no tiene nada. Ni siquiera móvil. Porque por un error estúpido ha ido a parar a la fuente del centro comercial. Muerto. No. Una llamada. Sólo puede llamar a un número. ¿Cúal? Al suyo. Devi solo puede llamarse a ella misma tres años más joven, cuando aún no había empezado a salir con Bryan, cuando aún tenía amigas, cuando tenía todo el futuro por delante. ¿Aprovechará esta segunda oportunidad para intentar dar un giro radical a su vida? Sólo tendrá que convencerse a sí misma...

Detrás de este imposible argumento se esconde una agradable comedia de instituto que me ha deparado unas horas de lectura simpática y poco más (y nada menos). La verdad es que la excusa para la novela es lo peor. Siempre he sido muy reticente a esas historias de chico que se despierta convertido en chica, intercambio de cuerpos (entre enamorados que se pelean, padres que se pelean, hija y madre que se pelean, perro y dueño que se pelean, etc.), hablar con tu  familiar muerto por medio de una emisora de radio o contigo mismo por medio del teléfono móvil, como es este caso. Y más porque no hay una explicación algo ingeniosa que respalde esta situación; suele explicarse por algo mágico y ya está. Y, la verdad, la explicación del mago me sobra en casi todas partes... Quizá la única excepción a esto sea la saga Poderosa, pero, claro, es que la serie de Sergio Klein es maravillosa se pille por donde se pille.

Salvado este escollo (que es mínimo, pero que personalmente me afecta), Gimme a call resulta muy simpática, muy agradable y muy divertida. La Devi del futuro intentará que la Devi del pasado no cometa sus mismos errores (o lo que ella considera que son errores) provocando continuos cambios en la corriente del tiempo que afectará al presente de Devi. De repente se verá en otra casa, con amigas, con diferentes parejas del instituto, con opciones de entrar en nuevas universidades, sin novio, con novio, con diferentes peinados y siempre sin Bryan, la gran amenaza blanca. Esto llevará a situaciones divertidas y a un conflicto entre dos Devis con deseos y necesidades diferentes. Y aunque la Devi del futuro todo lo hace por buenas intenciones, no todas sus decisiones son correctas. Ambas Devis tienen mucho que aprender.

Gimme a call me ha hecho pensar en lo que en la universidad nos dijo un profesor mientras hacíamos una clase de algo que no recuerdo: hagas lo que hagas, te vas a equivocar. Y es que creo eso es el tema central de esta novelita, la imposibilidad de acertar y la necesidad de equivocarse por los propios medios para aprender. Todos hemos soñado con hablar con nuestro yo del pasado y decirle, no hagas esto, no hagas lo otro pensando que nuestro futuro sería mejor. Y no necesariamente. Corregir un error abre la puerta a numerosos errores más. Y algunos de esos errores son necesarios para convertirnos en quien somos. Todo explicado con un tono desenfadado y divertido.

Los personajes están bien trazados, son simpáticos y cercanos. Me quedo con la joven Devi y con una de sus amigas (ahora no recuerdo el nombre, la que siempre viste de negro) y sí que es cierto que a veces Devi del futuro pueda llegar a irritar, pero es por la ansiedad del mismo personaje por intentar cambiar su presente que no es más una excusa enorme para no reconocer que no ha superado la ruptura con Bryan. Porque el otro tema de la novela es el amor. Y más en concreto es una crítica sutil a esa idea de que el amor es exclusividad, son dos y nada más y que sólo con la persona amada se es feliz. Parafraseando, eso no es amor, es egoísmo. El amor es dar y recibir, pero también compartir. Y hacer y crear y ser libre para estar con alguien.

Y esta forma de ver el amor adolescente es estupenda en un momento en que la novela juvenil parece dominada por amores imposibles, amantes que sólo se quieren y necesitan a ellos mismos, por la continua identificación del amor con las palabras como dolor, sacrificio y sufrimiento olvidando que el amor es sobre todo alegría, diversión, coqueteo y amigos y familia y aficiones y películas y chistes malos.

Gimme a call es una novela predecible y que no promete quedarse en la memoria muchos días, pero a la vez es divertida, fresca, ágil, nada pretenciosa y muy simpática.

 Y todo eso, en este blog, ya sabéis que se aprecia mucho.


 Otras portadas para una misma novela.

11 comentarios:

  1. Pues tiene buena pinta para miépoca de exámenes en la que necesito lecturas ligeras y divertidas, que me ayuden a desconectar...Sin embargo, creo que a esta le falta algo para que me llame, no sé que es exactamente. Seguramente sean tonterías mías; además tengo tanto acumulado por leer que tengo que poner el límite en algún sitio ^^

    Por cierto, me encanta la segunda portada de las que pones al final.

    ResponderEliminar
  2. Es un título por el que sentía curiosidad, aunque aún no había leído ninguna reseña que recuerde. Yo siempre agradezco encontrar lecturas de este estilo, aprecio especialmente el párrafo en el que hablas de los tipos de amor, qué cansancio ya de tanto amor incondicional, exclusivo y doloroso!

    ResponderEliminar
  3. Veritas, para desestresar es perfecta. Algo muy ligero para que el cerebro descanse de acumulación de datos y relaciones... Eso sí, si tienes libros acumulados, esta lectura puede esperar. Y si algo falta, algo falta. No es tontería fiarse de la intuición.

    A mí también me gusta esa portada. No corresponde al tono de la novela, pero como imagen es muy bonita.

    Eomoi, el tema del amor me gustó mucho como está tratado. Es un tema más (entre la amistad, el pasado, los errores, etc.) y es como tiene que ser. El amor como libertad y no como exclusión. Algo más sano, por favor. Es una novela agradable, para pasar el rato. Me encantan estas historias sin pretensiones.

    ResponderEliminar
  4. pues no creo que la lea, porque estas novelas no me llaman mucho la atencion!

    besos!

    ResponderEliminar
  5. Liz, pues a otra cosa mariposa que si de algo está lleno el mercado es de libros y de oferta.

    ResponderEliminar
  6. La primera reseña que veo de este libro,pero no me llama para nada.


    saludos

    ResponderEliminar
  7. Patri, primero gracias por pasarte y leer. Segundo, a seguir buscando lecturas por estos mundos. Si te soy sincero cuando entró en la librería no me interesó nada, pero buscando lectura intrascendente le di una oportunidad y mira... no está mal y me entretuvo. Si la ves en tu librería habitual abrela un poco...

    ResponderEliminar
  8. Estoy deseando empezarlo *O*

    ¡Un besoo! ^^

    ResponderEliminar
  9. Leyna, ¿pues qué haces leyendo esto? A leer el libro, a comertelo.

    ResponderEliminar
  10. Parece una lectura intrascendente, así que con todo lo que tengo por leer la voy a dejar pasar. De todas formas, que trate el tema de que hagas lo que hagas te vas a equivocar me ha gustado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Rusta, muy intrascendente, pero mucho. Pero entretiene lo suyo. Si tienes muchas lecturas pendientes, puede esperar. O no llegar nunca.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.