miércoles, 23 de febrero de 2011

"Una de vampiros" de Martín Piñol

Una de vampiros, Martín Piñol, ed. Timun mas, 2011

Los Ángeles. Costales tiene un trabajo en apariencia fácil, cuidar que a un niño algo pijo de Barcelona no le pase nada mientras cumple su sueño de estudiar cine. Costales mata el tiempo conociendo a gente, asistiendo a rodajes, espiando a la vecinita y poco más. Hasta que un día el niño (que no es niño, sino un mocetón) desaparece y sin quererlo ni beberlo, Costales se ve inmerso en un capítulo de 24 sólo que cambiando terroristas interncionales por vampiros cinéfilos. Y tensión y hostias, por tensión, hostias y humor del bruto.

Nueva novela de Martín Piñol. Y eso siempre es una buena noticia. Porque sabes que como mínimo te encontrarás con una novela bien escrita y divertida. Después de la rotunda y absoluta obra maestra que es aquella maravilla de Los dragones de hierro (y que si fuera una novela americana Pixar ya le habría hecho una película y quiero, quiero, quiero muñequitos de Gulman y Gepecé, y si fuera francesa le habrían dado a Piñol algún Goncourt que les había sobrado) y que no me cansaré de recomendar y que tenéis que leer si o sí si presumís de leer buena literatura, Piñol vuelve con una obra de humor para adultos. Y se apunta a la moda vampírica, pero pasando de historias de amor (aunque hay una y bonita) y concentrándose en la acción, la risa y la referencia.

Porque esta novela es el paraíso para el treintañero culturalmente disperso (también conocido como friki de cojones). DC, la Marvel, series de televisión, películas de los ochenta, música (menos), etc. Todo al servicio de la historia. Vamos, que esta novela es un pequeño diccionario del friki treintañero. Estas referencias que en algún caso son explicitas, otras son parodias (Frank Castillo y la sutilidad me la paso por los...) y otras son, digamos, ambientales. Porque Una de vampiros nos lleva directamente al cine de los ochenta con, y esto es una impresión muy personal, aquella joya de Noche de miedo a la cabeza (la fisonomía de los vampiros me llevó aquí de golpe), una historia de vampiros con mucha acción, con mucho humor y con el peso de la tradición cinematográfica como bandera. Aunque Piñol como buen escritor juega con cartas marcadas y nos escamotea algunas de las referencias o inspiraciones principales (El nota, por ejemplo) o ese punto de partida muy parecido a la primera aventura de aquel inquietante personaje de Patricia Highsmith llamado Ripley.

Los personajes están bien cuidados, aunque alguno no pase de ser una excusa para un buen par de chistes. Costales sirve para una trilogia y lo que se le quiera echar. De duro es patético y no puede esconder al friki que lleva dentro. Los vampiros son de los malos y chungos. El Adolecedor merecería un spin-off para él solo y esta pareja proporciona alguno de los mejores momentos de la novela. Y esa pareja de catalanes perdidos en Los Ángeles llamados Piñol y Natalia que podrían hacer su propia sit-com. Y la ciudad. Personaje más con rincones conocidos y desconocidos. La novela también sirve como pequeña guía para visitar la ciudad (novela + diccionario de frikismo + guía de viajes + risas aseguradas y todo por catorce euros de nada).

La novela está bien escrita y es divertida. Tiene chistes muy buenos, parodias muy bien conseguidas y no hay página donde el lector no deje ir una sonrisa, una risilla de esas que no me oigan los serios del metro y un buen par de carcajadas. Y el chiste del corazón, que es de burrez y antologia. Algo negativo? Quizá he echado en falta un mayor apuntalamiento de la estructura y que en alguna ocasión parecía apoyarse demasiado en el chiste o en la referencia. Pero pecata minuta ante una obra divertida, fresca, emocionante, ágil, burra y muy refrescante.

Y, Piñol, padrino,

1. ¿Hay premio para el que ha pillado todas las referencias sin usar el glosario?
2. Como te dije, yo sé quién es DeadShot y qué es el Escuadrón Suicida. Tengo los tebeos en casa. Ostrader consiguió una serie divertida, ágil, fresca, violenta y mítica.

16 comentarios:

  1. Jorge, te mereces un agradecimiento igual de largo que el post, pero lo resumiré diciendo en que es una delicia escribir novelacas para que las disfrute gente como tú.

    Totalmente de acuerdo en todo, incluso en las dos pequeñas pegas.

    Deadshot y yo sabíamos que el chiste del corazón te encantaría. :-)

    ResponderEliminar
  2. Pixar haciendo los Dragones de hierro...sólo imaginándolo me deleito.
    Sr Piñol, sin pensar ni expresar tan bién como el amigo Jorge, puedo decir que Una de vampiros me ha hecho disfrutar más que un helado de vainilla con chocolate fundido "regalimant".

    ResponderEliminar
  3. No he leído nada de este tipo. Pero me lo apunto. Aunque me da miedo, como cuando me leí el de "Chúpate esa" del Moore y me prometían risas vampirosas y me encontré con un libro con un argumento casi siempre aburrido y con chistes demasiado....mmmmm, grrrr, brrrr (sólo me sale hacer berridos y gruñidos) xD

    Un saludo de humo de colores :)

    ResponderEliminar
  4. Ahh y eso de frikismo treintañero... yo no llego, pero me hace gracia que lo menciones. Me gustaría probarme a mi misma xD

    ResponderEliminar
  5. Hechicera, a mí me pasó lo mismo con el libro de Moore.
    Fíate de Jorge.
    Y si no, no lo arrugues mucho y guarda el tícket para cambiarlo.
    Abrazotes

    ResponderEliminar
  6. Martín Piñol, es que el chiste del corazón podría haberlo escrito yo (los amigos que han sufrido una lectura en voz alta me dicen que reconoce mi elegancia). No agradezcas y escribe más Costales.

    A., ¿tengo que ponerme celoso?

    Hechicera, Martín es muuuucho mejor que Moore. Intenta ir más allá del chiste y estructura mejor las novelas. Y lo del frikismo... bueno... es que los treintañeros crecidos con los Goonies y Danko Calor Rojo compartimos una estructura mental parecida. Acepta el reto de Piñol. Eso sí, el humor es bestia, tampoco diremos una cosa por otra.

    Martín Piñol (otra vez), ¿seguro que se tiene que fiar de mí?

    ResponderEliminar
  7. Hechicera, fíate de Jorge (x 2)

    A, anima a Jorge a escribir su propia novela con chistes bestias.

    Piñol, ponte ya con la segunda parte.

    ResponderEliminar
  8. Voy a dejar la vida social y me voy a venir aquí a convrsar con vosotros, jajaja.
    Cuando bajen un poco mis lecturas pendientes lo buscaré, lo buscaré. Yo también he crecido con los Goonies, adoro esa película y anda que no hay ocasiones en las que soltamos alguna frase de la peli, entre amigos.
    ¿Hay sexo vampirico o sólo chistes bestias? xD

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, yo creo que me lo termino este fin de semana. Me está gustando, aunque realmente yo soy más del tipo "Los Dragones de hierro", que me cautivó totalmente y me parece que me dejó demasiado extasiada xDD (¡¡Hechicera, no te lo pierdas, es súper bonito y simpático!!)

    Este también es divertido, aunque es un tipo de humor como más...¿español? (jolines, Martín, cómo te gusta contarnos las veces que va el protagonista al baño, ¿ehhh? jajajaja). Ains...que sí, que soy una finolis de pacotilla, ¿qué le vamos a hacer? Pero me encanta el carácter de Costales, sobre todo los puntos que tiene cuando lo ignoran o la gente no le ríe las gracias xDD

    ResponderEliminar
  10. Lana y Hechicera, a mí me salen libros tiernos y emocionantes (los infantiles-juveniles, en su mayoría) y libros más cabroncetes (como éste). Los dragones de hierro era mi Princesa prometida. Una de vampiros es mi Las aventuras de Ford Farlaine, que es una peli mala pero muy divertida (seguro que a Jorge también le encanta).
    Tampoco es Torrente, pero vaya, que sí, que el prota es más bien animalote...

    ResponderEliminar
  11. Hechicera, somos mu majos.

    Lana, Hechicera y Piñol, "Dragones" y "Vampiros" son novelas muy diferentes unidas por un humor parecido, pero en diferente graduación. "Los dragones..." es sin duda una de las mejores novelas juveniles que se han publicado en España en los últimos, no sé, ochocientos años. "Vampiros" es divertida, bestia, pero con una buena estructura novelística, coherente y bien escrita. Estas "tontás" no salen en un día... Costales es Costales y se le coje cariño.

    Y sí, Piñol, he visto más de una vez Ford Farlaine y sí, he dicho "gane el guarro con que guarro", Black & Decker y "Tantos gilipollas con tan pocas balas". Película mala, pero joder qué divertida. Y es que al koala no le puede pasar nada malo.

    ResponderEliminar
  12. Ye me la terminé, la verdad es que me vino genial como paréntesis entre otro tipo de lecturas ;)

    ResponderEliminar
  13. Lana, ¿a que tiene que haber más aventuras de Costales? Y por muy bruto y chulo que sea en el fondo es un romántico.

    ResponderEliminar
  14. Ay, sí, el capítulo 45 me conmovió mucho, jajajaja. En cuanto a lo de que tiene que haber más aventuras de Costales, hombre, yo lo doy por hecho, ¿no pone en la última frase del libro "nos vemos en la próxima de Costales"? Pues que así sea XDD

    ResponderEliminar
  15. Sí, esa frase tendría que haberme dado una pista...

    ResponderEliminar
  16. Cuando se imprima la tercera edición empiezo a escribirla...

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.