martes, 12 de octubre de 2010

"Hawkmoon: El bastón rúnico I. La joya en la frente" de Michael Moorcock

Hawkmoon: El bastón rúnico. 1. La joya en la frente, Michael Moorcock, ed. Marlow, 2010

Antes de esta novela no había leído nada de Michael Moorcock. Sobre su obra había oído (o leído) lo mejor y lo peor. Que es fascinante. Que es un clásico de la literatura fantástica. Que es aburrido y confuso. Que hay que leerlo obligatoriamente por orden. Que no es necesario leerlo por orden. Que tiene una imaginación desbordante. Que es tópico y confuso. Etc. Y otras cosas. Tanta contradicción me tenía confuso y no acababa de decidirme a atacar su obra (entre otras cosas porque Marlow publicaba importantes mamotretos como Corum o las crónicas del Emperador Albino y últimamente me miro con deconfianza las novela de más de trescientes páginas). Pero hará quince días llegó a la librería este primer volumen de la tetralogía de Hawkmoon y como no tenía que llevarme a los ojos, pillé un ejemplar y me lo llevé a casa. Y, la verdad, lo disfruté mucho.

¿De qué va esto? Pues de las aventuras y desventuras de Sorian Hawkmoon en sus luchas contra el Imperio Oscuro, su destino ligado al mítico Bastón rúnico y el descubrimiento de su naturaleza como "Campeón Eterno", una entidad de héroe con múltiples aspectos y entidades diferentes que se manifiestan en otras novelas como las mencionadas antes. Todo esto forma parte de un plan mayor conocido como Multiverso y por aquí es por donde empiezo a perderme porque no conozco en profundidad la arquitectura de Moorcock.

Pero centrémonos en esta La joya en la frente. Me ha gustado. Sin entusiasmos ni fuegos de artificio, pero las horas que dedique a su lectura las encontré entretenidas y aprovechadas. Me dejó con ganas de seguir leyendo, pero sin la violenta necesidad de seguir YA. Me gustó adentrarme en una obra de fantasía de los años sesenta donde pude rastrear ese gusto por el Bien, el Mal y el Equilibrio, el lenguaje algo arcáico y la presentación de un Héroe con mayúsculas que pese a sus contradicciones y grises, nadie le discutiría su posición. Hakwmoon es un héroe que inicia un camino para recuperar no sólo su reíno, sino a él mismo. La joya en la frente es a la vez cárcel y símbolo de libertad. Es violento, irascible, pero a la vez tímido y honorable. Es un buen personaje para ir a buenas batallas y peleas. Y, además, no es muy trascentente, lo que se agradece. Hay abudantes escenas de lucha y buenas descripciones de batallas. Buen mata mata, vamos, que como aficionado (que no experto) en el género de vez en cuando agradezco horrores.

Eso sí, lo que más me gustó es ese extraño mundo mezcla de ciencia-ficción postapocalíptica (con referencias a antiguos países como Francia, de las tierras ignótas con el adjetivo de comunistas, de ingenios mecánicos que a momentos parece acercar la novela al universo steampunk aunque no haya intención ni ganas, inventores, ciencia, etc. ) y fantasía (unicornios, monstruos creados por mutaciones genéticas, alquimistas, magia, espadas y brujeria, etc.). Y, sobre todo, me gustó mucho esa ciudad maldita, esa capital del Imperio Oscuro que parece nacida de la pesadilla de un fanático de Lovecraft. El emperador dios convertido en un cuerpo ridículo con una mente poderosa, las curvas de la locura de los edificios, los soldados con máscaras de animales. La representación de la industria y el humo en contraposición con la pureza y el campo medieval de los terrenos conquistados.

Vamos, una novela entretanida, de fácil digestión, con sus enigmas abiertos, con un mundo que despertó mi imaginación y cierto regusto antiguo que me gustó. Seguiré con la saga de Hawkmoon, pero sigo teniendo dudas con el resto de novelas. Curioso, ¿no?

4 comentarios:

  1. Chico, acabo de ver tu blog y me he dado un paseíllo. He dejado comentarios en los posts de Hush Hush y El camino de las sombras :D
    Respecto a la reseña, vaya, yo como aficionada a la literatura fantástica, las escenas de lucha son lo peor, me cuesta horrores no perderme o imaginarme las peleas cuerpo a cuerpo. Muchas veces no hago caso de las descripciones, me lo imagino como quiero y que sea lo que Dios quiera xDD

    ResponderEliminar
  2. Creo que es de los más difícil de escribir para que quede claro, y a la vez dinámico. De momento, los mejoes que he leído ha sido George R.R. Martin, pero es que este señor es de lo mejor que he leído siempre.

    ResponderEliminar
  3. Si te ha gustado esto, aborda Corum, es genial. Elric siempre me ha gustado más pero si que tiene partes más confusas y extrañas. Es lo que tiene la lucha contra el caos...

    ResponderEliminar
  4. ErVicioso, pues seguiré su consejo y en unos días me meteré con Corum y las espadas y todo eso. Y sí, luchar contra el caos le deja a uno el cuerpo echo un asquito y la mente de resaca, pero tiene sus compensaciones.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, pero cualquier comentario con contenido publicitario o que considere insultante hacia mis lectores, al blog o hacia mí mismo, será eliminado sin compasión. Mis blogs, mis normas.