sábado, 23 de julio de 2011

"Las estrellas, mi destino" de Alfred Bester

Las estrellas, mi destino, Alfred Bester, ed. Gigamesh, 1999 (ed. bolsillo 2009)

Si no la ha leído, al amigo Sobrasada Cósmica creo que le puede gustar esta fascinante novela.

Quien sigue a menudo las reseñas y discretas opiniones que vierto en este blog, sabe que en ocasiones tiendo a ser exagerado en mis valoraciones. Ya sea por amor o por odio. Esto lo digo porque quiero dejar claro que lo que voy a decir a continuación sobre Las estrellas, mi destino no es una exageración sino lo que en mi opinión solo se puede decir a la hora de valorar una historia como la que nos presenta Alfred Bester. Y es:

Las estrellas, mi destino es una obra maestra.

Con toda seguridad, una de las mejores novelas de ciencia ficción que he leído en mi vida, pero ciencia-ficción entendida como aventura, naves espaciales y muy poco tecnicismo científico. Lo primero es la aventura y la historia, las explicaciones científicas o el discurso técnico pasan a un tercer o cuarto plano (si es que llega a aparecer). Aventuras, personajes, acción, referencias, entretenimiento, maestría estilística, diversión, humor y etcéteras en doscientas y poco páginas y en un único volumen. Porque Las estrellas, mi destino pertenece a esa maravillosa época donde los escritores cerraban las historias en un volumen explicándolo todo y acercándose al infinito.

Gully Foley. Abandonado a su suerte en una nave espacial a la deriva a mitad de camino entre Marte y Júpiter. Un ataud sin luz durante cinco meses, veinte días y cuatro horas. Una nave, la Vorga que se detiene a su lado y podría haberlo salvado. Pero no lo hace. Abandonado por segunda vez. Y Gully Foley resucita porque ahora tiene una misión, la venganza. "Vorga, te mataré de mala manera". Y todo en un mundo donde los transportes han cambiado, ahora se puede jauntear, moverse de un punto a otro solo con el poder de la voluntad: la teletransportación.

Punto de arranque de una novela de aventuras que va más allá de ser la historia de una venganza. Gully Foley, protagonista absoluto, aterrador y fascinante, una suerte de Conde de Montecristo espacial, neoRobinson mentalmente enfermo, Gulliver viajando a los nuevos mundos de la mente, tremendo personaje lleno de recovecos, miserias y grandezas. Resumen de lo peor y mejor del ser humano. Una obsesión, la venganza, y la trascendencia de esa venganza para elevar las posibilidades del ser humano hasta las estrellas. Un ser humano dormido, inerte, abúlico y aburrido. Gully Foley, de abyecto criminal a héroe.

Escrita con un ritmo endiablado y diabólico que casi obliga a leer la novela de una sentada, Las estrellas, mi destino es una novela de acción. Explosiones, persecuciones, investigación y asesinatos (lo que acerca la historia al mundo de la novela negra) porque por mucho discurso trascendental que se encierre en sus páginas y el profundo análisis de la psique humana, lo principal es la historia y la aventura. Nos encontramos ante una novela entretenida en el mejor sentido de la palabra: ágil  dinámica, absorbente y muy bien escrita. Con un lenguaje y un estilo al servicio de lo que se explica y de las necesidades de lo que se explica. Las últimas y emocionantes páginas es un ejemplo de esto. Repito, lo primero la historia.

Y, por si fuera poco, está escrita con un exquisito y sutil humor que hace que además sea una novela muy divertida. Casi su propia parodia. Sentido lúdico de la literatura tan necesario y tan escaso.

Las estrellas, mi destino es una de esas novelas nacidas para perdurar, para influir y para que cada generación deje en ella su poso de lectura. Escrita en 1956 es mucho más actual en temática y estilo que muchas novelas que salen de las cajas de novedades cada semana. Una novela para disfrutar y dejarse caer. Corta, pero infinita en sus lecturas. Y entretenida. Mucho. Fascinante y, aquí utilizaré una adjetivo que guardo para unos pocos libros, imprescindible. Hasta este punto llega mi entusiasmo.

Y ya está... me voy a releerla.

- ¿Quién eres?
- Gully Foley es mi nombre.
- ¿De dónde eres?
- La Tierra es mi nación.
- ¿Dónde estás?
- El espacio profundo es mi hogar.
- ¿Adónde vas?
- La muerte es mi destino.




Otras opiniones del mismo libro
La biblioteca de El Kraken
Revista de letras
Cine y letras

3 comentarios:

  1. wow! una excelente reseña! veo que vale muchisimo la pena!

    ResponderEliminar
  2. Excelente reseña! veo que te ha gustado mucho, me lo apunto!

    ResponderEliminar
  3. Liz, gracias. Mucho, vale mucho la pena. Y es tan corto y autoconclusivo... y tan bien escrito.

    Nina, gracias a ti también. Apúntalo con buena letra.

    A las dos, el libro también está publicado bajo el título de "Tigre, tigre". Por si lo veis en alguna parte... es el mismo libro.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.