lunes, 14 de febrero de 2011

"La criatura de la noche" de Kate Thompson

La criatura de la noche, Kate Thomson, ed. RocaJoven, 2011

TEXTO DE CONTRAPORTADA

Bobby es un conflictivo chaval de 14 años. Robar, hacerse con coches ajenos y meterse en problemas en general forman parte de sus aficiones. Esto es, hasta que su madre decide trasladar a Bobby y a su hermano pequeño Dennis al campo. Allí alquilarán una casita que se sitúa en el margen de una granja que lleva la familia Dooley.

Dennis insistirá en que cada noche se encuentra con un hada, pero que se trata de una señora vieja diminuta que aparece por la trampilla para perros de la puerta y que lleva una camisa de hombre. Además la vieja señora Dooley les ha contado que un niño murió asesinado en esa casa hace algún tiempo…


Cuando esta novela llegó a la librería y vi su portada y leí su argumento, la catalogué como novela juvenil de terror. Como me interesa el terror y más si está orientado hacia jóvenes, decidí leerla este fin de semana. Y dicho y hecho. Se lee rápido, es interesante, está bien escrita, me entretuvo pero me cabreó. ¿Por qué? Porque esta edición de La criatura de la noche es deshonesta. Todo en ella parece encaminado a encontrarse con una novela de terror. Pues no. No es una novela de terror. Ni siquiera es una novela fantástica. Ni contiene un elemento maravilloso. La criatura de la noche es una novela realista de corte social que narra las desventuras de una chaval de catorce años, de sus problemas con una familia desestructurada y su camino hacia la delincuencia juvenil. La novela es esto más un pequeño misterio de desaparición que ocupa poco en la novela, que resulta anecdótico y que es sin dudarlo lo más debil de ella (aunque sea la trampa que se utiliza para quedarse con el lector... el silencio de la noche... la presencia...).

Es por esto que digo que la presentación de la novela es deshonesta (o por lo menos la edición que aquí ha hecho Roca). Te vende una cosa y luego te mete doblada otra. Uno espera un relato clásico de casas encantadas con asesinato incluido y luego es el retrato de las peleas de un chaval con su madre, los robos de coche y unos intentos de reinserción por medio del trabajo en el campo. Y lo más curioso, es que las treinta primeras páginas empiezan como una novela de terror y de casas encantadas con fantasma (en este caso hada) incluido y niño inquietante. Pero enseguida se quitan las máscaras y el protagonista roba un coche y empieza el drama social.

Y es esta parte de drama realista y social lo mejor de la novela (y afortunadamente lo que más páginas ocupa). Bobby es un buen personaje. Duro, denso, contradictorio. Está bien escrito y definido. Su necesidad de dar y recibir amor, pero a la vez las heridas que lleva. El lector simpatiza con este personaje y siente sus dudas y equivocaciones. Y se pone nervioso al ver que la está cagando y que los errores que comete en ocasiones los hace por miedo a que le quieran y a decepcionar. El personaje de la madre también está muy bien trazado. Madre soltera de dos niños. Al primero lo tuvo con catorce años. Sobrepasada por unas responsabilidades que nunca quiso. Irresponsable. Conflictiva. Violenta. Cariñosa. Su amor choca con el muro de frialdad y dureza de Bobby y su frustación estalla de la peor manera. El resto de los personajes se hacen reales al espectador y uno vive con ellos y siente el frescor del campo de irlanda en la cara.

Pero...

Pero sin entender muy bien por qué la autora mete en la novela una subtrama de misterio con un vecino desaparecido y una niña anciana que sólo ve el hermano pequeño y leyendas sobre hadas. Al leer las primeras páginas, parece que este va a ser el argumento principal, pero no. Queda diluido entre las peleas de Bobby, sus fugas a Dublín, sus reflexiones sobre la mierda de vida, los trabajos en el campo. Cada vez que apuntaban el tema del hada, de la leche que desaparece, del vecino que nunca más se supo, que me despistaba y tenía que recordar de qué estábamos hablando. Esta parte de "misterio" considero que está desaprovechada, mal explicada y que no aporta nada muy significativo a la historia que de verdad importa: la desazón vital y la crisis de Bobby.

La criatura de la noche me ha parecido una buena novela realista con unos personajes bien construidos, pero con esa irritante subtrama que no lleva a ninguna parte, pero que curiosamente es lo que ha explotado Roca en su edición española. Y repito, si alguien busca una novela de terror o de corte fantástico, esta NO es su novela. Si alguien quiere una novela realista con buenos personajes, entonces SÍ.

Y un último apunte... ¿soy yo o veo algo más que un parecido razonable entre la portada de La criatura de la noche y La casa de las sombras publicada por EDEBÉ?


Y si alguien se lo preguna, la de EDEBÉ se publicó antes.

3 comentarios:

  1. un libro muy interesante que te atrapa realmente por completo

    ResponderEliminar
  2. un libro muy interesante que te atrapa y cuando lo lees no puedes dejar de leerlo hasta terminarlo y ver como acaba todo

    ResponderEliminar
  3. Me lo compré verdaderamente porque esperaba un libro de terror y con su toque fantastico. La verdad, me decepciono. Esperaba esa pizca de terror cada vez que leía el libro. Pero es más una critica a la sociedad y a la juventud de hoy en dia que a otra cosa.

    No digo que el libro este mal, sólo que deberían especificar su contenido mejor.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.