miércoles, 29 de septiembre de 2010

"Tres deseos" de Jackson Pearce

Tres deseos, Jackson Pearce, ed. Molino, 2010.

Aprovechando que este mes se ha publicado la segunda novela de esta autora, ese Rojo feroz de tan prometedora portada e historia,  y que la tengo en casa a punto puntito de ser leída, he pensado que sería oportuno rescatar estos Tres deseos que me leí en el mes de junio y que me parecieron una tontería divertidísima y encantadora. Vamos a por ello.

Viola siente que no es nadie. Y se convierte en una mayor nadie el día que su novio la deja. Y todavía más porque su novio, ahora ex-novio, por fin reconoce su homosexualidad. Viola entra en un proceso depresivo y un día que desea con todas sus fuerzas que todo se arregle, se le aparece un genio al que en un alarde de imaginación se hace llamar Genio. Viola tiene tres deseos. Puede pedir lo que quiera. Pero Viola no sabe qué pedir y día que pasa, día que Genio envejece. Y así entre tira y afloja, entre deseo que se pide y que no se pide, entre conversaciones y risas... ¿a qué no sabéis qué pasa entre Viola y Genio? ¿Y a qué sin haber leído la novela ya sabéis cómo acaba? Efectivamente, pero para los pocos duchos en comedias románticas, no lo desvelaremos aquí.

Tres deseos es una tontería encantadora. Lo mejor de esta novela es su falta de pretensiones. No se vende como una gran historia de amor, ni como una gran novela, ni como la novela juvenil definitiva. Sencillamente es lo que es. Una novela entretenida para pasar el rato entre sonrisas, con una historia explicada mil veces y vista mil veces más que sigue funcionando. Porque, de forma misteriosa, la fórmula chica conoce chico, chica pierde chico, chica recupera chico, si están bien contada, todavía consigue arrastrar al lector.

Y Tres deseos está bien contada. Un capítulo desde el punto de vista de Viola, un capítulo desde el punto de vista de Genio. Cada uno con sus miedos, sus esperanzas y sus deseos. Ambos protagonistas están bien tratados y bien configurados. Con sus pros y contras. Viola, por ejemplo, aunque buena chica y simpática, también es caprichosa e inmadura y, realmente, tiene un serio problema a la hora de ordenar sus prioridades (esa obsesión por ser alguien, dejar de ser invisible, por acercarse a los populars le provocará más de un problema). Genio sufre la ya imaginada evolución de borde a suspirador y realmente la autora consigue a un protagonista masculino simpático y accesible y sin caer en esos tópicos de envolverlo en misterios misteriosos, frases graves y poses de profunda masculinidad.

Los secundarios es la parte que más flojea. Mientras que el ex-novio de Viola y un amigo genio de Genio están bien caracterizados (sobre todo el ex que llega a caer muy simpático pese a ser de ser el estereotipo gay con patas de mejor amigo de la novia/gay limpio/sólo miro chicos, pero no doy un beso en toda la novela) el resto no son más que sombras. Personajes sin profundidad, sin vida y que no pasan de ser meras caricaturas. No molestan, pero no hacen mejor esta historia.

Y poco más puede decir de esa historia.  Agradable, divertida, bien dialogada, algo tonta, encantadora y olvidable. Como una comedia romántica más que se ve con gusto y que se pasa a otra cosa mariposa. Eso sí, para mí de lo mejor leído en novela juvenil este año. ¿Por qué? Precisamente por esa falta de pretensiones y esa historia tan sencilla y tan bien explicada.

5 comentarios:

  1. La quiero!...siiiiiiiiiii la quiero leer!

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchas ganas de leerla por eso, porque no espero una gran novela, sólo un libro con el que pasar un buen rato entre otras lecturas de más profundidad ;)

    ResponderEliminar
  3. Starlet, pues nada a cerrar los ojos y a desear fuerte para que de una manera u de otra te llege.

    Lana, esa es la actitud perfecta para disfrutar de esta novelita encantadora e inofensiva.

    ResponderEliminar
  4. Buena reseña!! No lo he leído pero quiero hacerlo pronto, he leído muy buenas reseñas sobre él y me pica la curiosidad! Además, la portada me parece preciosa..es como si me llamara a gritos,jejejeje

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Nessie, es una tontería muy divertida. Para pasar el rato y no pedirle mucho. Sería como una de esas películas románticas para pasar la tarde de forma agradable esperando el plato fuerte de después.

    Besos.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.