lunes, 6 de septiembre de 2010

"Lo único que queda es el amor" de Agustín Fernández Paz

Lo único que queda es el amor, Agustín Fernández Paz, ed. Anaya, 2007.
Només ens queda l'amor, Agustín Fernández Paz, ed. Bromera, 2009.
O único que queda é o amor, Agustín Fernández Paz, ed. Xerais, 2007.

Éste es sin duda el libro del que más veces he reseñado. Supongo que se debe a que realmente es un libro que me gusta y, además, es uno de esos libros que forman parte de mi vida y sin los que yo no me puedo explicar. Un ejemplo tonto, si no fuese por la lectura de uno de los cuentos de este libro nunca habría abierto un blog, nunca hubiera vuelto a escribir, no habría conocido a tante gente que después se ha convertido en fundamental en mi vida y, lo que es más importante, no habría hecho reír a A. con algunas de mis historias.

Lo único que queda es el amor son diez cuentos independientes, pero vertebrados por un único tema: el amor. Los protagonistas de los relatos descubren, pierden, recuerdan y olvidan que el amor es algo tan poderoso que parece insignificante. Son cuentos teñidos de melancolia y aparente tranquilidad. Historias pequeñas, mínimas y sin importancia. Recuerdo del primer amor, del amor callado, de la magia del primer beso, del amor perdido y el que nunca hubo. Diana, Pablo, Laura, Adrián, Sara... Todos circulan y deambulan por un mundo que difuculta el amar, que necesitan y buscan ese amor y que, casi todos, lo pierden, los sueñas o no se dan cuenta.

Y siempre están los libros como compañeros de este viaje. Como es habitual en su obra, Fernández Paz utiliza los libros como vehículos del amor y de la memoria. Contagia su pasión y su amor por los libros y por los autores al lector, por la palabra escrita y por las millones de historias que se pueden encontrar encerradas en el papel. Por aquí circulan los versos de Valente, fragmentos de Paul Auster, Lorca, Salinas... y muchos más que incitan al lector a rastrearlos y descubrirlos para sí mismos.

Diez cuentos medidos, bien escritos, de regusto melancólico en el que aparece fantamas, viejos amantes, nuevos amantes, desconocidos y, libreros en el que es posiblemente el mejor relato del libro, esa joya sobre el poder de la lectura y de la poesía llamado "Un radiante silencio".

Un libro en el que cualquiera que se emocione con los libros, que los considere importantes y que ha visto como su vida cambia por la lectura de unas páginas, lo hará suyo y lo compartirá. Porque lo que me dejó la lectura de este libro es eso, lo importante que es compartir lo que te gusta con las personas que te rodean. Lo importante que es decir a esa persona que prácticamente no conoces, eh, ese libro me hizo pensar en ti. En la pasión por el libro, por la lectura, por la emoción de seguir encontrando historias. Esto se hace explicito en ese maravilloso cuento que cierra el libro, "Un río de palabras"; no el mejor cuento que he leído, pero sí el más importante.

"...cuando volví a encontrarme con uno de esos libros que me alborotan el corazón y me devuelven la alegría de vivir. Al acabarlo, me asaltó otra vez el deseo que siempre siento en esos casos: telefonear a los amigos, salir a gritar en medio de la calle, proclamarlo a todo el mundo. Decirle a la gente que no puede seguir viviendo sin leer un libro así, hay demasiada belleza en él para ignorarlo."

Y por si fuera todo, las ediciones vienen acompañadas por los maravillosos dibujos de ese mago del lápiz que es Pablo Auladell.



Un libro para leer y enamorarse. Y, sobre todo, un libro para regalar a las personas que quieres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.